Fede Valverde.
Real Madrid

Cisma por Fede Valverde en el Madrid: ¿intocable o prescindible?

Hacerse la pregunta que titula el artículo provoca un sentimiento de evidente incomodidad. Fede Valverde fue uno de los héroes de la 14ª Champions League que llegó a las vitrinas del Real Madrid, momento desde el que el centrocampista uruguayo forjó una fuerte conexión con la grada. No solo aporta nivel futbolístico, sino que emocionalmente tiene algo que le llevó rápidamente a convertirse en uno de los favoritos del madridismo. Hasta en sus peores momentos, como en ese lance tan difícilmente justificable con Baena, tuvo detrás a su afición. Pese a ello, su nombre está empezando a aparecer en las quinielas: ya no es intransferible. En medio de un mercado de verano en el que ha llegado Bellingham y puede llegar Mbappé, el Real Madrid podría plantearse una venta dolorosa, de alguien de renombre… y todo apunta a Fede Valverde.

🧩  Valverde, ¿sin hueco en el medio?

Salvo sorpresa, Carlo Ancelotti seguirá jugando con tres jugadores en el medio. Es cierto que, con Camavinga desplazado al lateral izquierdo en ese sistema que popularizó en los últimos compases de la temporada, hay menos overbooking en el centro del campo. Las renovaciones de Kroos, Modric y Ceballos están ahí, junto al flamante fichaje de Jude Bellingham. Este último, para los más despistados, está especialmente cómodo jugando por la derecha. O, dicho de otra forma, la competencia se ha disparado en la zona que era propiedad de Valverde. Por ese sector diestro, ya sea a mayor o menor altura, ha dado sus mayores exhibiciones vestido de blanco. Si estás pensando en ponerle de extremo derecho, tampoco parece un buen negocio. Rodrygo parte como titular indiscutible y su potencial merece la oportunidad de serlo.

Antes de que comience la temporada y con un mercado tan movido en torno al Santiago Bernabéu, se hace complicado ver el encaje de todas y cada una de las piezas. Básicamente, no se sabe qué hará Ancelotti a nivel táctico. Quizás vuelva Camavinga al medio o Tchouaméni recupere la forma y se erija como el pivote titular. Luego, claro está, habrá que dilucidar cómo emplea Ancelotti a un perfil tan completo como Bellingham. Hay demasiadas incógnitas por resolver, casi tantas como piezas tiene el Real Madrid para definir su centro del campo. Y ya sea por galones, por potencial o por el hype por ver a los nuevos, en muchas combinaciones Fede Valverde se queda fuera del equipo de partida.

El legado de los Bellingham: de ser un mito del fútbol amateur al Bernabéu

📉  Bajón de rendimiento tras el Mundial

El Mundial, como a su nación, no le vino bien a Valverde. Pasó de ser uno de los tres mejores centrocampistas del mundo a un jugador gris difícilmente reconocible. El uruguayo, en esos primeros meses, era el equivalente a Haaland en la media cancha. Su voracidad goleadora y energía eran el motor de un Real Madrid claramente favorito para conquistar el título liguero un año más. Luego, como ya es sabido, llegó ese bajón tan pronunciado. Si bien lo físico tuvo su parte de culpa, la difícil situación personal de Valverde y su familia a lo largo de la segunda parte de la temporada también hizo mella en su rendimiento. Al menos, con el final de la campaña, esa situación personal se ha resuelto satisfactoriamente.

Fede Valverde Real Madrid

Fede Valverde fue clave en la primera parte de la temporada del Real Madrid.

Todos estos factores particulares, así como esa cantidad (y calidad) de centrocampistas que tiene el Real Madrid en nómina, ha provocado que haya perdido ese estatus de intransferible. No quiere decir que se le vaya a vender, ni mucho menos, pero sí es un cambio relevante dentro de la plantilla. La diferencia entre una parte y otra de la temporada ha sido lo suficientemente notable como para plantearse su rol. Al igual que ese rendimiento demoledor vino, se fue. Y como todo en el fútbol, no hay garantía de que vaya a volver. Especialmente cuando su futuro comienza a ser más incierto de lo que se pensaba hace un año.

🤔  ¿Dónde puede encajar Valverde?

Lo que juega a favor de Valverde de cara a esta temporada es que Modric y Kroos están afrontando el que puede ser su último año en el club. Ya se les ha visto cortos de gasolina a lo largo de la temporada, dando un rendimiento más irregular que de costumbre. Van a tener que dosificarse para poder llegar a todo. Y, cuando jueguen, necesitan escuderos que corran por ellos los kilómetros que sus piernas ya no soportan.

El uruguayo ha demostrado que está enormemente capacitado para ser ese complemento. Por otra parte, Ceballos parece más un jugador de refresco que un peligro real para un Fede Valverde que estará desde el principio de la pretemporada. Sigue siendo, y vale la pena reincidir en ello, un futbolista importante en el Real Madrid.

Sin ser futurólogos y recurriendo a lo que ya funcionó en la temporada recientemente terminada, el uruguayo puede tener un encaje claro. Con Camavinga de falso lateral izquierdo y asumiendo que Rodrygo ocupará la banda derecha, Valverde podría ocupar el puesto de interior derecho para compensar lo que sucede por la banda contraria. Bellingham, más versátil para jugar en ambos perfiles, sería el otro interior. Como pivote, tanto Tchouaméni como Kroos podrían ocupar ese rol, dando opciones a Ancelotti según el partido.

Esta disposición, en principio, sería la más lógica. Podría subsistir el Real Madrid sin Fede Valverde, claro está. Dentro del mencionado esquema hay variantes y desde el banquillo habrá opciones. La cosa es si el club está dispuesto dejar marchar a uno de sus líderes emocionales para maquillar las cuentas. Ya pasó con Casemiro hace un año, y la historia es cíclica. Sea como fuere, es indudable que Valverde es uno de los futbolistas de los que mejor recuerdo guardará el madridista con el paso de los años. Y, quizás, no haya mejor forma de ser intransferible en un club que siéndolo en el corazón del aficionado.

Ir al contenido