Fernando Alonso - Gran Premio de Brasil
Opinión

Lo de Fernando Alonso no tiene ningún sentido

El pasado 5 de noviembre se celebró en Sao Paulo el mítico Gran Premio de Brasil. Una de esas citas que nunca defrauda, y este domingo no fue la excepción, con un Fernando Alonso que obró lo imposible.

Todos queremos que esta temporada acabe. Don Max Verstappen mantiene su hegemonía y vence carrera tras carrera sin hallar rival. El rendimiento del holandés es formidable y admirable. Tiene el mejor coche, pero es indudable el grandísimo talento que se esconde bajo ese casco.

Fernando Alonso y Pérez, actores principales

En Brasil le arrebataron el protagonismo dos pilotos que lucharon por el último escalón del podio. Uno de ellos fue Sergio Pérez, su compañero, que salió en noveno lugar. El otro, el piloto más experimentado de la parrilla, Fernando Alonso. El español partió desde el cuarto casillero.

El enfoque de ambos era muy distinto antes de la carrera. Fernando estaba en un sitio privilegiado, ajeno a lo que había podido lograr en las últimas pruebas. Debía salir a la defensiva. Por otro lado, ‘Checo’ estaba obligado a remontar tras un viernes en el que las condiciones meteorológicas fueron determinantes.

Fernando Alonso

Fernando Alonso, tras el GP de Brasil.

Tras el abandono de Leclerc por un problema mecánico en la vuelta de formación y la falta de consistencia en Mercedes y Ferrari, el destino fue caprichoso y nos dejó una encarnizada pelea por el podio entre los dos pilotos hispanos.

Durante la primera mitad de la carrera, Alonso mantuvo a raya al mexicano, pero en la parte final, Sergio Pérez llegó a zona de DRS de Fernando Alonso. La batalla parecía perdida. ¿Cómo iba a mantener atrás un Aston Martin al mejor coche de la parrilla, a uno de los más rápidos en recta? Simplemente lo hizo.

Un final de apasionante

Fueron quince vueltas de infarto, de una defensa inteligente por parte del asturiano, que jugó con las trazadas para despistar a su rival y evitar el adelantamiento. En más de una ocasión, Sergio casi logró rebasarle, pero Fernando pudo mantener la plaza… hasta que restaban dos giros.

En la vuelta 70 de 71 todo cambió. Sergio Pérez logró rebasar al asturiano y colocarse tercero. En ese momento, una misma idea invadió la mayoría de las cabezas que presenciaban la carrera: «se acabó». Pero el destino tenía un as bajo la manga, con un final mucho más épico.

Fernando Alonso firma un podio épico en el GP de Brasil

Encarando la primera curva de la última vuelta, Alonso hizo un pequeño, pero clave, amago de lanzarle el coche a ‘Checo’. Ese jaque provocó que el mexicano no trazase perfecto esa primer giro, condicionándole en las enlazadas. Fernando Alonso salió pegado y en la recta logró adelantar al mexicano. Restaban dos sectores, donde había que darlo todo y obviamente Pérez no había dicho la última palabra.

Todo se decantó finalmente en la línea de meta. Entraron en paralelo, separados por escasas 56 milésimas, pero con el asturiano por delante.

Fernando Alonso, un piloto único

Una gesta heroica, que dio —y sigue dando— la vuelta al mundo. Capaz de recordarnos quién es Fernando Alonso y el talento que atesoran esas manos. Paró a un Red Bull, una escudería que suma el 95% de las victorias de este año (19 de 20 posibles) con un coche que, desde hace unos meses, dejó de ser el segundo mejor.

Describir lo que sentimos durante esas vueltas, en frenético desenlace, es complejo. Algunos nos quedamos sin palabras y lo más sensato era decir «lo de Fernando Alonso no tiene ningún sentido».

Los tres requisitos de Antonio Lobato para fichar por Dazn

Pero, tengo que reconocerlo, ante esa felicidad que nos invadió, un pensamiento no dejó de darme vueltas en la cabeza: qué pena que este hombre no haya tenido un coche a su altura, qué pena todos esos años donde solo pugno por entrar en los puntos, llegar a la Q2 o acabar la carrera.

Fernando Alonso se irá en unos años, seguramente sin el tercer Mundial ni la victoria número 33. El caprichoso destino, el mismo que fue generoso en Brasil, nos arrebató innumerables batallas del asturiano por cosas grandes contra Hamilton, Verstappen o Vettel, entre otros.

Ir al contenido