Zaragoza
Segunda división

Un Zaragoza infranqueable sueña con Primera 12 años después

El Real Zaragoza es uno de los históricos de nuestro fútbol. El conjunto maño encadena 12 temporadas consecutivas en Segunda división. Es el periodo más largo de su historia alejado del fútbol de élite. Es una de las mayores travesías por el desierto para un grande de España. Un club con su historia, su masa social y la ciudad que representa no puede estar tantos años fuera de la Primera división. A día de hoy, los del Ebro son los líderes de Segunda después de un comienzo muy alentador que ha elevado la moral de la afición.

Fran Escribá llegó en noviembre de 2022 al cuadro blanquillo y ayudó a que mantuvieran la categoría después de un nefasto inicio de campeonato. Con jugadores que representan el alma y el corazón de la ciudad como el canterano Alejandro Francés o el capitán Christian Álvarez, sumado a un desembarco de futbolistas de mucha calidad, el Zaragoza parece listo para regresar. Por eso, y después de un inicio de liga tan prometedor, parece que este curso 2023/2024 es el idóneo para volver a donde el club merece estar.

🧱 Escribá construye un muro en Zaragoza

El Zaragoza es el actual líder de la Segunda división y lo es gracias a su defensa. Los blanquillos son el único equipo de toda la categoría de plata que no ha recibido gol en las tres primeras jornadas del campeonato. Fran Escribá confía en su bloque defensivo de la temporada pasada que ha ganado en madurez y solidez con el paso de las semanas desde que el técnico valenciano se sienta en el banquillo.

El canterano Alejandro Francés es el hombre más destacado de toda la zaga. El joven zaragozano se complementa a la perfección con Jair Amador y ha formado una pareja de centrales inexpugnable junto al veterano portugués. Fran Gámez y Carlos Nieto ocupan los laterales con la misión de ser muy compactos y prodigarse al ataque solo cuando lo exija el guion, puesto que la defensa es la prioridad que les pide Escribá. Un muro defensivo que cuenta con Christian Álvarez en la defensa final del arco. El portero argentino es uno de los más experimentados de todo nuestro fútbol profesional y su unión con la grada como mayor representante del club le ha ayudado a dar un nivel extraordinario en este arranque.

Para complementar la defensa llegó también desde el Manzanares y cedido por el Atlético de Madrid el uruguayo de 21 años Santiago Mouriño. Mouriño puede entrar paulatinamente en la ecuación y junto a Francés, que también tiene 21 primaveras, puede formar una pareja de muchísimo futuro. Por si fuera poco, en este arranque los centrales no solo han evitado los goles, sino que los han marcado. Alejandro hizo el tanto de la victoria en La Romareda frente al Valladolid, mientras que Amador hizo lo propio en el Heliodoro contra el Tenerife.

La primera línea es, de momento, la estrella del Zaragoza, aunque salvo Mouriño no hay demasiadas novedades. Hacia delante, tanto el centro del campo como en la delantera las incorporaciones sí que han llegado para cambiar la cara al equipo. Toni Moya, Maikel Mesa, que parte desde la izquierda y ocupa zonas interiores para dejar la banda a las subidas de Nieto, y Marc Aguado, que regresa de su cesión en Andorra, son los nuevos dueños de la medular. La última plaza, la de la banda derecha, es para el canterano Francho Serrano. Otro maño de la quinta de Francés que ya asume galones en La Romareda.

Zaragoza

En ataque Escribá tiene mucha pólvora, puesto que la dirección deportiva blanquilla ha traído un total de 45 goles en los nombres de Manu Vallejo, Sergi Enrich o del turco Sinan Bakis. Junto a ellos, y de momento como titular indiscutible, otra perla de la cantera del Ebro, Iván Azón. Con ellos el Zaragoza espera desatar su pólvora, pese a que de momento ninguno ha marcado y el equipo ha priorizado no encajar a marcar goles. Lo que está claro es que Escribá ha dado con la tecla con su 1-4-4-2 que de momento no tiene visos de cambiar y con el que ha repetido once en las tres primeras jornadas.

🔆 Un futuro brillante

Tras años de malas gestiones que le llevaron al pozo primero y al estancamiento en el fondo después parece que un hilo de luz se observa al final del túnel. En estas 12 campañas que los maños han transitado por Segunda, incluso han llegado a coquetear con abandonar el fútbol profesional. Los problemas económicos azotaron terriblemente a un Zaragoza que estuvo cerca de caer fuera de la categoría de plata por primera vez desde 1949.

 

Ahora con un gestión que parece ser la correcta, al menos desde la distancia, con el dinero del fondo de inversión británico Amber Capital y un puñado de canteranos, zaragozanos y zaragocistas en las figuras de Francés, Azón, Aguado o Serrano parece que el Zaragoza ha completado su proceso de reparación y está listo para asaltar el campeonato y subir de nuevo a la élite. Quién sabe si en un futuro esta situación no se detendrá y podremos volver a ver a aquel equipo blanquillo que fue subcampeón de Primera división en 1975 o aquel que luchaba por títulos europeos como acredita la Recopa de Europa conquistada en 1995.

Ir al contenido