Chelsea Pochettino Premier League
Fútbol internacional

¿Debemos impacientarnos con el proyecto del Chelsea?

El Chelsea, desde la llegada de Todd Boehly, ha dilapidado millones para reestructurar toda su plantilla. Como si intentase quitar lo máximo posible de la época de Abramovich en el club, la nueva propiedad estadounidense ha finalizado en este verano ese cambio de rumbo. Lo han hecho apostando por jugadores jóvenes, tratando de adquirir un boleto preferente para un futuro brillante, y por la gestión de alguien que trata tan bien este tipo de talentos como Mauricio Pochettino. El problema es que uno más uno no es dos en el fútbol, y esos más de 1000 millones invertidos ponen toda la presión sobre ellos. Solo han logrado una victoria en sus primeros seis partidos de Premier League, por lo que más de uno está empezando a arquear la ceja. ¿Hay que exigirle algo más a los blues?

¿Cuál es el secreto del Chelsea para escapar del Fair Play Financiero?

🤔​ Futuro, sí, pero también presente

El Chelsea es un equipo tremendamente joven que está dando sus primeros pasos. Tropezarse es solamente el primer movimiento para crecer. Después de muchos palos en sus inicios, el Arsenal se ha quedado como el ejemplo ideal de este proceso. Por ello, con un precedente tan cercano con los equipos con tanto talento joven, se han creado dos bandos. Están los que eligen creer en el desarrollo, dejando en el lado contrario a aquellos que valoran a los jugadores por su presente y no se olvidan de lo que han costado. Y es que, a favor de este último grupo, es de justicia recordar que el Chelsea era un club funcional antes de Boehly. Ganaron la Champions en 2021, y en 2022 nadie sabe qué hubiese pasado sin ese segundo milagro del Real Madrid en aquella edición de la Copa de Europa. Se fueron muchos futbolistas importantes, sí, pero ese volantazo tan radical se sigue sintiendo extraño y apresurado.

Esta peculiaridad hace que esas prisas tengan cierto sentido. De aquel equipo que ganó la Champions y estaba en la terna de favoritos solo han pasado dos años. Y, de momento, hasta dentro del mismo tiempo no se verá algo así en Stamford Bridge. Quizás, este Chelsea tenga más potencial que aquel porque ha reunido tanto talento por ello, aunque uno ya estaba formado y lejos de terminar cuando el actual aún está por ver hasta donde llega. Más aún, claro, sabiendo lo poco que le tiembla el pulso a Todd Boehly a lo largo de sus primeros compases. Si no funciona, no teme en cambiarlo y buscar soluciones en el mercado. No por nada se ha llegado a gastar más de 1000 millones, vaya. Viendo que han logrado reunir algunos de los jugadores con más proyección en el mundo, su talento debería ser suficiente como para mejorar el tétrico arranque de temporada que ha firmado el Chelsea.

Chelsea

El Chelsea no acaba de arrancar en este inicio de temporada.

📊​ ¿Qué ha pasado con este Chelsea?

Quién viese la primera jornada, con ese Chelsea-Liverpool, y se hubiese quedado ahí, no entendería nada. Aquel día, el choque entre sendos gigantes de la Premier League se selló con un empate. Y, siendo sinceros, los blues fueron mejores. Si el fútbol fuese una ciencia no se hubiesen repartido los puntos. Desde entonces, el Liverpool fue hacia arriba erigiéndose como uno de los mejores conjuntos del inicio de temporada. Con la veteranía que solo tienen los equipos formados, asimilaron ese mal inicio y dieron un paso adelante. Todo lo contrario sucedió con el Chelsea, confiándose tras el buen nivel mostrado. La única victoria que han logrado ha sido ante el Luton Town, el que posiblemente es el equipo más débil de la Premier, en Stamford Bridge. Ese exceso de confianza tan juvenil podría ser una de las razones principales, pues su inexperiencia no les ayuda a salir de ese bache mental. O va el viento a favor o remar es más difícil para tanto diamante en bruto.

¿Qué equipo de la Premier League ha fichado mejor?

En cuanto a lo emocional, parece evidente que ahí está el lunar. Ahora, toca ver que dicen los fríos números. Los expected goals tratan de medir la calidad de las ocasiones, por lo que es lógico afirmar que, a mejor juego, mayor valor tendrán. También puede ir a la inversa, pues cuantos menos xG en contra, mejor defiende el conjunto. El Chelsea, en ambos parámetros, está entre los cinco mejores de la liga. Son cifras apabullantes que hablan de la buena mano de Pochettino con un equipo tan joven, porque esos números no se logran por arte de magia. Si juntamos estos datos con esos problemas emocionales, la teoría de su inexperiencia y el viento a favor y en contra cobra fuerza. Cuando la pelota no entra, se desesperan. Y este último aspecto es lo que distingue a un buen equipo de uno superior. La resiliencia mental, por muy frustrante que sea el partido, debe ser titánica. El Chelsea, de momento, no la tiene, siguiendo la tónica de este 2023. Son solo 24 goles marcados en este año.

🔜​ ¿Podrán salir del bache?

Así como que es evidente al Chelsea le hace falta ser más eficaces en ambas áreas, también es notorio que van a mejorar. Su mayor, rival, por ahora, son ellos mismos. Para Boehly, que tiene dinero por castigo, debe ser tremendamente frustrante no poder comprar la fórmula secreta para que adquieran instantáneamente la madurez necesaria sus futbolistas. Y, por eso mismo, debe saber encajar las críticas. Es lógico que, después de tanto dinero para crear algo nuevo cuando lo de antes ya funcionaba, la opinión pública no crea en su proyecto. A falta de victorias (algo que no se puede controlar al 100%), el trabajo de los encargados de conseguirlas para el Chelsea está siendo bueno. Sin ser brillante, invita a pensar en que ese futuro brillante sigue ahí. El problema es que ese devenir sobresaliente ya estaba ahí, solo que Boehly no lo quiso ver a su llegada. De él depende seguir creyendo, pues tiene la última palabra antes de volver a dilapidar una fortuna.

Ir al contenido