Marc Márquez
Motor

El calvario de compartir Honda con Marc Márquez

Con la llegada del año 2023, los fanáticos del motociclismo solo tienen una idea en mente y una única dedicación: agarrar el rotulador rojo e ir tachando los días que restan en el calendario. Jornadas que se eternizan rumbo al fin de semana del 24 al 26 de marzo, cuando el rugido de los motores regrese por fin en Portugal. Antes, y hasta que llegue la cita del Algarve, no queda otra que conformarse con las presentaciones de los equipos, algunas pendientes para finales de enero, como la anunciada Yamaha. Otras, en cambio, se harán más de rogar.

Una de las que llegará en el mes de febrero, posiblemente la más esperada, no es otra que la del Repsol HRC. Como siempre, con Marc Márquez a la cabeza, este año acompañado por Joan Mir. El campeón del Mundo con Suzuki en 2020 tendrá una de las misiones más difíciles dentro del paddock de MotoGP: compartir box con el octocampeón mundial. Mir será el quinto compañero de equipo de Marc Márquez en la categoría reina y luchará por no desaparecer bajo su sombra.

 9️⃣ 3️⃣ Impacto inmediato

Marc Márquez ascendió a MotoGP en la temporada 2013 y tuvo un impacto inmediato en el mundial. Campeón del Mundo en su primer año en la categoría reina, siempre de la mano del Repsol HRC. La marca del ala dorada siempre apostó ciegamente en el joven Marc, que ya había deslumbrado con la conquista de dos campeonatos en las categorías menores. La fábrica, que hasta ese momento había tenido en Dani Pedrosa a su líder, pasó a encomendarse al de Cervera. Una jugada maestra a posteriori, pero arriesgada en aquel entonces.

Entregaron las llaves a un piloto sin experiencia en el máximo nivel… que apenas tardó dos carreras en demostrar que era el adecuado, y le dieron la espalda, aunque no de forma descarada, a Pedrosa. Dani había sido un prodigio en las inferiores, posiblemente el mejor de la historia de España en las categorías pequeñas, pero en su llegada a MotoGP no mantuvo la constancia. Cuando Márquez apareció, Pedrosa ya era un veterano con siete campañas a sus espaldas y varios subcampeonatos del mundo.

Su subcampeonato de 2012 fue la ocasión en la que Pedrosa estuvo más cerca del título. Con la llegada de Márquez, la Honda poco a poco fue evolucionando al estilo de pilotaje de Marc, mucho más agresivo que el de Dani. Las dificultades comenzaron a sucederse para el piloto de Castellar del Vallés. Antes de aquel 2013, Pedrosa sumó 22 victorias en siete cursos y, al menos, ganó dos grandes premios por año. Desde entonces, Dani bajó a tan solo 9 en seis temporadas.

👊 Esclavos de una bendición

Márquez estableció su dominio a lomos de su Honda en cada carrera que se apuntaba, acumulando más poder y alejando más a todo el que se acercaba. Fue durante la etapa más dictatorial de Marc cuando Dani más aguantó.

Con la marcha del catalán llegó uno de los pesos pesados de la categoría: Jorge Lorenzo entraba en escena. En su último año de andadura y bajo unas circunstancias muy especiales, cierto. Pero Lorenzo se encontró, en sus propias palabras, con una máquina «inconducible», más allá de que sus estilos son totalmente opuestos. El mallorquín, siempre fino y elegante, con el paso por curva como fuerte, frente a la tosquedad y velocidad en recta del piloto de Cervera. La aventura concluyó como una temporada aciaga para Jorge con la que puso punto final a su leyenda.

En 2019 llegó el último Mundial levantado hasta el momento por Márquez, culpa de las múltiples lesiones. Tal es su sello que durante este tiempo nadie ha podido ganar vestido con esos colores. Tan solo tres victorias para el Repsol HRC… que llegaron en 2021 con la firma de Marc. Ni una más. Su hermano Álex Márquez y Pol Espargaró quedaron opacados por su figura.

🪶 El turno de Joan Mir

Joan Mir ha sido el piloto elegido por Honda para intentar acabar con la maldición de los compañeros. Decisión que no contradice que la apuesta principal de la casa siga siendo el octocampeón, aunque sí que preparan un plan por si las lesiones no permitieran a Marc competir al máximo nivel. Mir ha destacado por ser un piloto constante. Así ganó el campeonato del Mundo en 2020. Regularidad es lo que HRC espera de él.

También desembarca en la estructura de Honda, con contrato de fábrica, Álex Rins. Otra apuesta de futuro por si Marc Márquez tuviera que dar un paso al lado. En Repsol esperan volver a ser competitivos y coronar de nuevo un Mundial que se resiste desde hace tres cursos, siempre con el piloto de Cervera como punta de lanza.

Ir al contenido