Fútbol

Las cifras de un Mundial femenino de récord

El fútbol femenino no frena. Quedan menos de seis meses para que empiece el Mundial de Australia y Nueva Zelanda y la expectación no hace más que aumentar. Con más de medio millón de entradas ya vendidas para la cita mundialista, desde la FIFA han decidido cambiar el escenario de la jornada inaugural con el objetivo de superar los récords de asistencia en un partido de fútbol femenino a nivel planetario. 

🏟 ¡Aún queda sitio!

Nada menos que 100.000 son los espectadores con los que la FIFA pretende llenar las gradas en la inauguración mundialista. Para ello, los planes han cambiado. El Eden Park de Auckland —con capacidad para 45.500 espectadores—, iba a ser el estadio que diera el pistoletazo de salida, pero, para poder alcanzar la cifra propuesta, el enfrentamiento entre Australia y la República de Irlanda será en el Stadium ANZ Australia (Sídney), con capacidad para 83.500 y ampliable a 100.000.

Para poder alcanzar el número de asistencia planeado, a partir del viernes 24 de febrero de 2023 podrán comprarse entradas. Los más rezagados tendrán una última oportunidad el martes 11 de abril de 2023, 100 días antes de la jornada inaugural. Los precios de los paquetes de las entradas para los partidos del Mundial están disponibles por orden de solicitud, con precios de entre 20 y 50 dólares para adultos y 10 y 25 para niños, en función de la zona del estadio. Por el momento, a la espera de la ampliación de aforo, el partido inaugural, al igual que la final, tiene las entradas agotadas.

Pero desde la FIFA tranquilizan a todos aquellos aficionados que ya contaban con su entrada, que no tendrán problemas para asistir a la nueva localización. Recibirán por correo electrónico un mensaje en el que se les notificará el cambio y su entrada seguirá siendo válida.

💴 A por el récord de California

El objetivo propuesto parece ambicioso, pero es viable. El registro más alto de asistencia a un partido de fútbol femenino en un Mundial fue en la final de 1999 en el Rose Bowl de Pasadena (California), en un duelo entre Estados Unidos y China al que acudieron 90.195 espectadores. En España, los números no suenan extraños, pues el Barcelona y el Wolfsburgo de la Champions reunió a 91.553 personas. Ahora, a nivel mundialista, la FIFA quiere romper todo registro.

Aunque la sede de la jornada inaugural cambie de estadio, la ceremonia de inauguración mantendrá su lugar original en el Eden Park en Auckland, donde se jugará el Nueva Zelanda-Noruega. La cuenta atrás para el Mundial sigue activada: 170 días para que Oceaunz empiece a rodar en Australia.

Ir al contenido