Roque Mesa
Segunda división

Roque Mesa cambia la cara al Sporting e ilusiona a El Molinón

Roque Mesa firmó por el Sporting de Gijón durante los primeros días del mes de septiembre. Su etapa en el Valladolid se cerró en malos términos, pese a ser uno de los jugadores que mejor rendimiento mostró durante los casi tres años de estancia en Pucela. El teldense aterrizó en el Sporting con el campeonato empezado y, una vez que ha cogido la forma, ha transformado por completo al cuadro asturiano.

Miguel Ángel Ramírez, canario, como su nuevo centrocampista, le ha dado la manija del equipo. El técnico comentó tras desembarcar en El Molinón que la faceta de la que más orgulloso estaba como entrenador profesional era la cantidad de jugadores que había potenciado; si bien ahora ha sido uno de sus jugadores, como Roque, el que ha elevado a Ramírez y el juego del Sporting. A sus 34 años, Mesa quiere realizar un último servicio en el fútbol de élite: ayudar al Sporting a regresar a Primera división.

Roque Mesa

Estadio El Molinón, durante un partido del Sporting.

✨ Roque Mesa, dueño del estilo

Miguel Ángel Ramírez quiso implementar un estilo de juego basado en la posesión del balón. El canario ha buscado dar forma a conjunto que enamore con su juego a las gradas del Enrique Castro ‘Quini’, aunque, como avisó en su presentación, quiere hacerlo «con mano izquierda» y «capaz de adaptarse a lo que propongan los rivales», así como «a los jugadores disponibles en la plantilla».

El impacto de Roque Mesa fue inmediato, una vez que su entrenador le dio la titularidad. Desde el banquillo disputó algunos minutos frente al Tenerife o el Andorra, aunque apenas tuvo influencia. Contra el ‘Tete’ solo entró en juego en 19 ocasiones en los 12 minutos que participó. Ante el Andorra, donde disputó casi toda la segunda parte, no pudo intervenir, ya que los de Eder Sarabia monopolizaron la pelota, aunque sin crear peligro para la meta sportinguista.

Si bien ambos partidos no fueron escenarios propicios para que el teldense entrase en contacto con el balón frecuentemente, no es menos necesario reseñar que Roque Mesa es el típico perfil de centrocampista mandón, futbolista que necesita y reclama el protagonismo. Frente al Huesca, encuentro en el que ostentó su primera titularidad, Roque se encargó de cumplir con el papel de estrella y de hacerlo suyo de cara a encuentros venideros. El mediocentro fue crucial: tocó 67 veces la pelota, intentó 60 pases y entregó 53 (88%).

Por primera vez desde la jornada inaugural, en la que se midieron al Mirandés, el doble pivote del 1-4-2-3-1 del Sporting fue la zona en la que más pases se acumularon. En los equipos de Ramírez, normalmente, ese volumen de juego lo solían acaparar los centrales. Pero la influencia de Roque Mesa ha sido tal en el Sporting que los gijoneses están elaborando su juego una línea más adelantada de lo habitual.

Roque Mesa

Once del Sporting de Gijón 2023/2024, con roque Mesa en el doble pivote, como eje del centro de operaciones de la medular del equipo de Miguel Ángel Ramírez.

Roque Mesa, con 34 años y una enorme trayectoria a sus espaldas que le ha llevado a competir en escenarios de máxima exigencia, es el director perfecto para interpretar sobre el césped las exigencias y los ideales futbolísticos de su técnico. En el duelo frente al Elche, Mesa volvió a conducir a los suyos con un 86% de acierto en el pase. Actúa de mensajero y conecta al equipo; recoge el balón en los centrales, da sentido a la jugada, orden a la estructura y, cuando las piezas están dispuestas, los traslada de la mejor manera posible y se lo entrega a los jugadores de tres cuartos en condiciones óptimas para que traten de finalizar las jugadas.

🤩 Inicio prometedor del Sporting

Antes de que Roque Mesa asumiese ese peso fundamental en el Sporting, los pupilos de Ramírez ya tuvieron buenos resultados. Aunque al equipo le costó interpretar al 100% lo que pedía su técnico, consiguieron sellar resultados positivos. Los asturianos están quintos en la tabla, en zona de playoff con 17 puntos a dos del ascenso directo y a tres del liderato.

El Sporting suma cinco victorias, dos empates y tan solo un deceso. Además, los asturianos en los últimos seis partidos no conocen la derrota. A pesar de que no son un equipo muy goleador —han anotado 10… y tres fueron ante el Mirandés— sacan mucho rédito a sus dianas. En defensa se han mostrado sólidos, con tan solo seis tantos encajados. Los de Ramírez acreditan el mejor arranque desde que descendieron a Segunda división en la temporada 2016/2017.

 

 

Desde entonces, el Sporting solo ha acabado en puestos de playoff en la 2017/2018, campaña en la que venían de descender. En la 2020/2021 se acercaron de nuevo la lucha por el ascenso, con una meritoria séptima plaza. A partir de ahí, el club ha estado más cerca de perder la categoría que de ascender. Rozaron la catástrofe. En sus 118 años de historia, el Sporting nunca ha jugado fuera del fútbol profesional. Y este año tampoco quieren que ocurre. El toque canario de Roque Mesa y Miguel Ángel Ramírez quiere evitarlo cuanto antes y poner las miras, los esfuerzos y los sueños de Gijón rumbo a Primera.

Ir al contenido