Selección - Sergio Scariolo seleccionador español
Baloncesto

Los problemas de la momentánea Selección española de Scariolo

La Selección española de baloncesto alcanzó la primera posición del ranking FIBA por primera vez en la historia en noviembre de 2022. Desde entonces, el combinado que dirige Sergio Scariolo se ha mantenido al margen. Hasta ahora, que regresan las ventanas de clasificación para el Mundial de 2023. España afrontará estos enfrentamientos con la tranquilidad de saber que ya está clasificada, pero que pueden servir para detectar algunas de las problemáticas que presenta la convocatoria, especialmente de cara al futuro.

😓 Una lista de ausencias

Tal y como reconoce el propio Sergio Scariolo, muchos de los jugadores habituales, por unas circunstancias u otras, no podrán estar presentes en estas ventanas que se disputarán en el mes de febrero. Y eso que ni siquiera hablamos de los players Euroliga o NBA, que se dan por descartados completamente. Nombres como Jaime Fernández, Darío Brizuela, Santi Yusta, Yankuba Sima o Aday Mara, que sin duda darían un cambio radical al panorama actual, no viajarán con la Selección. Una serie de trabas obliga a la Federación Española de Baloncesto a presentar una lista repleta de novedades para defender la camiseta en los primeros partidos en el año del centenario. Además, estrenando el número 1 del ranking mundial de la FIBA.

Las coincidencias de calendario suponen el mayor de los problemas. Aday Mara, por ejemplo, presente en el All-Star Weekend, no podrá debutar con la absoluta. Hubiera sido una ocasión ideal para darle minutos de cara al futuro. Y es que su caso es especialmente importante, ya que los problemas con el juego interior son evidentes. Fran Guerra se ha convertido en un asiduo, pero no deja de ser un pívot suplente. Rubén Guerrero presenta limitaciones todavía y, más allá de Willy Hernangómez, Usman Garuba y Yankuba Sima, España no dispone de nadie más para desempeñar ese rol.

Aday Mara, el unicornio del baloncesto español que vigila la NBA

Será el debut con la Selección de Michael Caicedo (CB Granada) y de Jaume Sorolla (Bàsquet Girona). La convocatoria del escolta cedido por el Barça en Granada se podía prever tarde o temprano. Más complicado resultaba acertar con la del pívot de Tortosa. La llamada de esos jóvenes evidencia los problemas con los que se encuentra España para el presente y quién sabe si para el futuro inmediato.

La lista está compuesta en su gran mayoría por jugadores secundarios en sus equipos, muchos de ellos clubes de la zona media-baja de la clasificación en ACB. Es el caso de Miquel Salvó (Gran Canaria), Francis Alonso (Surne Bilbao Basket), Edgar Vicedo (Monbus Obradoiro), Eric Vila (Bàsquet Girona) o Sergi García (Río Breogán). Esto se traduce en una posible escasez de talento diferencial en el panorama baloncestístico español actual fuera del primerísimo nivel. Aun así, Scariolo demostró, conquistando el Europeo, que puede guiar a la Selección hasta el triunfo por más que no cuente con un dispendio de talento en la materia prima.

😬 Pocos mimbres de cara al Mundial

En cuanto al resto de la lista, deben tirar del carro y convencer a Scariolo para hacerse un hueco en la lista del Mundial. Para esta cita de 2023 todavía no parece un problema, pero son varios los nombres que se acercan a la retirada. Si a eso le sumamos que jugadores como Santi Aldama u otros NBA podrían renunciar, la nómina quedará muy mermada.

Joel Parra (Joventut) parte como capitán, siendo el jugador con más internacionalidades de los que acuden… con tan solo 24. Campeón de Europa, al igual que Alberto Díaz (Unicaja), podría pensarse que no están preparados para liderar a la Selección. Y menos a la número 1 del ranking. Juan Núñez (Ratiopharm Ulm) o Tyson Pérez (Real Betis) son jóvenes con mimbres para convertirse en cabecillas, o al menos en conformar parte del grupo de players importantes, pero todavía tienen mucho camino por recorrer.

Esta convocatoria adelanta, por tanto, los problemas que España tendrá que ir afrontando de cara al futuro. Un déficit creado por las altas expectativas y lo mal que ha acostumbrado la Selección a sus aficionados en los últimos gloriosos tiempos. Sin embargo, de la mano de Sergio Scariolo y con el esfuerzo que cada jugador pondrá para defender la camiseta, la Selección española buscará paliar estas dificultades y seguir construyéndose como un grupo campeón.

Ir al contenido