Morocco v Spain: Round of 16 - FIFA World Cup Qatar 2022
Mundial Catar 2022

España se estrella otra vez en los penaltis: eliminada por Marruecos

Desolación absoluta en el Education City. Se acabó. España ha dicho adiós al Mundial de Catar 2022 tras caer en la tanda de penaltis contra Marruecos… fallando todos los lanzamientos. Cuando parecía que había quedado atrás ese mal fario histórico, la realidad ha demostrado que no. ‘La Roja’ solo ha ganado una de las cinco tandas desde los once metros que han tenido que afrontar en la Copa del Mundo. Es el gran topicazo español.

La Selección no encontró respuesta al sólido planteamiento defensivo de los marroquís, liderados por un exorbitante Sofyan Amrabat. Los ‘Leones del Atlas’ dibujaron un laberinto sobre el césped y España, aunque lo intentó, se perdió. Pese a que el guion de partido fue el esperado, ni los jugadores ni Luis Enrique lograron reaccionar. Mismo sabor de boca que en Rusia. Toca ahora tiempo de reflexión y de planificar el futuro. Ante un rival teóricamente inferior y con un camino más cómodo, España se ha ido del Mundial.

🧪  Marcos Llorente, único experimento de Luis Enrique

Fue la sorpresa de la previa. Debut y titularidad. Con Azpilicueta que acabó tocado tras el partido de Japón y con un Dani Carvajal en horas bajas en Catar, la apuesta fue el jugador del Atlético de Madrid. Más ofensivo que defensivo y físicamente un jugador portentoso para quemar quilómetros subiendo y bajando. Arriba, Asensio volvió al once en la punta del ataque junto a Dani Olmo en la izquierda y Ferrán en la derecha. El resto, los mismos que empezaron en la goleada contra Costa Rica y ante la siempre imponente, aunque ahora en horas bajas competitivas, Alemania.

Por su parte, Marruecos calcó su once de confianza. Sabido por todos de memoria y que tan buenos éxitos le ha dado en la primera fase del torneo, donde quedaron líderes del Grupo F. Con Romain Saïss y Nayef Aguerd guardando la ropa y con el pegamento universal de este equipo: Sofyan Amrabat. Tremendo torneo el suyo. El resto, jugadores talentosos, aunque a la vez anárquicos, como Achraf Hakimi, Hakim Ziyech o Sofiane Boufal.

👖 Nadar… y guardar la ropa

Los dos equipos entraron en la eliminatoria pasados de revoluciones y nerviosos. Como alguien que afronta una primera cita con la persona que le hace tilín. La procesión corría por dentro. Concretamente, esa sensación estaba justificada. Solo tres jugadores españoles en el campo, Sergio Busquets, Marco Asensio y Jordi Alba, con experiencia en unos octavos. Un Busquets que igualó a Ramos y Casillas como jugador con más partidos en mundiales con 17. Para los marroquís, primera vez para todos… y con un entrenador que cumplía 97 días en el cargo.

Gavi lucha un balón con Amrabat (Getty Images)

Conocedores del mayor poder técnico del equipo español, Marruecos plantó sobre el verde dos murallas llenas de hombres con En-Nesyri como único Yo-Yo saliendo y entrando tímidamente en esa maraña. Eso colisionó frontalmente con el planteamiento ofensivo de España. 21 jugadores en una mitad de campo. El resultado: peor que un atasco en la M-30 a primera hora. A eso hay que sumarle la trascendencia del choque y la ausencia de una red de seguridad. Nadie quería arriesgar más de la cuenta con Marruecos a la expectativa para aprovechar un toque de corneta y con España mascando cada jugada hasta la extenuación.

🎤 Izquierda, izquierda, derecha, derecha, adelante, detrás, un, dos, tres…

España hizo honor a esta mítica canción de La Yenka. Pases, pases, pases y más pases. La selección tuvo unos problemas descomunales para hacer daño con su mejor arma: la pelota. Falta de profundidad genuina ante un rival ordenado y que ya sabía a la guerra que iba. Solo la presión ante los centrales marroquís y balones aéreos a la espalda de la línea defensiva hicieron

La falta de profundidad hizo que este partido de fútbol se pareciese más a uno de balonmano, con constantes transiciones de lado a lado sin nadie que tirara del carro. Tuvieron que recurrir a otras artes los españoles. Solo los balones largos a la espalda de la defensa marroquí desajustaban el puzzle de los de Walid Regragui. En este escenario, Asensio estuvo muy solo. Marruecos consiguió su objetivo en el primer tiempo. Solo una llegada de España. Su cifra más baja desde 1966, según datos de Opta. En cambio, Sofiane Boufal, exjugador del Celta de Vigo, fue una auténtica pesadilla ante Marcos Llorente.

Ante este panorama de cierre total, España necesitaba romper la monotonía. Luis Enrique movió el banquillo con la entrada de Morata, volvió el delantero centro puro, Nico Williams y Carlos Soler. Pero ni con esas. ‘La Roja’ se volvió a dar de cabeza contra el muro. Gavi, cuando mejor estaba, fue uno de los sacrificados. El del Barça es un seguro de entrega. Se volvió a dejar la piel… y casi la cara.

Pablo Sarabia envía un balón al palo (Getty Images)

🥊 Malditos penaltis…

Con el cansancio en el cuerpo, España encontró algunos huecos más. Sin embargo, no supo aprovechar el momento. Marruecos quería ir a la prórroga y lo consiguió. La tónica volvió a ser exactamente la misma, aunque incluso con más nervios. En ese mar revuelto estuvo a punto de pescar Walid Cheddira. Salvó Unai Simón y la lentitud del delantero al armar la pierna. Menos mal… Entró Balde, Ansu Fati y Pablo Sarabia. Un Sarabia, importante en la Eurocopa 2020 y que justo debutaba en Catar. Suya fue la mejor de España, pero su remate se encontró con el poste. Tocaba rezar. Llegaron los penaltis. Aquí no hubo historia. Horrible España. Bounou paró todos los lanzamientos. Mejorables, todo hay que decirlo. Heroica Marruecos, que por primera vez se cuela en unos cuartos de final del Mundial.

Tanda de penaltis:

🟢 Sabiri 1-0

🔴 Sarabia 1-0

🟢 Ziyech 2-0

🔴 Carlos Soler 2-0

🔴 Benoun 2-0

🔴 Busquets 2-0

🟢 Achraf Hakimi 3-0

Ir al contenido