Real Madrid

El Real Madrid más ‘testarudo’ se pone líder en Girona

El partido más esperado de esta octava jornada de la Liga española no defraudó y fue mucho más competido de lo que pueda parecer por el resultado. El acierto marcó la diferencia, a pesar de que el Real Madrid sufrió en la mayor parte del encuentro y sale de él con más dudas que con las que viajó a Montilivi. Joselu y Tchouaméni, en el minuto 17 y 21, pusieron la contienda muy de cara, en lo que Jude Bellingham se enfocaba en cerrarla con otro gol en la segunda mitad que le mantiene como máximo goleador en solitario del cuadro merengue.

El Girona perdonó y lo pagó caro, en un duelo que se ensució en el descuento y acabó en tangana a raíz de la dura entrada de Nacho Fernández a Cristian Portu, que le costó la roja al capitán blanco.

🫤 El Girona no materializó su dominio

Los amantes del fútbol español aguardaban expectantes para ver cómo de en serio iba este Girona y su puesta en escena ni mucho menos decepcionó. En los primeros diez minutos, el equipo de Michel Sánchez dispuso de dos situaciones claras de gol, que no canjearon Yangel Herrera y Viktor Tsyhankov, tras un par de centros desde los flancos de Miguel Gutiérrez y Yan Couto, dos laterales que son mucho más que eso. El español fue un dolor de cabeza por sus apariciones por dentro en un plan flexible en términos posicionales.

Lo hizo con David López como teórico centrocampista, que se incrustaba entre centrales cuando el Girona fraguaba sus ataques, mientras que Blind y Eric García se abrían para hacer una salida de tres. Yan Couto, profundo como de costumbre, resultó difícil de detectar cuando doblaba por fuera a un Tsyhankov que atraía miradas al meterse por dentro. Camavinga, de vuelta al lateral zurdo, sufrió más de inicio que Carvajal en su retorno de lesión.

El Girona no tiene techo: ¿revelación o realidad?

Como si nada hubiera pasado, el de Leganés estuvo firme para contener a Sávio Moreira, uno de los extremos más desequilibrantes de la liga en este arranque de temporada. De ahí que Michel decidiese trasladarle al costado derecho de forma permanente, con la entrada de Valery al descanso por el extremo ucraniano. Lo cual tampoco sirvió para que ‘Savinho’ ganase sus situaciones de mano a mano con el francés, que se creció en el segundo acto.

La entrada de Portu, Stuani y un Pablo Torre que ingresó ya con el partido sentenciado, no cambió el guion de partido que ya había desde la media hora de juego. Un Girona vistoso y con peligro, gracias a su buena circulación de pelota desde el desplazamiento de Aleix García, pero sin eficacia en la zona donde se reparten los puntos.

🥅 El Real Madrid, mejor en área rival que en su rancho

El que no perdonó ni los buenos días fue el conjunto blanco. En apenas cuatro minutos, dos zarpazos pusieron el partido de cara para los de Ancelotti, que encontraron antes el gol que el dominio. Lo uno llevó a lo otro, de hecho, porque los mejores minutos del Real Madrid llegaron tras las dos anotaciones. Joselu, empeñado con demostrar que puede y se muere de ganas por ser el ‘9’ de este Real Madrid, abrió la lata un día más, al convertir el centro de un Jude Bellingham poseído por el exterior de Luka en esa acción. El 2-0, sin tiempo para reaccionar, llegó a centro de Kroos desde la esquina, con Tchouaméni aprovechando el despiste de Blind en la marca. Pudo sentenciarlo Bellingham en una transición rápida al espacio, pero marró un mano a mano a la media hora, que no impidió que volviese a ver puerta en la segunda mitad.

La cara más negativa para los madridistas, más allá de la expulsión de Nacho Fernández y de un Vinícius que hizo la guerra por su cuenta en demasiadas ocasiones y que pidió el cambio en el minuto 65, por precaución según ‘Carletto’, fue su defensa en bloque bajo y a balón parado. El Girona puso en serios aprietos a los visitantes desde esta vía, especialmente con Yangel Herrera y David López como rematadores. Aunque la pareja de centrales compuesta por Rüdiger y Nacho sigue sin convencer, Ancelotti tendrá que buscar un plan de emergencia para recibir a Osasuna el próximo sábado. Los dilemas, dilemas son. Solo que se afrontan mejor desde lo más alto de la clasificación.

Ir al contenido