Jorge Vilda
Copa Mundial Femenina 2023

Jorge Vilda, un ultimátum bañado en oro y gloria

Ahora sí. El Mundial ganado por España ante Inglaterra en Sídney (Australia) tiene que ser el empujón definitivo para el fútbol femenino. No hace tanto tiempo, las chicas que jugaban con la Selección no llevaban ni el nombre en la camiseta. Ahora son campeonas del Mundo. 23 jugadoras dirigidas por un técnico, Jorge Vilda, que se ha convertido en un héroe inesperado para el fútbol femenino español.

El madrileño, junto a su cuerpo técnico, ha pasado de ser criticado por casi todos, inclusive por integrantes de su propio equipo, a levantar el trofeo más preciado del fútbol de selecciones. Lo hace en el que podría haber sido su último torneo como seleccionador y siendo esencial con decisiones y cambios tácticos.

¡¡¡España, campeona del mundo!!!

👌 Un once con constantes cambios

Vilda ha utilizado en este Mundial de Australia y Nueva Zelanda, su cuarto gran torneo con la Selección, a 22 de las 23 jugadoras convocadas. Únicamente se quedó sin jugar Enith Salón, la tercera guardameta del equipo. Solo otras dos selecciones más, Suecia y Portugal, pueden decir lo mismo que España. Anteriormente, el seleccionador había sido menos cambiante en sus rotaciones. En la Eurocopa de 2017 no jugaron seis futbolistas, en el Mundial de 2019 fueron cuatro y en la Eurocopa de 2022 se quedaron en blanco también cuatro jugadoras.

Eso ha cambiado en este Mundial, donde Vilda ha probado cosas en casi todas las líneas del campo. Tras la derrota ante Japón, el seleccionador hizo un cambio en la portería. Misa perdió el sitio ante Cata Coll, que pese a recibir un gol en los cruces definitivos salvo en la final, ha mostrado un buen nivel. Otras variaciones han llegado en la defensa. Olga Carmona, la autora del gol en la final, ha ido alternándose en el lateral con Ona Batlle, que puede ocupar los dos perfiles, y con Oihane Hernández.

En el eje de la zaga empezó Ivana Andrés, pero ha acabado jugando Laia Codina, mientras que Jenni Hermoso también le ha dado muchas opciones al técnico madrileño con su gran capacidad de jugar en casi cualquier posición del centro del campo y del ataque. Es más, su mayor contribución ha sido en el medio. Y en ataque, Salma Paralluelo fue suplente ante Países Bajos y Suecia en los cuartos y semifinales, pero revolucionó ambos encuentros con su salida. Por último, Esther González ha ido entrando y saliendo del equipo, al igual que Mariona, que empezó y acabó con un gran rendimiento el Mundial.

Salma Paralluelo, el relámpago que ilumina a España

Se puede resumir que solo Irene Paredes, Teresa Abelleira, Ona Batlle, Jenni Hermoso y Aitana Bonmatí han tenido un sitio fijo en las alineaciones de Vilda. Caso aparte es el de Alexia Putellas. La dos veces ganadora del Balón de Oro no ha tenido el protagonismo esperado ante la falta de ritmo tras salir de una complicada lesión de rodilla.

😯 La derrota ante Japón, una de las claves del torneo

España ha dominado casi todos los partidos del Mundial con un juego de combinación y de presión alta que ha ahogado a sus rivales. Y ese casi es el manchón ante Japón. Un 4-0 en contra para cerrar la fase de grupos y que sembró un futuro incierto a las puertas de las eliminatorias definitivas. Sin embargo, el equipo supo reaccionar y convirtió toda su frustración en ganas de competir. La selección embistió a Suiza en octavos con una Aitana Bonmatí estelar.

Vilda - España

Jorge Vilda se abraza con Irene Paredes.

En cuartos, fue Salma la encargada de romper el partido saliendo desde el banquillo. La mejor jugadora joven del torneo hizo una jugada para enmarcar y poner a España en las semifinales, donde volvió a ver portería. Ese rol dinamizador entre Mariona y Salma ha sido clave en el triunfo de España, que ha dejado atrás el complejo de no saber afrontar retos en las grandes citas. En este Mundial se ha demostrado que no es así y que hay mimbres para ser el mejor equipo del planeta en los próximos años.

🆕 El próximo reto, unos Juegos Olímpicos

Tras ganar el Mundial, España tiene por delante un reto inexplorado anteriormente, disputar unos Juegos Olímpicos. La cita de 2024 en París será el siguiente reto del combinado nacional, que sí ha asegurado la participación del equipo masculino. El mismo Jorge Vilda reconoció que sería un sueño ganar una medalla olímpica, con lo que también dejó clara su intención de continuar al frente del equipo.

El triunfo en el Mundial no da plaza para los Juegos. De este modo, España tendrá que luchar para llegar a la cita olímpica que enfrentará a 12 países en la modalidad de fútbol. Francia, como país anfitrión, ya tiene su puesto asegurado, mientras que las otras 11 selecciones tendrán que ganarse el puesto. En Europa, será a través de la Liga de las Naciones. La fase de grupos de este torneo se jugará entre el 21 de septiembre y el 5 de diciembre de 2023, mientras que la fase final tendrá lugar entre el 21 y el 28 de febrero de 2024. A esa última ronda solo accederá la primera clasificada de cada uno de los cuatro grupos y solo las dos finalistas tendrán sitio en los Juegos Olímpicos.

España ha quedado encuadrada junto a Suecia, Italia y Suiza. Las jugadoras de Jorge Vilda iniciarán su andadura el próximo 22 de septiembre contra Suecia. El segundo encuentro lo disputarán el próximo 26 de septiembre contra Suiza y cerrarán la fase de grupos contra Italia el 27 de octubre.

Ir al contenido