Burgos Plantío
⚽ Segunda división

El Burgos en El Plantío, la visita obligada al dentista de Segunda

Ir al dentista es sinónimo de sufrimiento. Sabes que toca hacerlo, que es lo correcto, pero no es plato de buen gusto. Ya sea para una rutinaria limpieza o para algo más grande, funciona como la antesala de un mal rato por el que (además) pagas. Lo único que se puede ganar en estos sitios es un disgusto. Amparado por esta máxima, hay un estadio que se ha erigido como la clínica dental oficial de la Segunda división. Cada equipo que visita al Burgos sabe lo que toca: nadie se va con los tres puntos de El Plantío.

🔥​ El Plantío es una caldera

«Es complicado encontrar las claves más concretas, pero es cierto que la afición tira mucho», confiesa Sergio Sainz, periodista y colaborador del podcast ‘Adelante Campeadores‘. El ambiente que se forma en El Plantío es de los que aprieta a los rivales. A pesar del frío que hace en Burgos, cada domingo se genera un infierno alrededor del terreno de juego. Es una olla a presión en la que no ha conseguido ganar ningún visitante. De 16 encuentros, han cosechado 11 victorias y 5 empates. Solo Zaragoza, Huesca, Levante, Andorra y Mirandés han logrado salir con vida en su paso liguero por la orilla del río Arlanzón.

Solo hay una excepción que confirma la regla: el Mallorca ganó 0-3 en su choque en la Copa del Rey. Lejos de ahí, todo son buenas sensaciones en Burgos. Hasta en su derbi contra el Valladolid consiguieron hacer de su casa un fortín cuando el juego no les acompañó. «Aquel día, cuando a los jugadores les empezaban a pesar las piernas, la grada les levanto», afirma Sainz. Como si les acompañase algún tipo de poder sobrenatural, protegieron el 1-0 ante sus acérrimos rivales. Han demostrado que, allá donde no llega su fútbol, sí llegan con el aliento de su afición.

A Malata, el secreto mejor guardado del Racing de Ferrol

Esta racha es algo inédito para el Burgos en el siglo XXI. Ya lograron algo similar cuando ascendieron de Tercera división a la extinta Segunda división B, pero no fue en el fútbol profesional en el que se encuentran actualmente. Solo hay un precedente en su historia, y para llegar hasta ahí toca remontarse varias décadas hacia atrás. Solo los más veteranos han visto semejante racha de imbatibilidad del Burgos como local. El precedente es enormemente positivo, pues consiguieron ascender en dicha temporada. «Ojalá podamos repetirlo», señala el de ‘Adelante Campeadores‘.

🥶​ El Burgos pasa frío lejos de casa

La campaña del Burgos solo tiene un problema: fuera de casa no está ni cerca de su rendimiento en casa. Si como locales son el mejor equipo de la categoría, como visitantes son el quinto peor. Es decir, estaría bordeando el descenso si solo contase su rendimiento lejos de El Plantío. Parece que todos los equipos se han puesto de acuerdo para hacer sufrir al Burgos lo que ellos padecen cuando les visitan. Han logrado que la dinámica tan positiva que tienen como locales sea diametralmente opuesta cuando no les arropa todo el estadio. Pasan de lograr 2.47 puntos por partido a unas paupérrimas 0.73 unidades por encuentro.

Burgos El Plantío Segunda

Lejos de casa, el Burgos solo ha cosechado 11 puntos en 15 partidos.

Al menos, su forma fuera de casa no empaña su temporada. Están en la pelea por terminar la campaña en los puestos de acceso a los playoff de ascenso a casi diez jornadas del final. Si se clasifican para dicha fase de la competición, el formato les favorece indiscutiblemente. Al ser eliminatorias que tienen partidos de ida y vuelta, pueden hacer del ambiente en El Plantío su gran arma para regresar a la Primera división. Es una estrategia que suena bien, ya que con ella han caído gigantes de la categoría como el Leganés o el Elche. Todo depende de recuperar la buena dinámica con la que comenzaron la temporada y que aún sigue activa.

Por ello, en Burgos saben que todos juegan. No es ninguna frase pretenciosa para buscar nuevos abonados, sino una realidad. Con el trabajo conjunto de jugadores, cuerpo técnico y aficionados se han ganado el poder soñar con algo tan grande como un ascenso a Primera. Desde 1993 no pisan la élite del fútbol español, lo que desembocó una grave crisis que tuvo al club al borde del abismo. Saben que es su momento para hacer historia. Están a 12 jornadas de colarse en el deseado playoff, y, a partir de ahí, todo es posible. Lo es hasta para un equipo que ha basado su identidad en algo tan incómodo como una visita al dentista. Por lo menos, en El Plantío no todos lo pasan mal, pues los burgaleses siempre salen satisfechos.

Ir al contenido