Rodrygo Goes Real Madrid
Real Madrid

El enigma de Rodrygo: ¿qué esconde su irregular inicio de curso?

Rodrygo Goes no acaba de arrancar en esta temporada. Lejos de la responsabilidad que se están repartiendo Bellingham y Vinícius, él debía ser el nuevo delantero centro del Real Madrid. Rellenar el vacío que dejó Karim Benzema no iba a ser sencillo, pero tampoco se esperaba este inicio tan errático. Las estadísticas no engañan: ha marcado un gol y ha dado una asistencia en nueve partidos. Y, además, ya ha dejado claro que no le gusta jugar tan fijo en el centro del ataque. La pelota, por tanto, está en el tejado de Ancelotti. ¿Es realmente así? ¿De dónde sale este mal desempeño del brasileño?

⚙️​ ¿Es culpa del sistema?

Por mucho que la opinión pública lo deslice en más de una ocasión, Carlo Ancelotti no es tonto. Ha ganado cuatro Champions League y ha desarrollado varios sistemas tácticos exitosos. Su modelo, duela a quien le duela, funciona en clubes grandes. Si ha colocado a Rodrygo por delante del rombo, como el delantero más posicional, es por algo. La cosa es que, de momento, al brasileño no le acaba de convencer. Para jugar en esa punta de lanza, escoltado por Vinícius (el otro delantero con más movilidad) y Bellingham (que hace un poco de todo), se necesita cierto rigor posicional para fijar centrales y ocupar espacios de remate en el área. Joselu, por tanto, es ideal. Además, ese rol explicaría el interés de Ancelotti en fichar a Harry Kane. Rodrygo vive más feliz sin ser la referencia.

Pese a ello, es evidente que tiene gol. Sus números en Champions League tampoco engañan, ya que produce un gol cada 89 minutos. Posee ese ángel que solo tienen los mejores goleadores, y su exhibición ante el Manchester City lo demuestra. Sus dos goles para forzar la prórroga en la vuelta de las semifinales del 2022 los podría firmar un delantero centro de los de siempre. El instinto está ahí, y por eso Ancelotti apuesta por él. El próximo paso que debe dar su juego es el de ser más letal en el día a día, y eso le lleva a comprender mejor los tiempos del área. Y es que, pese a no entusiasmarle su posición más centrada, las estadísticas le avalan.

Los cinco puntos que definen el nuevo sistema del Real Madrid

🫵​ ¿Es un problema futbolístico de Rodrygo?

Rodrygo, en este inicio de temporada, está promediando sus mejores números en cuanto a expected goals. O, lo que es lo mismo, está gozando de más ocasiones de calidad. Por consiguiente, también está siendo el año en el que más tiros por partido promedia. Y, de paso, genera más pases clave por partido respecto a su carrera como jugador del Real Madrid. Por tanto, esa teoría del sistema como culpable se cae con todo el equipo. Los focos apuntan, en consecuencia, al propio futbolista. Tiene más ocasiones, teóricamente de mejor calidad en su conjunto, pero factura menos.

Se puede entender la frustración de Rodrygo por haber cambiado su forma de acercarse al gol. Para ver como se conjugan las sensaciones con los números, sus contribuciones goleadoras de la temporada pasada vinieron generalmente de jugadas que no son de delantero puro. Hay muy pocas que sean de cazagoles de toda la vida, destacando más el cómo cae a banda o cómo conduce el balón antes de que finalice la jugada con el pase decisivo o el remate. El brasileño se sentía cómodo orbitando alrededor de Benzema, quedándose a medio camino entre una segunda punta y el extremo derecho (zona que ocupaba Valverde cuando coincidían en el campo). La cosa es que, una vez más, su evolución natural es hacia el centro del ataque. Ya sea con o sin un delantero que le fije a los centrales, su fútbol alcanzará el potencial que se espera de él más cerca del área.

Rodrygo Goes Real Madrid

Rodrygo Goes no acaba de encontrarse cómodo como referencia del Real Madrid en ataque.

🎯 ¿Y si todo es por una racha de mala puntería?

Los números, en esta guerra entre lo que muestran y las sensaciones que emanan del juego, no engañan. Igual que señalan que el inicio no ha sido malo en términos futbolísticos, también recalcan una preocupante falta de puntería de Rodrygo. Esta, lejos de lo que considera su zona de confort en el campo, es lo que está frustrándole. Sus números de xG son mayores, sí, pero la mejora es ínfima si tenemos en cuenta que chuta una vez más cada 90 minutos. Está frustrado, lo que provoca que esas ocasiones no sean tan claras como antaño pese a que, en su conjunto, sumen más.

Rodrygo Goes, el heredero de ‘Mr. Champions’ en el Real Madrid

Por ello, solo queda esperar. Ruud van Nistelrooy, que de marcar goles sabe un rato, ya se lo dijo a Gonzalo Higuaín: "Los goles son como un bote de kétchup. A veces no salen por mucho que lo intentes, y otras veces salen todos de golpe". No le queda otra a Rodrygo que seguir intentándolo, pues su talento es diferencial. Los goles acabarán cayendo por su propio peso. Le guste más o menos al brasileño, es su rol en el equipo. Ahí entramos en el debate sobre si está bien estructurada la plantilla, pero es algo que no va a resolver estos problemas de puntería. Poco importa eso a mediados de octubre. Quizás es una solución simplista a un problema complejo, pero no se puede hacer más. Eso y, claro, practicar de cara a puerta. Si funcionó con Vinícius para transformarle en un atacante letal, con Rodrygo debería salir también.

Ir al contenido