Marc Márquez
Motor

Márquez y Honda, contra todos en 2023

Marc Márquez quiere volver a pelear por todo en MotoGP la próxima temporada después de tres años complicados con las lesiones. El 24 de marzo de 2023 arrancará un nuevo campeonato del mundo de motociclismo. No será en Catar, donde se celebra el Mundial de fútbol, como era habitual, sino que será en Portugal. Una cita en el Algarve que Márquez y Honda tienen señalada.

🪶  La Honda solo funciona con Márquez

Marc Márquez parece haber superado el calvario de las lesiones, o al menos la peor parte. Después de cuatro operaciones en el brazo derecho y dos episodios de diplopía (visión doble), el piloto de Cervera ha tenido una temporada de menos a más. En palabras del propio Marc «un brazo cuatro veces operado no será al cien por cien como el otro brazo», sin embargo, parece estar listo para pelear por lo más alto nuevamente.

Evidentemente, no será tarea sencilla, y no será solo cosa suya volver a ganar. Necesita que Honda le ofrezca una moto de garantías y si nos fijamos en el rendimiento de la marca japonesa en estos últimos años podría ser un problema. La fábrica del ala dorada ha estado lejos de los primeros puestos y ha caído en rendimiento desde que el propio Márquez ganara el mundial por última vez allá por 2019.

Es cierto que cuando se trata del ’93’ las cosas son diferentes, él siempre ha conseguido estar delante si el físico se lo ha permitido. Parece que es el único piloto que entiende a la Honda. Lo cierto es que la moto de Hamamatsu solo ha sido capaz de funcionar cuando el español ha estado en su montura, el resto de pilotos que han pasado por su box ha estado muy lejos de la expectativa. Esto tiene dos caras: una buena, ya que Márquez no debería de tener problemas en volver a ganar con la fábrica, con la que tiene contrato hasta 2024; y una no tan buena para los recién llegados, y es que evidencia que el Repsol HRC solo tiene ojos para el de Cervera.

🇪🇸  Competencia de la casa

Pese a que Marc Márquez es el jefe de filas y el claro número uno dentro de Honda, la fábrica japonesa no ha desaprovechado la salida de Suzuki del Mundial para hacerse con los servicios de Joan Mir y Álex Rins. Mir, todo un campeón del mundo en 2020, llega para ser su compañero de equipo en el Repsol HRC, mientras que el ganador de la última carrera de esta temporada estará en su equipo satélite pero con truco.

Rins montará una moto oficial, la misma que llevarán Mir y Márquez, y tendrá contrato de fábrica, es decir, que pese a que vista los colores del LCR estará en las mismas condiciones que los anteriores. No es un dato menor, ya que tanto Rins como Mir han aguantado la parrilla española estas temporadas ante los problemas de Marc y lo han hecho en una moto no tan competitiva como era la Suzuki. Su tiempo de adaptación y capacidad de competir medirá muy bien las opciones de Honda para volver con todo en 2023.

🤌  Ducati, el nuevo rey de MotoGP

Ante la ausencia de Márquez y los problemas de Yamaha para tener una moto al nivel, Ducati no ha hecho más que crecer. De hecho, el crecimiento es tal, que la fábrica de Borgo Panigale se ha convertido en un auténtico monstruo difícil de parar ahora mismo. Ducati, que no ganaba un mundial desde 2007 con el australiano Casey Stoner, volvió a alzarse con el tan ansiado cetro de pilotos esta temporada.

La combinación ha sido perfecta, la soñada por todo italiano aficionado al motociclismo. Moto italiana, mono rojo y piloto italiano. El turinés Pecco Bagnaia ganó su primer mundial y cuenta con una moto que apenas tiene fallos para volver a repetir en 2023. Este año tendrán doppietta, ya que al otro lado del box llega un joven Enea Bastianini que amenaza con ir a por todas.

Ir al contenido