Espacio salud

La psicología detrás del liderazgo de los jóvenes en el vestuario

El liderazgo en los vestuarios de fútbol profesional se ha quedado en el imaginario colectivo de una forma muy concreta. Dentro de ese molde preconcebido y marcado por la veteranía caben jugadores como Sergio Ramos, Puyol o Xavi Hernández, por ejemplo. No obstante, los jóvenes están tomando el control de los vestuarios del viejo continente. Jude Bellingham en el Real Madrid o Trent Alexander-Arnold en el Liverpool pueden dar buena fe de ello.

Con el objetivo de analizar el rol de estos nuevos líderes, Diego Scaraffia, coach y psicólogo deportivo de la consultora Rookie Soul, atiende a Legal Sport. ¿Qué les diferencia del estereotipo? ¿El liderazgo forma parte de su naturaleza o se desarrolla con el tiempo?

Bellingham entra en la historia al batir a Ronaldo y Di Stéfano

​⚔️​ El liderazgo, entre lo innato y lo adquirido

La primera pregunta que surge al ver la relevancia de estos jóvenes en el vestuario es evidente: ¿su habilidad es innata? Para Scaraffia, el liderazgo está a medio camino entre este tipo de talento y el que se adquiere con el entrenamiento. «Lo importante es remarcar que esta aptitud se entrena. Es viable y sumamente saludable trabajar aspectos que están íntimamente relacionados con el liderazgo, tanto para el rendimiento como para el desarrollo de cada deportista y entrenador. Todo comportamiento es susceptible a mejorar, y es por esto que el entrenamiento psicológico es fundamental«, explica.

El contexto, por tanto, es tremendamente relevante para el desarrollo de esas habilidades que giran en torno al liderazgo. Según el coach y psicólogo deportivo, las personas que vienen con ese talento de fábrica pueden ser presas de este y no sacar a relucir sus aptitudes. Esas «limitaciones» de las que habla pueden ir desde el momento hasta el ser opacados por otros líderes, por lo que puede haber futbolistas con estas cualidades y que aún no se han revelado como referentes. En cambio, en el caso de Jude Bellingham, el centrocampista siempre ha encontrado un contexto positivo para desarrollarse como líder. A su talento innato se le ha sumado ese entorno que le permitió conseguir esa madurez de la que hace gala actualmente.

🔝​ La juventud no es un impedimento

Vista esa importancia de lo que rodea al líder para desarrollarse como tal, se deduce que la edad no es un impedimento. La veteranía es un grado, pero solo afecta para cambiar el tipo de liderazgo que ejerce un deportista concreto sobre su grupo. Por eso mismo, es interesante que aparezcan figuras más noveles para ocupar ese lugar. «La juventud tiene aspectos muy positivos para un equipo experimentado. Aporta energía, flexibilidad, agilidad física y mental, competitividad y un poco de humor en algunos casos. Sirve para descontracturar lo rígido, para contagiar un nuevo ánimo«, comenta Diego Scaraffia.

Para el psicólogo, la diferencia entre los líderes más veteranos y los jóvenes no radica en si unos son mejores o peores, sino en lo que se percibe desde fuera. Y esto está irremediablemente asociado a los objetivos. «El resultado puede llegar a ser positivo o negativo, pero el liderazgo nunca lo es. Lo que modifica el impacto es el nivel de validación de quien lidera y la relevancia de las metas que se alcanzan bajo dicho liderazgo«, añade. Sea como fuere, no es una competición entre los jugadores por ver quién es el que manda. Scaraffia incide en esta idea citando a un grande: «Phil Jackson decía que el liderazgo no consiste en imponer tu voluntad a los demás, sino en dominar el arte de dejarte ir y dar lugar a los demás. Es importante que sea transferible y coparticipativo para elevar al máximo el potencial propio y del resto».

El ‘Dieguenazo’: Bellingham ya no marca solo de rebote

🤝​ Bellingham, Joselu y un ejemplo de liderazgo

Uno de los ejemplos de esa capacidad para elevar el potencial del grupo la demostró Jude Bellingham hace un par de semanas. Su apoyo a Joselu fue inquebrantable durante el Real Madrid 4-2 Nápoles. Por mucho que fallara, él seguía apoyándole. Finalmente, tuvo un final feliz, pues el delantero gallego vio puerta gracias a un pase soberbio del propio Bellingham. Inmediatamente después, el joven centrocampista reclamó el apoyo del Bernabéu para su compañero. Según Diego Scaraffia, este gesto posee un significado enorme en términos de liderazgo. «Un líder siempre apoya. Está enfocado en el logro colectivo, y nunca deja de intentar que sus compañeros alcancen su potencial. Es esencial en el alto rendimiento», relata.

Sea como fuere, parece que el estereotipo de mandamás del vestuario está cambiando. Ya no importa tanto la edad, sino el querer remar en la dirección correcta y asumir galones cuando sea necesario. «No hay líder sin equipo, y viceversa«, asegura Scaraffía. Y, con ello, deja claro de que va todo esto. Lejos de individualidades, predomina el colectivo. Para los líderes, solo debe importar la capacidad de estos para construir junto a sus compañeros. Jugadores como el propio Bellingham, Gavi o Alexander-Arnold son un buen ejemplo. Ellos ya son (y serán) los que inspiran al resto desde lo más alto del mundo del fútbol.

Ir al contenido