colombia
Copa Mundial Femenina 2023

La olvidada ’10’ de la selección colombiana

Las ‘superpoderosas’ —como se conoce a la selección nacional en territorio colombiano— han sido uno de los equipos revelación del Mundial femenino que se disputa actualmente en Australia y Nueza Zelanda.

No en balde, han dejado atrás a rivales muy potentes, como la selección alemana. Y,  al vencer a las jamaicanas, cerraron un histórico pase a cuartos de final que jugarán contra Inglaterra.

España hace historia y alcanza las ‘semis’ guiada por Mariona y Salma

Además de los logros de las cafeteras, el público colombiano se ha consolidado como uno de los que ha roto récords de audiencia, tanto física como televisiva, en este torneo.

Entre las jugadoras más relevantes, hay que citar a la capitana, Catalina Usme, que acumula 52 goles vistiendo la camiseta de la selección y lidera así la tabla de artilleras de la Tricolor. A su lado, también se destacan Linda Caicedo, Manuela Venegas y Ana María Guzmán —quien debutó de manera brillante ante Jamaica—, entre otras.

Pero, detrás del actual equipo femenino y sus “superpoderosas”, se esconden las caras “largas” y sueños apagados de otras jugadoras cuya participación en la selección colombiana ha sido “vetada”, a pesar de su incuestionable contribución al impulso del fútbol femenino en el país.

El motivo de este veto es que varias de ellas hicieron denuncias que no sentaron muy bien a los máximos dirigentes del fútbol colombiano.

Tal es el caso de la “olvidada” 10 del equipo cafetero, Yoreli Rincón, una mediocampista que no entra en las convocatorias de la selección desde hace cuatro años.

La Libertadores 2018 y las denuncias de Yoreli

A finales de 2018, el equipo colombiano Atlético Huila se coronó campeón de la Copa Libertadores de fútbol femenino, tras vencer al Santos de Brasil. Yoreli Rincón era parte del equipo vencedor.

Tras ganar el torneo, la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol), organizadora de la Copa, entregó el premio —algo más de 50.000 euros— al campeón. Hasta aquí, todo bien… salvo que no existen un Atlético Huila masculino y otro femenino, pues el club no tiene formalmente separadas ambas secciones. Aprovechando esta circunstancia, los dirigentes del club asignaron ese dinero al equipo masculino que milita en la Primera División de la Liga de Colombia.

Inmediatamente, Yoreli Rincón denunció a través de las redes sociales que el premio que las jugadoras habían ganado no sería para ellas, sino para el equipo masculino del Atlético Huila.

“Esta niña…”

Finalmente, tras una serie de negociaciones, la propia jugadora informó que se había llegado a un acuerdo gracias a la intervención del presidente del equipo femenino del club, Diego Perdomo.

Sin embargo, una vez desatada la “guerra”, el entonces presidente de la Dimayor (División Mayor del Fútbol Colombiano), Jorge Enrique Vélez, afirmó que «las declaraciones de esta niña (sic) me han parecido bastante desafortunadas, porque creo que el esfuerzo lo tenemos que hacer entre todos. Pienso que todos vimos los goles del partido por Internet, porque no había nadie en Brasil. Por consiguiente, el fútbol femenino lo tenemos que madurar entre todos; trabajar y hacer un esfuerzo. Uno no pasa de primaria a la universidad de golpe«.

Más aún, Vélez aseguró que hacer declaraciones de tipo monetario está prohibido y que ya se sabía que la Conmebol no iba a dar el dinero al equipo femenino. «Conmebol le paga al equipo que tiene la licencia en ese momento. Estoy seguro de que eso se puede hablar. Pero lo que no puede pasar es que haya una grabación que circula por todo el país. Me han llegado mensajes de todos los equipos sobre qué vamos a hacer, viendo que se ha pedido dinero por Internet», concluyó.

Otras “vetadas” de la selección

La denuncia de Rincón animó a que se formularan nuevas denuncias por parte de otras jugadoras sobre el trato discriminatorio que sufre el fútbol femenino colombiano.

En 2019, Isabella Echeverri y Melissa Ortiz, quienes en ese momento eran parte de la selección cafetera, denunciaron públicamente, a través de un vídeo en redes sociales, presuntas irregularidades y cobros ilegales por parte de la Federación Colombiana de Fútbol.

En el vídeo, denunciaban que no les pagaban su salarios a tiempo, que los uniformes que les daban eran viejos y usados, y que la Federación había vetado a jugadoras por intentar hablar sobre estos temas.

Melissa Ortiz, que se dedica ahora a comentar partidos para la cadena estadounidense FOX Sports TV, dejó un emocionante mensaje al respecto tras el último partido de las cafeteras:

“Ver a estas jugadoras celebrando el éxito, porque esto es obviamente histórico, y representando a la Conmebol, pues son el único equipo de la Conmebol aquí presente, es increíble. Sólo pensar en todo por lo que hemos pasado como país, como mujeres… Esto no es sólo sobre la selección femenina; esto es sobre todas las mujeres de Colombia y Sudamérica. Recuerdo cuando mi compañera Isabella [Echeverri] y yo empezamos esta pelea con la Federación, pidiendo unos estándares mejores […] Nosotras derribamos a la Federación y, si no fuese por eso, ellas no estarían aquí […] No me arrepiento de lo que hicimos. Es muy gratificante ver los resultados y volvería a hacerlo una y otra vez”.

¿Veto o no veto?

Pese a sus excelente resultados futbolísticos, Yoreli Rincón sigue sin estar convocada para el equipo nacional y se ha quedado por fuera de grandes eventos, como la Copa América 2022 y el actual Mundial Femenino.

El actual técnico de la selección, Nelson Abadía, ha explicado en una rueda de prensa que en la ‘Tricolor’ no hay vetadas, recalcando que todo se debe únicamente a un recambio generacional. “Toda renovación, en cualquier país y en cualquier selección, siempre crea polémica, roncha, conflicto. Nuestro país no es una excepción”, ha afirmado. “Siempre se habla de situaciones que no vienen al caso, a lo futbolístico, sino de cosas extrafutbolísticas”.

Puede ser. Pero qué casualidad que el “recambio generacional” de la selección colombiana se haya cebado de manera especial en las jugadoras que protestan. ¿No?

Ir al contenido