Russo
Copa Mundial Femenina 2023

Alessia Russo, recorrido, determinación y destino de Inglaterra

La iniciación de Alessia Russo al mundo del fútbol no tiene ningún giro enrevesado ni sigue un guion hollywoodiense. Al igual que ocurre con muchas de sus contemporáneas, Russo transitó al verde desde las gradas del equipo de su localidad… después de aburrirse de observar a su hermano mayor jugar al fútbol; quería pasar a la acción. Ahora, más de una década después, Russo es una de las jugadoras más dominantes, influyentes y determinantes del panorama mundial. Para entender su grandeza y el papel que puede jugar con Inglaterra en el partido más importante del mundo, la final del Mundial que medirá a ‘The Lionesses‘ ante España, es imprescindible reseñar su historia.

🙋‍♀️ Bearsted, el inicio de todo

«Su hermano, Giorgio, jugaba en un equipo de chicos. Ella solía pedir prestado un balón de fútbol. Así fue como la vi por primera vez», evoca Colin Whitfield, el primer entrenador de Russo en el Bearsted FC, en Maidstone, en el condado inglés de Kent. «La veía en las gradas tocando el balón. Tuve una charla con su padre y le dije que el club contaba con un equipo femenino en el que sería elegible para jugar la temporada siguiente, una categoría por encima de la que le correspondía por edad. Y así fue: Russo comenzó a jugar en el equipo sub-10 cuando tenía ocho años.

Russo

Alessia Russo, junto a sus hermanos y el trofeo de la FA Cup.

Desde que empezó a jugar, Russo estuvo dotada de una potencia, un alcance y una calidad en su disparo que pocos de su edad poseían. «Los campos eran reducidos, con unos 60 metros de largo por 40 de ancho, así que podía jugar desde el centro del campo, dominar los partidos y chutar desde muy lejos», detalla Whitfield en palabras a The Telegraph.

«Tenía pies veloces. En mi época no tenía las piernas largas que tiene ahora; era más baja, pero solía dejar atrás a las jugadoras como si no estuvieran. Siempre pensaba tres o cuatro pasos por delante de cualquier defensora», sigue el primer técnico de Russo, que ya detectó que manifiesta y temprana superioridad le valdría una exitosa carrera.

Solo permaneció una temporada en el Bearsted antes de recorrer su propio camino, primero uniéndose a las filas juveniles del Charlton y luego al Chelsea, donde a los 15 años se vio limitada por el sistema de la liga inglesa. En ese momento, los jugadores solo podían firmar un contrato con un club sénior a los 18 años, no a los 16, por lo que Russo, intrépida por naturaleza, buscó oportunidades en otros lugares.

 

Cabe destacar que, mientras Russo ha ido fraguando su figura en el fútbol, el Bearsted está más que satisfecho de cosechar los frutos de su éxito. El club de Kent casi se derrumba durante la pandemia y habría desaparecido de no haber obtenido una subvención de 10.000 libras de The National Lottery, la institución de lotería inglesa, que ha invertido más de 50 millones de libras durante la última década en el fútbol regional.

Más allá, la influencia de Russo en su comunidad es indudable: «El número de equipos femeninos ha florecido, y también estamos viendo a muchas chicas jugar en equipos mixtos ahora», afirma Whitfield. «Hay muchas más chicas jugando en equipos de chicos de ligas locales que antaño. Antes era del todo inusual ver a una chica jugar en un equipo de chicos. Ahora, en algunos equipos, la división entre chicas y chicos está en un 50-50″.

👩‍🎓 Formación en Estados Unidos

Alessia Russo cruzó el charco para estudiar y jugar en las Tar Heels de la Universidad de North Carolina, la misma en la que lo hizo Sarina Wiegman, su actual seleccionadora. Misma facultad en la que se forjó Michael Jordan con el 23 a la espalda, dorsal que porta Russo en la selección. Ante las dificultades para saltar al profesionalismo de forma precoz en Inglaterra se vio obligada a buscar el sueño americano. «Russo se fue a Estados Unidos. Movimientos como ese, dejar marchar a Alessia, llevaron a todos los clubes ingleses a alertar a la federación inglesa. «FA, escucha, no podemos seguir dejando marchar a nuestras jóvenes», narra Emma Hayes, la entrenadora del Chelsea.

«Tuvimos que seguir desafiando el statu quo, incluso hoy todavía tenemos que hacerlo en la actualidad. No quedó más remedio que mejorar las condiciones para que las jugadoras se quedasen en Inglaterra. Esa medida de presión provocó muchos cambios en nuestro sistema inglés, pues se creó una una liga de academias, conseguimos mayor financiación para nuestras canteras…», dice Hayes a a The Telegraph.

Russo

En 2020, Russo regresó a Inglaterra con un título en Ciencias del Deporte, ansiosa por aplicar sus conocimientos en el Manchester United, antes de irrumpir en el equipo senior de Inglaterra, donde se catapultaría al centro de atención. Firmaba así por el club de su infancia para jugar junto a su mejor amiga, Ella Toone. Juntas formaron una dupla inseparable e imparable que condujo al Manchester United hasta la Champions League por primera vez en su corta existencia.

🏆  Alessia Russo, ambición por bandera

Durante la Eurocopa del año pasado, Russo principalmente actuó como suplente, lo que ni mucho menos redujo su enorme impacto en los tramos finales de partido, fresca y activa, ante el cansancio predominante sobre el césped. «Si la dejaba fuera del once inicial, sabía qué podía decirle: Ve y gana el partido por nosotros. Eso es lo que ocurre cuando posees tanto talento«, recuerda Whitfield.

 

No obstante, en la presente Copa del Mundo, Russo demostró que jamás se conformó con un papel secundario: adelantó a Chloe Kelly en la jerarquía de delanteras y ratificó el cambio de orden en el ataque de Inglaterra.

Su hat-trick en 11 minutos en la victoria 20-0 de ‘The Lionesses‘ sobre Letonia en noviembre de 2021 continúa como el más rápido anotado por cualquier jugadora de Inglaterra. Su serie de actuaciones, tanto a nivel de club como internacional, la llevaron a cerrar un muy esperado fichaje por el Arsenal antes de la Copa del Mundo, posiblemente la incorporación más sonada en el futfem a lo largo del verano de 2023. Para Rachel Yankey, exjugadora de la selección de Inglaterra y del Arsenal, Russo encaja perfectamente en las gunners.

«La forma en que retiene el balón es fantástica. Siempre quieres una goleadora, pero también deseas una jugadora que aporte más, que juegue para el equipo, y Alessia definitivamente se ajusta a ese perfil. Jugar bajo diferentes entrenadores y estilos solo la hará mejorar», dice Yankey antes de la final del Mundial en la que Inglaterra se medirá a España en la lucha por conquistar el mayor trofeo que existe en el fútbol de selecciones, donde, Russo, será uno de los principales focos de atención.

Ir al contenido