NBA

Brogdon o Quickley: ¿quién es el mejor sexto hombre de la NBA?

En la NBA existe el premio Sixth Man of the Year para reconocer la labor del banquillo. Durante el curso 2023, Malcolm Brogdon (Boston Celtics) e Immanuel Quickley (New York Knicks) se han erigido como los candidatos principales al galardón. El papel de sexto hombre en baloncesto es valorado y usualmente reconocido por los expertos en la materia. Para el aficionado más casual se hace más complicado entender su función en profundidad.

El líder del banquillo es fundamental a la hora de ganar campeonatos en la NBA. Dentro de este rol específico existen varios perfiles, desde anotadores incansables hasta defensores de élite que, en muchas ocasiones, tienen un nivel superior que algunos titulares. Son muchos los jugadores que han reinventado sus carreras desde el banco.

🍀 Malcolm Brogdon, el peligro silencioso

Malcolm Brogdon parece nacido para ganar este tipo de premios. Es la definición de sexto hombre. Uno de los mejores jugadores de la NBA… de los que nadie habla. Agotó su etapa universitaria tras cuatro años con los Cavaliers en Virginia. Llegó al draft de la NBA con 23 años y fue elegido en segunda ronda, concretamente en el puesto 36.

Aquella campaña, Brogdon demostró estar mucho más preparado que la mayoría de los rookies, siempre con su perfil bajo. Sin hacer ruido ni destacar por jugadas impresionantes, ganó el premio al novato del año por su constancia y regularidad.

Malcolm es, junto a Kareem Abdul-Jabbar, el único rookie del año de la historia de los Bucks y el primero desde 1966 en ganar el premio desde la segunda ronda del draft. Desde el minuto uno en la NBA aportó a sus equipos. Firmó un contrato alto con Indiana Pacers y allí tuvo un papel importante. Boston buscó un traspaso para hacerse con sus servicios a cambio de calderilla. Desde su llegada domina el banquillo de los Celtics.

Brogdon promedia 25,6 minutos por partido y nunca falta a un encuentro. Anota, defiende y organiza, todo sin levantar la voz ni ser extravagante. No parece un player NBA. Encesta 14,6 puntos de media por partido, captura 4,2 rebotes y reparte 3,7 asistencias, además de encargarse de la defensa de los mejores exteriores del equipo contrario.

Después de tres años como titular en Indiana, Brogdon no rechistó al regresar al banquillo en Boston. Joe Mazzulla le considera fundamental en el desarrollo de los partidos para los orgullosos verdes. Malcom Brogdon es una de las claves en el crecimiento de los Celtics para ser el equipo más sólido de la liga. Es el favorito en todas las apuestas al galardón.

📝 Immanuel Quickley en busca de un contrato

El segundo en la carrera por ser nombrado mejor sexto hombre es Immanuel Quickley. El base de New York Knicks afronta su tercer curso en la liga. Cada año ha mejorado sus registros, siempre desde el banquillo. Quickley es otro jugador con poco reconocimiento, que pasa bajo el radar de las estrellas. Nadie en el Madison se fija en su figura, ya que Julius Randle y Jalen Brunson acaparan todas las miradas.

Brogdon

Su papel en los Knicks es de vital importancia. Tom Thibodeau siempre ha confiado en él. Es un point guard con todas las características que ‘Thibs’ valora. Está en un 35,9% en triples, aunque no destaca por su tiro, por más que recientemente anotase 5 triples ante los Celtics. Tampoco es un creador de juego, aunque tiene capacidad para circular el balón.

Quickley destaca principalmente por su nivel defensivo, pues está en la élite de la liga en este aspecto. En transición también es letal: penetra con mucha fuerza y facilidad, lo que le permite anotar en la pintura con consistencia. Desde el pasado 4 de diciembre, gracias a los minutos de calidad de Quickley, los Knicks atesoran un record positivo de 29-14.

Con él en pista, los pupilos de Thibodeau anotan 5,3 puntos más por encuentro. Además, acredita el mejor defensive rating de toda la plantilla, con 107,3 puntos encajados por partido. Sus promedios están en 13,3 puntos, 3,1 rebotes y 2,9 asistencias. Todavía tiene 23 años y su crecimiento promete. Acaba contrato en verano y su actuación le otorga derecho a una jugosa renovación que los Knicks no deberían ni pensarse.

Ir al contenido