Japan v Croatia -World Cup
Mundial Catar 2022

Croacia prolonga su idilio con los penaltis

El quinto partido de eliminatorias mundialistas devolvió la emoción, aunque no lo hizo en un partido especialmente abierto. Esta vez, fue de más a menos el equipo asiático, a diferencia de lo visto en fase de grupos. Logró adelantarse por medio del incansable delantero Daizen Maeda al filo del descanso, en un córner sacado en corto y centrado por Ritsu Doan, que sorprendió a una poco contundente zaga rival en esa acción. Prácticamente, solo en esa acción.

Pero Croacia, en su enésimo reto a la épica, igualó el partido, en otro centro lateral, con una diana decisiva de Ivan Perišić, quién si no. Fue más ambiciosa en una prórroga insulsa, ya sin Luka Modrić sobre el césped, hasta finiquitar la hazaña en la tanda de penaltis, cómo si no. Livaković se vistió de Subašić 2018, detuvo tres de los cuatro lanzamientos que le ejecutaron y guió a los balcánicos a sus terceros cuartos de final en la historia de los Mundiales. Se mantiene así su invicto en los desenlaces desde los once metros.


Croacia ha jugado siete prórrogas consecutivas en los últimos siete partidos de eliminatorias, entre Eurocopa o Mundial. Ha ganado las cuatro mundialistas, tres de ellas en penaltis.


😯 Al son de Endo y Morita, Japón dominó

Contra todo pronóstico y sin que la selección nipona decidiese jugar un partido especialmente abierto, el inicial 1-5-2-2-1 de Moriyasu funcionó frente al 1-4-1-4-1 croata. Creó un cuadrado en el centro del campo que no supo defender la selección ajedrezada, con muchos pases filtrados por Endo y Morita, en lo que fue un notorio encuentro en términos de distribución. Doan y Kamada, astutos en cuanto a posicionamiento, no tradujeron todas las ventajas de las que dispusieron al recibir entre líneas, y tampoco lo hicieron Ito y Nagatomo desde los carriles. Los cuatro fueron un dolor de cabeza para la pizarra de Dalić, aunque la ventaja al descanso no fue suficiente para un equipo que se diluyó poco a poco.

😳 Croacia dañó con rutas alternativas

Defensivamente, Japón maniató a Croacia gracias a la coordinación y disciplina del bloque. Uno que mordía tras pérdida, que ganaba altura sin partirse por momentos y que fue ciertamente sólido a la hora de replegar. Un buen ejercicio de resistencia sin llevar la iniciativa de los nipones, excepto por dos aspectos. El juego directo del que abusaron los europeos antes del descanso, en busca de las descargas de Petković y saltando, sorprendentemente, a su línea más fuerte. La conformada por Modrić, Brozović y Kovacić, que no lucieron hoy. El centrocampista del Real Madrid, eso sí, estuvo cerca de hacer el 2-1 con una volea que obligó a Gonda a volver a lucirse, como ya hiciese frente a Alemania.

El segundo punto flaco nipón fueron los centros laterales que ya le habían hecho sufrir antes, vía mediante la que empató el eterno Ivan Perišić, en otro partido de mucho pundonor por su parte, y que Dalić quiso explotar más con la entrada de Ante Budimir. En ambas facetas, sin control de los balones aéreos, dejó a deber Takehiro Tomiyasu, hoy titular por la sanción de Ko Itakura. El del Arsenal llegó a Catar como uno de los líderes de Japón y, sin embargo, volverá a Londres con la sensación de no haber estado a la altura de las expectativas.

🥱 Sobró la prórroga

En medio de un mar de cambios, Moriyasu buscó la victoria con el ingreso de Mitoma o Asano, sus mejores revulsivos en Catar. Pero no consiguió intimidar demasiado en transición, en parte, porque Croacia cuidó los detalles para no perder balones que expusiesen a Gvardiol y Lovren, y porque estos volvieron a erigirse como la probablemente mejor pareja de centrales del Mundial. Fue otro imperial encuentro del central zurdo del RB Leipzig, pese a salir en la foto del 1-0. Sin Luka Modrić, Kovacić o el propio Perišić, a la selección croata le faltó velocidad en sus circulaciones e imprevisibilidad ofensiva. 

«Nuestra fuerza está en la cabeza. Otra vez demostramos tener un carácter fuerte.»
Luka Modrić al término del encuentro.

Croacia avanza así a cuartos en otra eliminatoria muy sufrida. Japón se despide tras ser una de las mayores revelaciones en Catar, pero sin alcanzar unos cuartos que se le siguen resistiendo a nivel histórico. Ya cayó en el descuento contra Bélgica hace cuatro años (3-2), con un agónico gol de Nacer Chadli. Esta vez murió en la orilla, aunque, eso sí, con dos remontadas para la posteridad. Una ante Alemania y la otra frente a España, en dos de los tres partidos donde una selección ha ganado un encuentro mundialista con menor porcentaje de posesión. A su manera, los nipones han escrito varios capítulos reseñables en la historia de los Mundiales.

Ir al contenido