NFL

Anderson, Bass, Walsh y los ‘field goal’ que costaron campeonatos

«Beberé hasta que me olvide del partido por el campeonato de la NFC de 1999», es una frase que se popularizó en la serie de comedia estadounidense Cómo conocí a vuestra madre del año 2005. El dicho apareció escrito en una bufanda con los colores de los Minnesota Vikings colgada detrás de la barra del bar Little Minnesota. Local que Marshall, uno de los personajes protagonizado por Jason Segel, visitaba con frecuencia. En referencia al mítico error de Gary Anderson.

El episodio tiene lugar en el capítulo número 75, el undécimo de la cuarta temporada. Marshall ayuda a Robin, personaje interpretado por Cobie Smulders, que siente morriña al estar lejos de su natal Canadá. Este decide llevarla a Little Minnesota y allí le cuenta la historia de como Gary Anderson, kicker de los Minnesota Vikings, falló un field goal por el que se quedaron sin jugar la Super Bowl de 1999. Una situación calcada a la que sufrieron los Buffalo Bills en la ronda divisional de este 2024 frente a Kansas City Chiefs, con Tyler Bass, pateador de los Bills, como jugador señalado.

☠️ Gary Anderson de ídolo a villano en Minnesota

Gary Anderson fue el primer jugador sudafricano en la historia de la NFL. Se inició, como le ocurre a muchos kickers, en el mundo del fútbol. Pronto abandonó el soccer al mudarse a Estados Unidos donde jugó al fútbol americano en la Universidad de Syracuse. Fue drafteado, curiosamente, por los Buffalo Bills aunque le cortaron antes de comenzar la temporada. Posteriormente fichó por Pittsburgh Steelers donde marcó una época.

Anderson está considerado como el mejor pateador de la historia de la franquicia de Pensilvania. Jugó 12 campañas con los Steelers y en 1998, tras un breve paso por Philadelphia Eagles y San Francisco 49ers, firmó por Minnesota Vikings. En Minneapolis marcó un hito en su primer año, ya que se convirtió en el primer jugador en la historia de la NFL que no falló ni un field goal ni un extra point en temporada regular.

Anderson

Gary Anderson, tras errar la patada en el campeonato de la NFC de 1999.

Los Vikings parecían imparables, solo perdieron un partido, ante Tampa Bay Buccaneers (24-27) en la novena jornada para finalizar con un balance de 15-1. En playoff pasaron por encima de Arizona Cardinals (41-21) en la ronda divisional. Era su año, por fin iban a jugar la Super Bowl, o eso creían sus aficionados. Ante Atlanta Falcons, en un largo drive, los Vikings se atascaron y le llegó el turno a Gary Anderson. El sudafricano jamás había fallado una patada vestido con ese uniforme, perdían de tres puntos (30-27) y si anotaba el partido se iba a la prórroga. Anderson no acertó y los Vikings se quedaron sin culminar una campaña casi perfecta.

🤦‍♂️​ Blair Walsh y el déjà vu de 2015

Gary Anderson jugó tres cursos más en los Vikings, aunque nada volvió a ser igual. Minnesota sigue a día de hoy sin tener una presencia en la Super Bowl y el kicker sudafricano no puede pisar la ciudad de Minneapolis donde está considerado como el enemigo número uno. Aunque esta no es la única vez que los Vikings han vivido algo similar.

Anderson

Blair Walsh, después de fallar una patada con Minnesota Vikings.

En 2015 Minnesota acogía a Seattle Seahawks para la wild card round —primera ronda del playoff—. Tras un encuentro soporífero, Seattle, con Russell Wilson a la cabeza, ganaba por la mínima (10-9). Los Vikings, liderados por Kirk Cousins, llevaron el balón hasta la yarda 10. Blair Walsh, pateador del equipo, tenía una de las patadas más sencillas de su carrera delante de sus pies. Sin embargo, el kicker de Florida falló y dejó a Minnesota fuera de los playoff. Dicho fallo le persiguió y nunca volvió a jugar a buen nivel. En 2016 falló la mayoría de los field goals que intentó y fue despedido el 15 de noviembre.

🏈​ Incluso Justin Tucker puede fallar

Justin Tucker, de Baltimore Ravens, es el mejor kicker de todos los tiempos. Sus números son absolutamente escandalosos y los Ravens han ganado infinidad de partidos gracias a sus patadas. Ha metido entre palos 395 de sus 438 intentos de field goal en la NFL, un porcentaje de acierto del 90,2%. De todos modos, incluso un pateador de su calibre no queda exento poder fallar.

El 24 de septiembre de 2023 los Ravens, que han sido el conjunto más poderoso de la NFL este curso, buscaban la victoria ante Indianapolis Colts. Lamar Jackson condujo a los suyos hasta el rango justo para Tucker ganara el partido con una patada algo arriesgada, pero este la mandó fuera. El estadio quedó mudo ante un fallo del que ha sido su ídolo durante más de diez años. Unos Ravens a los que no les afectó para nada y que serán los rivales de Patrick Mahomes y Kansas City Chiefs en el partido por el campeonato de la AFC.

Tucker tiene tras de sí un relato mucho más sorprendente y que llegó en octubre de 2018. En aquel momento cumplía su séptimo curso en los Ravens y nunca había fallado un extra point en su carrera. Los Ravens no estaban bien en ese momento y necesitaban la victoria. Era la última temporada de Joe Flacco. El quarterback hizo un partido fantástico ante los Saints y gracias a un touchdown dejó el partido 24-23. Tucker tenía la misión de empatar el choque en el último segundo. Por primera vez falló la patada para sumar el punto extra. Su cara no tuvo desperdicio, no se lo podía creer. Desde entonces, cuenta con tres errores más.

Errar un punto extra o un gol de campo es mucho más común de lo que puede parecer. Estas historias son algunas de las más relevantes en momentos clave, y Tyler Bass ha sido el último en adherirse a dicha lista. Su field goal podía haber enviado el duelo a la prórroga. Por desgracia para los Bills y Josh Allen se quedaron en el camino y otra vez más ante Patrick Mahomes y Kansas City Chiefs. Allen defendió en rueda de prensa a su compañero, pero la cuestión es… ¿volverá a ser el mismo?

Ir al contenido