NFL
NFL

La audiencia televisiva del primer partido de la NFL: más de 26 millones

Ocho de cada diez telespectadores de la ciudad de Kansas City vieron a través de la NBC el reciente partido inaugural de la liga de fútbol americano (NFL) que los Chiefs perdieron por un solo punto (20-21) contra los Detroit Lions. Los televidentes de esta última ciudad fueron menos fieles que los de la urbe de Misuri, pero representaron una cifra nada despreciable: seis de cada diez vieron el partido a través de esa cadena.

El equipo más valioso de la NFL: ni los Chiefs ni los Patriots

En total, 26,8 millones de personas siguieron el partido por la NBC. Una cifra espectacular, sin duda, pero que no supone un record, pues solo es la sexta más elevada para un encuentro inaugural de la temporada de la NFL desde que en 2006 la cadena empezara a transmitir los partidos de la liga.

📺 14 de cada 100 hogares de EE. UU. ven un partido

La audiencia televisiva más alta para el primer partido de la temporada de la liga de fútbol americano que ha registrado la NBC hasta ahora data de 2015, cuando se enfrentaron los New England Patriots contra los Pittsburgh Steelers, equipos con más Super Bowls (6). Lo ganaron los primeros (28-21) y llegó a los 27,4 millones de telespectadores.

En todo caso, aunque menor, el nivel de audiencia de este reciente Chiefs-Lions sigue siendo notable, pues superó en un 24% al del primer match de la temporada pasada y en más del 50% a la audiencia televisiva media de cualquier partido de la NFL. Por supuesto, los números absolutos, aunque impresionan, deben ponerse en su contexto, porque Estados Unidos es un país enorme.

No obstante, aun así, las cifras son tremendas. Si supusiéramos que todos los televidentes fueran nacionales, los 17,6 millones que ven un partido de la NFL por término medio representan 14 de cada 100 hogares estadounidenses con aparatos de televisión.

😟 Preocupación por la audiencia televisiva de la liga española

La comparación con la liga española resulta un tanto odiosa, aun teniendo en cuenta de que el consumo de TV por pago en nuestro país cuenta con mucha menos tradición y aceptación que en Estados Unidos. Por ejemplo, si supusiéramos que todos los televidentes fueran españoles, el porcentaje de los hogares con aparato de televisión que conectan por término medio con un partido de la liga no llega al 2%. Y, si acudiéramos al encuentro que más audiencia ha tenido en este principio de temporada, apenas se alcanzaría un 4%: los 750.000 telespectadores que vieron el Getafe-Barça.

A su vez, el share, es decir, el indicador que más usan las cadenas para medirse con sus competidores y que mide el porcentaje de espectadores de un espacio o programa determinado en comparación con el consumo total de TV en el mismo horario, apenas alcanzó el 8%.

De hecho, aunque sólo llevamos cuatro partidos de competición, empiezan a registrarse síntomas de preocupación por el hecho de que la audiencia televisiva de este temporada es más baja que la del arranque de la temporada pasada. Y porque tiene dos claras explicaciones: la fuerte subida de precios que han aplicado los tres canales de pago —Movistar, DAZN y Orange— y la enorme fuga de talento que ha supuesto la salida de estrellas y no tan estrellas de nuestro fútbol a otras ligas, con Arabia e Inglaterra como principales polos de atracción.

Ir al contenido