Campazzo Real Madrid
Baloncesto

El Real Madrid logra la Supercopa gracias a un Campazzo estelar

El Real Madrid ha logrado su sexta Supercopa consecutiva, décima en sus vitrinas, ante un combativo Unicaja de Málaga (81-88). ‘Facu’ Campazzo firmó, de nuevo, una actuación estelar con la que se proclamó MVP por segunda ocasión en su carrera. Así como se vio ante el Barcelona, los magos son tan buenos que ni el tiempo pasa cuando hacen sus mejores trucos. Su control del juego fue clave para frenar la remontada de los malagueños, provocando que los suyos comiencen la temporada tocando metal. Versionando lo que dirían por su Argentina natal… qué bueno que volviste, ‘Facu’.

💪​ El Real Madrid arrolla de inicio

Unicaja marcó territorio de inicio en la final. Anotaron la friolera de tres triples consecutivos, lo que sirvió como un pequeño adelanto de lo que le esperaría al Real Madrid a lo largo de la segunda parte. Pese a ello, los de Chus Mateo hicieron los ajustes pertinentes para cortar esa sangría en el exterior y comenzar a arrollar a los andaluces. Walter Tavares, un día más, era una incógnita por resolver para sus contrarios cuando estaba en las inmediaciones de la zona.

Real Madrid

Facundo Campazzo con su premio de MVP de la Supercopa.

Desde el trabajo del pívot caboverdiano, el juego del Real Madrid fluía todo mejor. Cada vez se veían más lejanos esos lanzamientos de tres acertados de Unicaja que se marchaba al descanso con 14 puntos de desventaja. Mario Hezonja que, al contrario que en el Clásico, estuvo muy acertado en ataque durante los dos primeros cuartos y finalizó con 17 tantos.

🪄​ Campazzo lidera el triunfo del Real Madrid

Si Unicaja quería volver a tocar metal, había que hacer ajustes. El descanso sirvió para que Ibon Navarro encontrase la respuesta desde la pizarra a todas las cuestiones que le planteaba Chus Mateo. La partida de ajedrez, tan desigualada en su primera parte, cambió completamente de signo en el tercer cuarto gracias a los ajustes del técnico gasteiztarra.

La vida sigue igual para Facundo Campazzo en el Real Madrid

Los malagueños pudieron colocarse a seis puntos. Ahora ya no quedaba tan lejos el buen inicio. Es más, dos triples consecutivos al inicio del último cuarto recuperaba la renta favorable para los del Carpena. La final no iba a ser tan sencilla para el Real Madrid como parecía, y no podían decir que no les habían avisado desde el principio. Había vida en los últimos compases del partido en Murcia. Aunque Murcia es la segunda casa de Campazzo. Y es que al Real Madrid, ahora que le temblaban las piernas, necesitaba de nuevo la genialidad de su hijo pródigo.

El 66-69 a favor de los cajistas en el electrónico fue la alarma que despertó al argentino. El estruendo fue tal que el Real Madrid dejó de lado la zozobra. Justo ahí apareció de nuevo Campazzo. Como todo buen regreso a la casa blanca que se precie, si las cosas se hacen en el clutch, mejor. Así todo es más épico. Sacó la batuta y organizó a toda su orquesta, con lo que logró la misma sinfonía que ya había tocado antes de su marcha.

 

Después de adelantarse Unicaja, llegó un parcial de 0-11 a favor del Real Madrid que mató la final. El partido terminó cuando quiso el argentino. Los malagueños lo siguieron intentando, pero solamente estaban bailando al ritmo que quería el base. Con el final del encuentro, su actuación ha vuelto a comenzar tal y como terminó: liderando los triunfos del conjunto blanco y con un nuevo MVP bajo el brazo.

Ir al contenido