Real Madrid

Joselu y la segunda unidad del Madrid salen de ‘juernes’ por Getafe

La jornada 20 de la liga, aplazada por la disputa de la Supercopa de España, fue poco más que un trámite (0-2) para el Real Madrid. Y eso que hasta hoy nadie había ganado este curso en el Coliseum. Los blancos completaron un primer tiempo muy controlador; encontraron en Joselu, doblete mediante, el acierto en la definición que hoy no tuvieron un errático Vinícius y un Bellingham bastante maniatado; y pudieron correr a la contra en la segunda mitad. Hubo conato de reacción del Getafe tras el paso por vestuarios, después de un primer acto poco reconocible, pero cuando mejor estaban los de Bordalás, fue cuando más pegaron los de Ancelotti. Lo peor, la lesión de Antonio Rüdiger.

🤷‍♂️ Un Getafe muy poco Getafe

De inicio, los locales ofrecieron su versión más tímida y cómoda para el rival. Poco presionantes en campo rival y subidos al juego directo que les caracteriza, sin conseguir intimidar demasiado a un Lunin rumbero. El meta ucraniano, que parece ya asentado como titular, arriesgó en exceso con el balón y estuvo cerca de cometer alguna grave pérdida, aunque también respondió cuando hizo falta con sus reflejos bajo palos. Especialmente, en la segunda mitad.

Kepa vs. Lunin: las estadísticas que despiertan las dudas de Ancelotti

El Real Madrid no salió nada confiado, por mucho que hubiese rotaciones de Carlo. En teórico 1-4-4-2, que se pareció bastante más al 1-4-3-3 del curso pasado. Con Tchouaméni de pivote, Modrić cerca de la base (aunque escorado a la derecha), Bellingham en el centro-izquierda de la medular, un Vinícius que cayó como le gusta al flanco zurdo, Joselu de ‘9’ puro y Valverde como volante derecho.

Fede volvió a la demarcación en la que se hizo adulto en el Real Madrid y fue un dolor de cabeza para el Getafe, junto a un Lucas Vázquez insistente y profundo como lateral. Gran conexión entre ellos. Así llegó el 1-0 al cuarto de hora, de hecho, con un centro de los que el delantero cedido por el Espanyol no perdona. A partir de ahí, juego trabado y control del escenario para los merengues. Sin excesivo brillo, se fueron más preocupados al túnel de vestuarios por el estado físico de ‘Rüdi’, en modo kaiser un día más, que por las incursiones del Getafe.

Luka Modric Real Madrid

Luka Modrić brilló en Getafe, hizo de Kroos y completó los 90 minutos por cuarta vez esta temporada con el Real Madrid.

🥅 Al Real Madrid solo le faltó sentenciar

Rüdiger se probó, pero Ancelotti decidió no arriesgar más con el central alemán y fue sustituido al descanso por Camavinga, por lo que Tchouaméni pasó al eje de la zaga, donde se mostró inseguro y errático un día más. Con balón, en más de una acción; y falto de concentración e interpretación en algunas jugadas más. El que sí dejó claro que está para mucho más que simplemente aportar como fondo de armario fue Luka, el metrónomo hoy, con el esmoquin de Kroos, que descansó los 90 minutos. Capaz de manejar el tempo del encuentro y lanzar las transiciones que tanto gustan al hincha madridista.

No todo fue coser y cantar para el Real Madrid. En el arranque de la segunda parte, Bordalás acertó con la gestión de campo y los cambios, al ubicar a sus jugadores más ofensivos en zonas más naturales para ellos. Jordi Martín ingresó en la izquierda para que Maksimović sustituyera en el doble pivote a un Djené amonestado, y Juanmi Latasa entró en la doble punta, para hacer dupla con Borja Mayoral, mientras Mason Greenwood pasaba del frente de ataque a la banda derecha. El inglés fue el que más amenazó, con metros para tirar la diagonal hacia dentro que le caracteriza, más allá de que la ocasión realmente clara la propició un robo alto de Luis Milla. Esa jugada terminó en doble disparo al palo del pichichi del Getafe y del propio Milla y los azulones perdieron la oportunidad de rengancharse al partido con 20 minutos para el final.

Enes Ünal Getafe

Enes Ünal no fue convocado en su último partido como jugador del Getafe. Mientras se jugaba el encuentro, se anunció que el turco se marcha cedido al Bournemouth de Iraola con opción de compra obligatoria, por 16,5 millones de euros.

A decir verdad, el Real Madrid había perdonado la vida antes, por medio de Vinícius sobre todo. Lo del dominio territorial contra los de ‘Carletto’ es relativo, porque cuanto más cerca te asientas de su área, más te abres y más licencias das a sus galgos si no finalizas. En una noche aciaga en el último terció, el brasileño desperdició la gran gestión del contraataque de Joselu, recurso en largo y para poner a correr no solo al ‘7’, sino también a su compatriota Rodrygo, recién ingresado.

Quizá, ‘Vini’ marró la ocasión más clara que ha tenido desde que está en la casa blanca, y eso que sus inicios fueron convulsos. Pero, al final, no mucha gente se acordará dentro de un mes. Mientras el Madrid siga ganando y duerma líder, con dos puntos de renta respecto al Girona y diez con Barça y Atlético en la antesala del derbi del próximo domingo, no habrá reproches. Sí los habrá por la imagen hoy del Getafe ante su gente, aunque no por su temporada; más cerca de Europa que del descenso.

Ir al contenido