Real Madrid
Baloncesto

El Real Madrid de la épica vuelve a reinar en la Euroliga

El Real Madrid es el campeón de la Euroliga 2022/2023. Hasta el último segundo no se resolvió un partido que, durante la mayor parte del tiempo, estuvo dominado por Olympiacos. Sergio ‘El Chacho’ Rodríguez sostuvo al cuadro merengue en la segunda mitad y Sergio Llull, con un tiro ya histórico, inverosímil, cuando apenas restaban cuatro segundos para el pitido final, ganaron un partido que parecía perdido y conquistaron la undécima para el Real Madrid.

Walter Tavares se unió a Andrés Nocioni y Luka Doncic como el tercer MVP de la Final Four para el conjunto blanco. El Real Madrid, que estuvo contra las cuerdas y prácticamente eliminado en los playoff ante Partizan; que fue a remolque contra el Barcelona en semifinales; y que llegó a perder por 10 puntos en la segunda parte contra Olympiacos… terminó levantando el trofeo de la Euroliga. Un año más, por más dificultades que haya encontrado por el camino, el Real Madrid vuelve a reinar en Europa.

🔨 Olympiacos, un martillo pilón

Olympiacos arrancó el partido con un punto más de intensidad. Se notaba que los griegos estaban arropados por los más de 6.000 aficionados llegados desde el mismísimo El Pireo para llenar las gradas de Kaunas. Georgios Bartzokas y sus pupilos plantearon un inicio vertiginoso, muy del estilo griego, con mucho movimiento de balón para atacar la defensa en zona planteada por Chus Mateo y para abrir la pista ante la presencia de Tavares.

Isaiah Canaan, que cumplía años, enchufó tres triples durante el primer cuarto que ya complicaban el pronóstico merengue. Olympiacos vivió del triple en el primer periodo, también de las manos de Kostas Papanikolaou, que anotó dos más. A esos 15 puntos generados desde el triple se les unió Sasha Vezenkov, una fuerza de la naturaleza. El búlgaro lució con orgullo y demostró el merecimiento de su reciente MVP de la temporada regular y encontró la forma de atacar a Eli Ndiaye hasta colocar 9 puntos con su firma.

🇭🇷 El Real Madrid se rehace con Hezonja

Olympiacos colocó su primera ventaja importante (24-15): nueve arriba y una sensación de equipo serio, rocoso y concentrado. Pero el Real Madrid es el Real Madrid, sobre todo en los momentos de mayor tensión, cuando todo parece perdido aflora su esencia. Mario Hezonja lideró la miniremontada blanca con dos triples y varias acciones defensivas de muchísimo nivel e intensidad; de esas que necesitaban sus compañeros para volver a confiar en sí mismos.

Real Madrid

Vezenkov seguía a lo suyo, aunque el resto de integrantes rojiblancos se estancó. Entre medias, los merengues encontraron una vía de anotación clara desde más allá del arco y tanto Anthony Randolph como Fabian Causeur, además de Hezonja, voltearon el marcador desde el 6,25. Shaquielle Mckissic y más de Vezenkov, que abría cada vez más espacios con su impresionante juego sin balón, frenaron la sangría y mandaron el partido al descanso en empate (45-45).

😤 Última y ¿definitiva? estocada de los griegos

Tras la salida del descanso, nada más comenzar la segunda mitad, ya se observó la pizarra y las correcciones de Georgios Bartzokas. Vezenkov castigaba y resurgía Isaiah Canaan. Nigel Williams-Goss acercó con varias acciones a los suyos, pero la entrada de Kostas Sloukas, que se hizo dueño del tempo, durmió el partido a favor de los griegos (63-59).

Olympiacos seguía por delante cuando el último cuarto estaba en marcha. Vezenkov, que llegó al último periodo con un 0 de 5 en triples, también empezó a enchufar desde fuera. El búlgaro conectó dos triples casi seguidos para mantener la diferencia. Fueron, eso sí, los últimos puntos del MVP, que se quedó en 29, a los que añadió 9 rebotes y 4 asistencias para 34 de valoración. Desatado. Pero Fabien Causeur, excelso desde el triple con un 3 de 4, evitó que los rojiblancos abrieran brecha en el luminoso.

🏆 Llull y ‘El Chacho’ al rescate

Con Olympiacos a distancias de entre 6 y 9 puntos de ventaja apareció, un día más, Sergio ‘El Chacho’ Rodríguez. El chicharrero ya lo hizo ante Partizan, ya lo hizo ante el Barça… y lo volvió a repetir en la final. ‘El Chacho’ agarró el balón y asumió responsabilidad en los instantes calientes del choque. Con 8 puntos en los momentos finales y Olympiacos congelado en anotación, el Madrid se colocó a uno gracias a un legendario triple del base tinerfeño.

 

‘El Chacho’, con su espectacular cierre de campeonato en la máxima competición continental, retrotrajo a los aficionados madridistas a la época en la que reinaron en Europa juntos. Tras una buena defensa, balón para el Real Madrid y tiempo muerto. Llegaba el momento de Chus Mateo. El técnico, que ha sido muy criticado durante la temporada, se reivindicó. Después de ver el nivel de Sergio Rodríguez, lo lógico era pensar que el último tiro sería para él, incluso Bartzokas lo pensó, pero Chus no.

El madrileño preparó la última jugada en su pizarra para Sergio Llull. Walter Tavares lo definió a la perfección cuando dijo «es el mejor del mundo en el último minuto». El jugador clutch por excelencia en Europa. Y Mateo lo sabía. Llull recibió el balón, se apoyó en el bloqueo de Walter Tavares y encaró a Moustapha Fall. Paso atrás y boom (78-79). Un arco perfecto para evitar los brazos del gigante francés y anotar una canasta que vale la undécima Euroliga de la historia del Real Madrid.

Una de las canastas más icónicas del baloncesto continental contemporáneo.

Un camino épico que comenzó tras la pelea en el WiZink Center frente a Partizan. El Real Madrid estuvo 0-2 abajo, un resultado nunca antes remontado. Y lo hizo. Ganó los dos en Belgrado y remontó 18 puntos de diferencia en el quinto partido. Remontó ante el Barcelona en semifinales cuando lo tenía todo perdido. Parecía hundirse cuando la brecha de 10 puntos se abría con Olympiacos. Pero nunca se rindió. El Real Madrid resurgió de sus cenizas una vez más para hacer lo que mejor sabe: ganar. Con épica y con sufrimiento, con honores a su historia y a sus valores, Una gesta más para la eternidad de esta generación, de este equipo y de este club.

Ir al contenido