Jorge Mendes - Barcelona - Fútbol - Fichajes
Barcelona

La influencia de Jorge Mendes se consolida en el Barça

De puertas para fuera, Jorge Mendes y el Barcelona solo tienen una relación cordial, mediante la cual el agente de futbolistas ejerce como un mero intermediario en múltiples operaciones de las que, eso sí, saca importantes comisiones a cambio. Sin embargo, de puertas para dentro, los rumores sobre algún acuerdo implícito no paran de aumentar a raíz de los últimos movimientos del Barça en el mercado. Buceamos entre los traspasos o cesiones que se han completado con Mendes de por medio, una figura relevante para entender el modus operandi de algunos clubes entre los que se encuentran los azulgrana.

🪩 Del ocio nocturno, a Gestifute

Hay grandes representantes que ocupan una posición privilegiada en el mercado gracias a alguna herencia empresarial o a algún vínculo con determinados agentes que ya están en la cúspide. Sin embargo, hay otros que comienzan desde abajo y, poco a poco, van creciendo de manera exponencial. Es el caso de Jorge Mendes, el más mediático de la actualidad bajo su empresa Gestifute, tras el fallecimiento de Mino Raiola, la otra figura que le hacía sombra.

Jorge Mendes Nuno Espírito Santo

Jorge Mendes y Nuno Espírito Santo mantienen una amistad que no esconden públicamente desde hace décadas.

Su irrupción en el mercado de fichajes se remonta a principios de siglo, cuando Jorge Mendes era el propietario de un videoclub y una discoteca en el norte de Portugal. Cuenta la leyenda que fue gracias a eso como consiguió su primer gran cliente, uno que explica varios de los siguientes pasos que ha dado el agente portugués. Incluso, con vigencia a día de hoy, como luego comprobaremos. Supuestamente, en uno de sus locales conoció a Nuno Espírito Santo, el actual estratega del Nottingham Forest, que en su etapa como portero profesional ya estuvo representado por nuestro protagonista antes de recalar en el Deportivo de La Coruña, Osasuna u Oporto, entre otros clubes.

⛓️ Mueve los hilos del Barça en la sombra

Poco a poco se ganó la confianza de varios jugadores y entrenadores, hasta llegar a representar a Cristiano Ronaldo y José Mourinho hace una década. Dos de las figuras más codiciadas, que terminaron en el Real Madrid, después de numerosas reuniones de Jorge Mendes con Florentino Pérez. Siempre se desenvolvió especialmente bien en el palco de clubes importantes en el mercado de fichajes y, si algo le caracteriza, son sus vínculos con algunos de ellos. El Real Madrid puede que haya sido el más mediático en el que ha tenido mano, hace entre 10 y 15 años, sobre todo porque él era quien gestionaba los contratos de algunas de sus estrellas. Pero ni mucho menos es el que cuenta con más influencia por su parte.

Jorge Mendes Mourinho Cristiano Ronaldo

La reputación de Jorge Mendes creció por representar a dos figuras tan relevantes como las de sus compatriotas Cristiano Ronaldo y José Mourinho.

Sin ir más lejos, en España encontramos al Valencia y al Barcelona como equipos más vinculados a Jorge Mendes en la actualidad. Y también hace unos años lo fue en el seno del equipo culé. Los fichajes de Rafa Márquez en 2003 y de Deco en 2004, nombres de rigurosa actualidad, los gestionó de primera mano. Todavía mantiene relaciones con ambos, ya retirados, pero ligados al fútbol como entrenador y director deportivo del Barça, respectivamente.

En todo caso, la conexión Jorge Mendes – Barcelona no se ha mantenido desde aquellos traspasos. De hecho, fueron casos muy sonados por el estatus que tenían el central mexicano y el centrocampista luso, pero aislados. Situación diferente a la actual, en la que el Barça cada vez cuenta con más futbolistas representados por Gestifute: João Félix, Alejandro Balde, João Cancelo, Lamine Yamal, Iñaki Peña, Ansu Fati (cedido al Brighton) o Nico González (recientemente traspasado al Oporto).

🧐 El Barça, en el entramado de Jorge Mendes

Durante casi una década, Jorge Mendes consiguió firmar contratos con sus sucesivas comisiones fuera del Camp Nou, hasta que en 2015, Arda Turan, en una operación polémica por tratarse de un jugador del Atlético de Madrid, cambió el rojiblanco por el azulgrana. Desde entonces no han parado de incrementar los casos hasta llegar a la situación actual.

André Gomes y Paco Alcácer, representados por Mendes, llegaron desde un Valencia claramente influenciado por el representante portugués. Su relación empresarial con Meriton y Peter Lim es un secreto a voces. Jeison Murillo y Neto Murara, sin estar directamente representados por Jorge Mendes, también terminaron en Can Barça. Este último, en una polémica operación para cuadrar cuentas, que terminó con Jesper Cillessen en Valencia.

Jorge Mendes y el Chelsea cambian la tendencia de fichajes en Arabia Saudí

Otros dos equipos en los que Jorge Mendes es más que un mero agente de jugadores son el Oporto y un Wolverhampton plagado de portugueses. Eso explica que tres de sus entrenadores representados, como son Sérgio Conceição, el propio Nuno Espírito Santo y Bruno Lage (estos dos ya salieron de los Wolves), hayan acabado como técnicos de ambos equipos. Y como no podía ser de otra forma, la red de Mendes lo aprovechó para sacar jugadores del Barça a cambio de más comisiones. Nélson Semedo o Francisco Trincão terminaron en el equipo inglés, que a su vez le cedió a Adama Traoré al equipo azulgrana; mientras que precisamente Nico González terminó en el norte de Portugal tras una cesión previa al propio Valencia.

Es demasiada casualidad que tantos jugadores hayan acabado moviéndose entre los clubes en los que Gestifute tiene tanto poder. Y, llegados a este punto, se puede afirmar que Jorge Mendes cuenta con el Barcelona como uno de sus mayores clientes encubiertos. Lo curioso está en que la relación que parecía nacer hace dos décadas se rompió con la llegada de Joan Laporta al Barça en su primera etapa, se mantuvo sin concordia en el mandato de Sandro Rosell, retomaron comunicación y crecieron ostensiblemente las operaciones con Josep Maria Bartomeu y, finalmente, en el segundo ciclo de Laporta, se han intensificado más de lo que cabría esperar.

Ir al contenido