Real Madrid Derbi
Real Madrid

Los tres pecados del Real Madrid en el derbi madrileño

El Real Madrid tuvo una noche de pesadilla en el Metropolitano. Salvo unos buenos minutos que fueron desde el gol de Kroos hasta el descanso, el Atlético de Madrid fue superior. Desde la intensidad hasta la disposición táctica, los de Simeone supieron castigar las debilidades de sus vecinos. Y así, en un abrir y cerrar de ojos, la condición de invictos se fue al garete. Sin desestimar el acertado partido de los rojiblancos, toca analizar qué hicieron mal los de Carlo Ancelotti. Porque, una vez más, queda la sensación de que se pudo evitar esta derrota. O, al menos, haberla disimulado mejor.

El Atlético le arrebata el invicto al Real Madrid en el derbi

❌​ Ancelotti se equivocó de primeras

Errar es humano. Ancelotti, que sigue siendo uno de los mejores entrenadores de la historia, demostró que pasa hasta en las mejores casas. El italiano no ha tenido demasiados partidos mal planteados en su etapa en el Real Madrid, aunque sí hay varios muy sonados. Ya sea el día en el que Modric jugó de falso nueve contra el Barcelona o el ubicar a Ramos en el medio del campo ante la Juventus, esas alineaciones erróneas aún se siguen recordando. Pues bien, el enfoque que le dio a este último derbi madrileño también estará en esa lista ilustre para lo negativo. Ancelotti apostó por jugar con cinco centrocampistas, siendo Rodrygo el único punta y dejando las bandas aún más desprotegidas para poblar innecesariamente el medio.

Todos los goles del Atlético de Madrid llegaron por la derecha de la defensa blanca, demostrando lo estudiado que tenía Simeone al Real Madrid. La cosa es que el planteamiento para este partido se lo puso aún más fácil. Si Ancelotti esperaba un partido en el que tendría toda la posesión de inicio, los rojiblancos demostraron ser más ofensivos de lo esperado. Cada internada por banda era un dolor de cabeza. Luego está la poca intensidad defensiva, pero el primer gol lo regaló Ancelotti con las alineaciones.

Los cinco puntos que definen el nuevo sistema del Real Madrid

💔 La fragilidad defensiva del Real Madrid

El único lunar que tenía la brillante racha de resultados del Real Madrid era la zaga. Se encajaba con demasiada facilidad. Y como dice aquel, el arte de defender comienza por tener actitud para ello. Vale que los merengues apuestan por un estilo ofensivo, adelantando mucho la línea y dando lugar a que puedan existir estos accidentes, pero siempre daba la sensación de haber podido hacer algo más. De que, en definitiva, hay un exceso confianza y que todo se podía haber evitado. Esto se vio claramente en la defensa del área de los blancos en el Metropolitano. No hizo falta que cargasen demasiado el punto de penalti los colchoneros, pues sabían perfectamente donde atacar. Ya fuese por errores propios o por un fallo estructural, siempre iban al mismo punto ciego: el sector izquierdo de la defensa.

David Alaba y Fran García no tienen el mismo dominio del área que tiene Antonio Rüdiger en el perfil contrario. Y, cuando está Carvajal, sobra señalar la monumental diferencia. Ni el austriaco estuvo especialmente brillante en el marcaje ni tuvo demasiada ayuda por parte del lateral, que suficiente tenía con lo desbordado que estaba. Cada centro al área desde la derecha de la defensa del Real Madrid hacia el perfil zurdo era una sentencia de muerte. Así llegaron los tres goles, saliendo Alaba y García señalados. Toca ver mucho vídeo en esta semana para corregir esa sangría provocada por el ataque del Atlético.

👎​ La posición de Bellingham

Quizás es reincidir en lo mismo de ese primer error que tuvo el Real Madrid ante el Atlético de Madrid, pero es justo que tenga un epígrafe aparte. Jude Bellingham está siendo, por derecho propio, el mejor jugador de este arranque de temporada por su polifuncionalidad. Tenerle en el campo supone, a efectos prácticos, jugar con uno más. Ancelotti le inventó esa posición en el vértice superior del diamante, incitándole a hacer de todo. El problema es que Bellingham llega hasta donde llega. Si bien puede hacer mil cosas bien, no es conveniente cargarle con más tareas. En el Metropolitano tuvo que hacer lo de siempre más las labores que suele hacer un delantero en este sistema. No le daba para estar a todo.

Esto hizo que el equipo se atascase, bajando el ritmo de la circulación de balón pese a la cantidad de centrocampistas. No había ningún tipo de referencia, por lo que parecía más un ataque de balonmano que de fútbol: todos alrededor de un área muy bien defendida por el Atlético de Madrid. El Real Madrid racionalizó ese espacio con la entrada de Joselu y luego la de Tchouameni, pero ya era demasiado tarde. Para cuando llegaron los cambios, los merengues estaban a merced de unos colchoneros que dominaban el partido desde la defensa.

Bellingham Real Madrid

Bellingham tuvo una tarde complicada en el Metropolitano.

Al menos, tienen tiempo para redimirse. Así como Alaba y Fran García tienen por delante muchas horas de vídeo para detectar sus errores en la defensa del área, Ancelotti y su equipo ya están metidos de lleno en estas sesiones. Si bien una derrota en el Metropolitano entra en los planes, lo que hay que atajar es la imagen dada. El plan no salió bien, mostrando las costuras del equipo a todo el mundo. Toca atajar cuanto antes esos problemas para que la sangría de puntos sea mayor. En medio de un inicio de semana difícil para el Real Madrid tras caer en el derbi, solo les queda señalar sus tres pecados y empezar a purgarlos.

Ir al contenido