Reebok
Economía

‘Shaq’ y Iverson apuestan por Angel Reese en el regreso de Reebok al baloncesto

Las semanas previas al inicio de la temporada 2023/2024 de la NBA han llegado acompañadas de un aluvión de informaciones, traspasos y mucho baloncesto. Uno de esos terremotos informativos ha sido el regreso de Reebok a la primera plana. La principal apuesta de la marca deportiva no podía ser otra que el deporte de la pelota naranja al que estuvo vinculada tantos años.

Reebok, que pertenece a un conglomerado de empresas llamado Authentic Brands Group (ABG), nombró a Shaquille O’Neal como presidente de su sección de baloncesto. ‘Shaq’ es el segundo máximo accionista de ABG y compró Reebok en 2021. La marca de zapatillas colaboró durante muchos años con el pívot y ahora quiere regresar de su mano y de la de Allen Iverson, mito de la NBA, y otro clásico de Reebok que asumirá la vicepresidencia.

💍 Angel Reese, primer fichaje de ‘Shaq’ para Reebok

La primera decisión de Shaquille O’Neal como presidente de la línea de baloncesto no se ha hecho esperar y no ha sido otro que cerrar el fichaje de Angel Reese: «Para mi primer nombramiento en este puesto, tenía que ser la Goat. No hay nadie que tenga un mayor impacto en el juego en este momento que Angel Reese«, dijo Shaquille O’Neal en su primera rueda de prensa como presidente de Reebok Basketball.

Todo héroe necesita su villano: Angel Reese derrota a Caitlin Clark

La ala-pívot de 21 años llevó a la Universidad de LSU hasta el campeonato de la NCAA en 2023. Reese derrotó a Caitlin Clark y la Universidad de Iowa en la final. Clark se ha convertido en una de las jugadoras más famosas de todo el país gracias a sus estratosféricas e inigualables actuaciones sobre la pista. Esta será la última campaña de ambas en la liga universitaria y un nuevo choque entre ellas hará que salten chispas en el pabellón.

Precisamente, su duelo sobre el parqué fue digno de una de las mayores rivalidades del mundo del baloncesto y ahora competirán también fuera de la pista, puesto que representan a marcas rivales. Caitlin es una de las atletas universitarias en las que Nike ha apostado con más fuerza y su popularidad ha disparado las ventas en Iowa, mientras que Angel será una de las embajadoras de Reebok con un contrato a la altura de las estrellas de la WNBA.

Caitlin Clark, el futuro de la WNBA ya está aquí

🏀 El regreso de un clásico del baloncesto

Shaquille O’Neal fue la mayor apuesta de Reebok en los años 90 para intentar hacerse un nombre dentro de la NBA: «En 1992, cuando firmé, Nike era el gigante, porque tenía a Jordan, pero Reebok estaba muy cerca. Luego vi su decadencia y el surgimiento de otras marcas», comentó ‘Shaq’ en su nombramiento como presidente. Y quiere repetir con Angel Reese la misma historia que con su fichaje antes de llegar a la NBA.

Reebok

O’Neal dejó tirado a Reebok cuando una mujer le increpó y le culpó por el alto precio de las zapatillas. En ese momento Shaquille rompió su contrato y se alió con Walmart para sacar una línea de zapatillas económicas. En 2021 con Reebok cerca de la quiebra, ‘Shaq’ convenció a sus socios de ABG para adquirirla y vincularse a ellos de nuevo.

Junto a él, Allen Iverson será otra pieza clave para la difusión de la marca. Reebok firmó un contrato de 60 millones de dólares y 10 años con Iverson cuando ‘The Answer‘ aterrizó en los Philadelphia 76ers de la NBA. Sus primeras zapatillas se llamaron The Question y fueron con las que dejó jugadas para el recuerdo como su mítico crossover sobre Michael Jordan.

Iverson buscará relanzar sus míticas zapatillas junto con otras históricas como las Shaqnosis, las Answer o las Shaq Attaq. Además de acercarse a los nuevos talentos del mundo del baloncesto para tratar de firmar a los jóvenes más prometedores del deporte estadounidense para que estos saquen sus nuevos modelos, como se espera que Angel Reese haga próximamente.

Lo que tienen claro desde Reebok con Shaquille O’Neal y Allen Iverson a la cabeza es que para competir de tú a tú con Nike y las firmas más asentadas del mercado tienen que comenzar por crear una base. Una primera piedra que buscarán en el baloncesto y el deporte femenino y que a su vez les ayudará a abarcar un mercado mucho mayor dentro del país de las barras y las estrellas.

Ir al contenido