Real Madrid
Copa de la Reina

Ahora o nunca para el Real Madrid en la Copa de la Reina

El Barcelona ha sido eliminado de manera oficial de la Copa de la Reina. Esta exclusión se debe a la alineación indebida de la brasileña Geyse Ferreira, por lo que el máximo dominador del fútbol femenino español no podrá reeditar el título. El Sevilla, también. En este caso, fue Nagore Calderón quien arrastraba una sanción de la pasada temporada. Esta circunstancia deja las puertas abiertas al Real Madrid para conseguir su primer título.

El Barça derrotó en los octavos de final de la Copa de la Reina a Osasuna por un contundente 0-9 en suelo navarro. Las azulgranas exhibieron músculo con una tremenda actuación de Bruna Vilamala ante el combinado de Segunda división. Osasuna no tardó en notificar en un comunicado que Geyse Ferreira, titular en punta con la camiseta dorada del Barça, contaba con una sanción anterior. Esta acción, después de unos días de revisión, descalificó al máximo favorito. El cuadro que dirige Jonatan Giraldez encabeza la lista de títulos coperos y ha conquistado siete de los últimos diez.

⚪  Ha llegado el momento

Con el Barcelona fuera de escena —tiene un plazo de 10 días para recurrir—, el nombre del Real Madrid pasa a copar la lista de favoritos al título. El conjunto merengue no cuenta con la experiencia de otros en estas instancias del torneo, pero sí manifiesta argumentos deportivos. En una competición tan dominada por el equipo blaugrana, el Madrid ha demostrado opositar como el cuadro que mejor le ha competido. Especialmente las pupilas de Alberto Toril han demostrado ser muy duras en eliminatorias.

Aunque ese bagaje competitivo no se ha traducido en títulos, siempre con el Barça en medio, el Real Madrid gana enteros para levantar la Copa de la Reina. Otro alegato a su favor es que se pueden centrar plenamente en ir a por el título, ya eliminadas de la Champions y con un buen colchón de puntos en liga, donde tan solo han perdido un partido —efectivamente, ante el Barça—, la Copa pasa a ser la mayor prioridad en Valdebebas.

Alberto Toril ha instaurado un bloque sólido, con una plantilla más profunda y competitiva. Las once titulares, a excepción de algunas secundarias, están asentadas. Un 1-4-2-3-1 con Misa Rodríguez en la portería, una defensa conformada por Kenti Robles en derecha, Ivana Andrés y Kathellen Sousa o Rocío Gálvez como centrales y las punzantes subidas de Olga Carmona desde la izquierda.

El doble pivote es para Maite Oroz y Claudia Zornoza, con apariciones para Sandie Toletti o Freja Olofsson. Por último, un potente ataque con Naomie Feller en la derecha, Athenea del Castillo en izquierda, Caroline Weir en la mediapunta y Esther González arriba. Nahikari García, Tere Abelleira o Sofie Svava también ayudan.

Como punto negativo, la presión. Pasar de estar bajo el radar y, de repente, tener la responsabilidad que ganar sí o sí les puede pasar factura. El Real Madrid mueve mucha masa social y mediática y el gen ganador de la sección masculina puede ser una carga añadida a la presión infernal que la camiseta blanca impone sobre sus jugadoras.

🔴 Oposición rojiblanca

Su máximo rival en la ciudad, el Atlético de Madrid, emerge como la piedra más dura en el camino hacia esa primera conquista. Las rojiblancas se encuentran fuera de los puestos de Champions League y han vivido un cambio de entrenador a mitad de curso. Sin embargo, el Atlético ha sido uno de los competidores más longevos a los que se ha enfrentado el Barcelona por la hegemonía del fútbol español. También se apuntan el tanto de eliminar a la Real Sociedad, otro de los equipos favoritos.

En el solitario duelo que les enfrentó esta campaña, en Liga F, el Real Madrid salió victorioso. Los tres puntos se quedaron en el Alfredo Di Stéfano. Desde el primer derbi madrileño, la igualdad fue máxima, con ligera tendencia en las victorias hacia el bando blanco. En cualquier caso, el Atlético de Madrid busca reivindicarse. Por lo pronto, el Real Madrid encara la oportunidad dorada para ganar su primer título.

Ir al contenido