Okafor
Baloncesto

Jahlil Okafor, la sombra de Jabari Parker y su resurgir en Zaragoza

El Pabellón Príncipe Felipe tiene nuevo ídolo. La ruidosa y controvertida figura de Jahlil Okafor. El fichaje del pívot nacido en Arkansas fue uno de los más sonados dentro del mercado de la ACB. Su aterrizaje produjo diversidad de opiniones, algunos le esperaban con muchas ganas, mientras que otros, guiados por su infructuosa carrera en la NBA no esperaban nada de él.

Okafor, que cumplirá 28 años en diciembre, todavía es joven y cuenta con margen para tener una carrera decente en Europa. Zaragoza es una elección que de primeras parece un paso inicial muy acertado y que le puede catapultar a un equipo con opciones de Euroliga en el futuro. De momento su inicio en España parece muy alentador, aunque solo la continuidad en su juego dirá si Jahlil está preparado para brillar en Europa.

🥲 Los orígenes complicados de Jahlil Okafor

Jahlil Okafor nació en Arkansas en 1995. Su padre, Chukwudi Okafor, es de ascendencia nigeriana, mientras que su madre Dacresha Lanett Benton, hija de padre negro y madre blanca, fue jugadora de baloncesto en su juventud. Jahlil creció con el divorcio de sus padres prácticamente desde su nacimiento y fue continuamente trasladado de un lado a otro. Distancias que no eran precisamente cortas, puesto que su padre vivía en Chicago y su madre en Oklahoma.

A la edad de nueve años, Okafor sufrió uno de los golpes más duros de su vida con el fallecimiento de su madre. Desde ese momento se trasladó con su padre para vivir en el South Side de Chicago. Con apenas 13 años ya medía 1,96 metros de altura y le costó mucho adaptarse. Un chico muy alto y muy tímido que no soñaba con jugar en los White Sox (MLB) como el resto de chavales del barrio. Allí continuó su formación en el baloncesto, la que le había inculcado su madre, y despuntó hasta convertirse en uno de los jugadores de instituto más seguidos por los ojeadores y codiciados por las Universidades del país.

Okafor

Jahlil Okafor y Jabari Parker, durante un partido en el instituto.

Jahlil empezó a ser considerado como uno de los prospectos de mayor talento del área metropolitana de Chicago y también de todo el país. Compitió durante esos años ante jugadores de la talla de Anthony Davis, Julius Randle o Jabari Parker, su mayor rival en el Lago Michigan. Siempre estuvo colocado por detrás de Jabari, al que nunca pudo derrotar en el campeonato estatal de Illinois. La rivalidad entre ambos llegó a ser tan importante que los partidos en los que se enfrentaron en el instituto fueron transmitidos a nivel nacional por las cadenas de ESPN.

💎 Una de las joyas de ‘Coach K

Tras su brutal irrupción como adolescente, Okafor tuvo muchas ofertas universitarias. Duke, Michigan State, North Carolina, Ohio State y UCLA, algunos de los college con más prestigio del país, se interesaron en hacerse con sus servicios. Finalmente, Jahlil se decantó por la oferta de Duke y aceptó jugar para los Blue Devills. Fue fundamental Mike Krzyzewski, uno de los entrenadores universitarios más reconocidos del país, que además es de Chicago y que ha modelado a varias de las mejores superestrellas de la NBA.

Además de trabajar bajo la tutela de ‘Coach K‘, hubo otro motivo que llevó a Okafor a seleccionar a Duke como su Alma mater: Jabari Parker. Su acérrimo rival firmó con los Blue Devills y firmó una temporada brillante con 19 puntos y 9 rebotes por partido, pero se estrelló en la primera ronda del March Madness ante la desconocida Mercer. Jahlil no consiguió igualar los números de Parker (17,3 puntos y 8,5 rebotes). Aunque en el torneo final todo fue diferente. Duke presentó un equipazo con Tyus Jones, nombrado mejor jugador, Quinn Cook, Justise Winslow y el propio Okafor con el que conquistaron el quinto título en la historia de Duke y el último hasta la fecha.

❌ Infructuosa carrera en la NBA

En 2015 fue elegido en el tercer puesto del draft de la NBA por los Philadelphia 76ers con las expectativas muy altas. Su debut fue espectacular, uno de los más impresionantes del siglo con 26 puntos, 8 rebotes y 4 asistencias ante los Boston Celtics. Su campaña tuvo altibajos y en marzo sufrió una lesión en el menisco de la rodilla izquierda que le apartó de las pistas hasta el curso siguiente.

Okafor

Jahlil Okafor, durante un partido con los 76ers.

Comenzó la campaña como sophomore con restricción de minutos y dejó alguna actuación de muchos quilates, pese a ello tuvo momentos muy bajos. Terminó de nuevo con problemas de rodilla, en este caso en la derecha, y sin jugar. A partir de ahí comenzó su declive con varios traspasos en los que recaló en Brooklyn Nets y Detroit Pistons o Atlanta Hawks. En ningún equipo consiguió adaptarse ni tener minutos y tuvo que marcharse a la G-League con los Capitanes de la Ciudad de México, aunque también fue traspasado.

🌍 Un nuevo comienzo en Europa

Jahlil Okafor, al igual que Jabari Parker, no encaja con la descripción de chico malo que ha desperdiciado su talento NBA. Las lesiones y su carácter comedido le han impedido brillar donde estaba destinado a hacerlo y como su amigo y rival del South Side ha tenido que refugiarse en Europa para comenzar de nuevo a los 28 años. Zaragoza le recibió con los brazos abiertos y el pívot viene para sustituir a Aday Mara en la estructura maña.

El nuevo ‘big three’ del Barça quiere asaltar la Euroliga

El cuadro de Porfirio Fisac buscaba un pívot que físicamente sea muy dominante y de momento lo ha encontrado en Jahlil. Okafor parece que de momento se ha adaptado muy bien al Príncipe Felipe y a un equipo que no va a tener tantas exigencias ni ese foco mediático con el que se vio superado en la NBA. Zaragoza debe aprovecharse de Okafor, y este del Casademont para recuperar juntos el mejor nivel de un pívot que pudo dominar y no tuvo las condiciones idóneas para hacerlo y que sí puede que encuentre en su carrera en el Viejo Continente.

Ir al contenido