Aston Martin Fernando Alonso
Opinión

Aston Martin repitió el error: no hay que llevar mejoras a un GP al sprint

La temporada de Aston Martin está siendo una montaña rusa de emociones. El equipo británico comenzó el año a un nivel espectacular, como la segunda fuerza tras Red Bull y con grandes resultados de la mano de Fernando Alonso, pero poco a poco perdió la batalla de desarrollo contra Mercedes, Ferrari y McLaren.

La tendencia era negativa desde hace varios Grandes Premios, con Stroll sin lograr puntos y Fernando cosechando los pocos que el monoplaza le permitía. La caída en el Mundial se hizo inevitable: Aston Martin pasó del segundo al quinto puesto en el Mundial de Constructores.

Las prisas le salen caras a Aston Martin

El equipo necesitaba como agua de mayo novedades para reducir la brecha y recuperar el terreno perdido con sus rivales. De ahí que acudiesen a Estados Unidos con un gran paquete de mejoras de rendimiento.

Pero, era una apuesta muy, muy arriesgada. Este fin de semana, al igual que otros cinco del calendario, fue al Sprint. Esto supone que hay una única sesión de entrenamientos libres de una hora en la que hay que hacer la configuración del monoplaza, probar los neumáticos e intentar rodar el máximo para recopilar la mayor cantidad de datos posibles.

En resumen, mucho trabajo para una sola hora. Además, en el caso de Aston Martin, necesitan probar esas piezas nuevas y verificar que funcionaban como esperaban.

Ante esta situación, necesitas una sesión totalmente tranquila: sin banderas rojas y, sobre todo, sin problemas en tu coche… Y justo se alinearon los astros con un problema en los frenos de ambos monoplazas. En el caso de Alonso, fue temporal y pudo volver a salir a la pista a recopilar datos; pero para Stroll fue mucho más grave, ya que tiraron por la borda toda la sesión.

Max Verstappen hace historia en el Gran Premio de Austin

Y, de este modo, fueron prácticamente a ciegas a la clasificación. La qualy fue muy negativa para el equipo. El poco ritmo unido a una mala gestión de la vuelta de salida de boxes y el tráfico, provocaron el peor resultado de la temporada del equipo, ubicado en la 17ª y 19ª posición.

En la jornada de sábado, donde tenemos una clasificación y carrera al Sprint, las sensaciones fueron mejores, dentro de la negatividad. Lograron colarse ambos coches en la Q2, pero nada más. Posteriormente, en la Sprint, Stroll tuvo un problema en los frenos que le obligó a abandonar. Alonso no logró puntuar.

Ante esta situación, donde estaba claro que sería complicado puntuar, la mejor opción era cambiar el coche y, al menos, salir de tierras estadounidenses con una buena recopilación de datos.

Y, dicho y hecho, Aston Martin ejecutó así el plan: cambió el set up de ambos y empleó piezas distintas en cada coche. Alonso usó el monoplaza de Catar —último Gran Premio— y Stroll el de Austin —con todas las mejoras incorporadas—. De esta forma tendrían una gran comparación sobre el rendimiento de las mejoras.

Un domingo para soñar… con cautela

A pesar de salir desde el pitlane, ambos pilotos completaron un sobresaliente domingo, con un gran ritmo de carrera que estuvo al nivel de los mejores. Sin embargo, un problema en el suelo obligó a Fernando a abandonar cuando mientras marchaba octavo. Stroll, por su parte, acabó noveno la carrera y subió hasta la séptima plaza con la doble descalificación de Hamilton y Leclerc por irregularidades en el coche.

Las sensaciones del domingo fueron muy buenas, pero también hay que mantener los pies en el suelo: Aston Martin rehizo el set up teniendo información de las jornadas del viernes y sábado, mientras que el resto de sus rivales solo tuvieron la hora de entrenamientos.

Carlos Sainz ha dado la talla y se ha ganado la renovación

Otro aspecto interesante fueron las declaraciones del Director Técnico del equipo, Eric Blandin, quien aseguró que las mejoras funcionaban como esperaban y que el rendimiento se justificaba en los problemas que tuvieron para poner el coche a punto tras los problemas de la sesión de entrenamientos.

Para México, el reputado periodista Ted Kravitz ha comentado que Aston Martin traerá más novedades.

Aston Martin cometió el mismo error que en Azerbaiyán

Aunque el fin de semana concluyó con una buena sensación, lo más importante es la lección aprendida: no se traen mejoras a un Gran Premio al Sprint. Esta lección debería haberla aprendido ya hace unos meses porque hicieron lo mismo en Azerbaiyán, donde tampoco hubo tiempo suficiente para probar los avances.

Aston Martin es un equipo en crecimiento, que está invirtiendo notablemente en su objetivo de ganar a a medio-largo plazo, y evidentemente estas lecciones hay que aprenderlas y, puestos a elegir, es mejor hacerlo ahora y no cuando estén peleando por cosas grandes.

Ir al contenido