Cogolludo pueblo Guadalajara bodega
Turismo

El pueblo bonito de Guadalajara con una bodega de hace 500 años

Guadalajara cuenta con un envidiable patrimonio natural y cultural, con castillos medievales o parques naturales impresionantes. Su particular carácter y la cercanía con Madrid hacen que sea un lugar ideal para vivir escapadas rurales auténticas. Asimismo, la sencilla conexión con la capital hace que sea muy fácil llegar a sus localidades desde cualquier parte de España. Ahí tenemos lugares tan encantadores y míticos de la provincia guadalajareña como es Cogolludo, quien vio nacer a Francisco Aritmendi, atleta de Cross de los años 60 en España.

Cogolludo, para una escapada rural auténtica en Guadalajara

Hablamos de Cogolludo, una pequeña villa ducal con un paisaje urbano lleno de encanto, que merece una visita pausada por todo lo que tiene por recorrer. Se encuentra a 40 kilómetros de Guadalajara. Ubicado en un pequeño cerro desde el que se contemplan las terrazas de la Vega del Henares, al llegar a Cogolludo salta a primera vista la extraordinaria belleza de su Palacio Ducal, renacentista, del siglo XV.

Palacio Cogolludo Dúrcal Guadalajara

Un edificio de muros almohadillados de finales del siglo XV, el cual, para muchos expertos de la Historia del Arte, marca el aterrizaje definitivo de estilo arquitectónico nacido en Italia.

También llaman la atención su fachada de estilo isabelino, además de su bella portada. Además, el Palacio de Cogolludo fue elogiado por la belleza de sus instalaciones y la calidad de sus vinos durante el primer viaje que Felipe el Hermoso realizó para conocer España.

Su bodega fue el motor económico de la región

Y es que uno de los aspectos fundamentales que hacen muy conocido a este pueblo de Guadalajara  es su histórica bodega, la misma que está estrechamente relacionada con su villa y el vino.

El pueblo barroco de Ciudad Real con un castillo mágico

Desde la Edad Media hasta los años sesenta, el vino fue el motor económico de este pueblo de Guadalajara. Por su parte, esta villa es la puerta de entrada a la comarca de los Pueblos de la Arquitectura Negra que, sin duda, representan uno de los mejores planes para cualquier viaje por Castilla-La Mancha.

Francisco Aritmendi, gran ilustre del pueblo

Uno de los mayores ilustres de este pueblo de Guadalajara fue Francisco Artimendi, atleta de los mejores años del Cross en la década de los 50′ y los 60′ en España.

Sus éxitos no pasaron desapercibidos para los grandes clubes y, todavía en edad juvenil, ingresó en la sección atlética del Real Madrid, hasta que con 21 años tuvo que realizar el servicio militar en Zaragoza, y allí fichó por la Sociedad Deportiva Arenas. Fue durante su estancia en Aragón cuando su carrera empezó a despegar.

Así ganó Aritmendi en 1964 el Cross de las Naciones, como se llamaba entonces el campeonato del mundo, siendo uno de los mejores deportistas españoles. Poseedor de unas enormes facultades para el mundo del Cross en esa época, nunca después un español ha ganado un mundial de Cross.

Entre sus éxitos a nivel nacional destacan dos campeonatos de España de campo a través, un campeonato de España de 10000 metros y la plusmarca de los 5000 metros, establecida en 1964, que le permitió participar en los Juegos Olímpicos de Tokio de ese año.

Ir al contenido