Bayern
Fútbol internacional

Cataclismo en el Bayern: el reinado de Múnich se descompone

El Bayern Múnich está inmerso en una de sus peores crisis de los últimos años. Los bávaros han quedado eliminados de la Champions League y de la DFB Pokal y son segundos en la Bundesliga a un punto del Dortmund a falta de cinco partidos. Tras diez títulos consecutivos de liga, los muniqueses podrían ceder el trono, tal como ocurrió en la temporada 2011/2012, la última en la que no ganaron la ‘Ensaladera’.

Con un vestuario dividido y unos dirigentes incapaces de apaciguar las aguas ni regar los incendios, parece complicado ponerle una nota positiva a la temporada del Bayern. Contando los dos encuentros de Champions ante el Manchester City, suman cuatro fechas sin ganar. Hasta los directivos bajaron al vestuario tras el último tropiezo en liga ante el Mainz 05 (3-1). Pero, ¿cómo se ha producido esta degradación en un equipo que parecía indestructible hace apenas dos años?

Bayern-Borussia Dortmund, una rivalidad ardiente a lo largo de los años

🫣 Un banquillo de alta tensión

Desde el mandato del legendario Ottmar Hitzfeld, que duró desde 1998 hasta 2004, más una temporada y media entre 2006 y 2008, nadie ha aguantado tanto en el banquillo del Bayern en este siglo. Solo las tres campañas de Pep Guardiola entre 2013 y 2016 se acercan. Tras esa etapa del catalán, llegó a Múnich Carlo Ancelotti, pero fue despedido a los seis partidos de su segundo curso. Un caso muy similar al de Niko Kovač, allá por los años 2018 y 2019.

Posteriormente, llegó Hansi Flick y el Bayern se convirtió en un equipo temible: ganó la liga al encadenar 20 partidos sin perder, con 19 victorias y un empate, y también levantó la Champions League de 2020, que será recordada por ser a partido único desde los cuartos en la burbuja de Lisboa como sede fija por el covid-19. También se recuerda por la goleada de los germanos al Barça por 2-8. En ese momento, los alemanes parecían imbatibles.

Bayern - Barça

Sin embargo, la temporada siguiente, pese a dominar en Alemania, cayeron en los cuartos de la Champions y Flick aceptó el cargo de seleccionador alemán. Su sustituto en el Bayern fue Julian Nagelsmann, un técnico joven y con un exitoso bagaje en el Leipzig. El Bayern ganó la liga en 2022, pero sucumbió ante el Villarreal de Emery en la Liga de Campeones y en la Copa frente al Mönchengladbach por 5-0.

Esas actuaciones sembraron dudas en torno a la figura del entrenador, que esta campaña tampoco ha conseguido el rendimiento esperado. Los dirigentes despidieron a Nagelsmann tras perder contra el Leverkusen de Xabi Alonso y a las puertas de la eliminatoria contra el Manchester City en Europa. Thomas Tuchel ha tomado ahora las riendas, pero sus resultados no son esperanzadores: dos victorias, dos empates y tres derrotas en siete encuentros.

🚫 Sin recambio para Lewandowski

Antes de empezar la temporada, la estrella del Bayern, Robert Lewandowski, puso rumbo a Barcelona para cambiar de aires. Dejaba la entidad un futbolista que había marcado 344 goles en 375 partidos. Una pieza difícil de sustituir. El elegido fue Sadio Mané, fichado por 32 millones de euros del Liverpool. Mané anotó 11 goles en el primer tramo de esta temporada partiendo desde la izquierda, pero Eric Maxim Choupo-Moting fue cogiendo relevancia en el equipo.


Oliver Khan
(Presidente ejecutivo del Bayern):

«Mané está a punto de explotar»


Además, justo antes de la Copa del Mundo, el senegalés se lesionó. Una dolencia le tuvo más de tres meses fuera de los terrenos de juego. A su vuelta, el delantero solo ha sido capaz de marcar un gol.

El poder ofensivo del Bayern ha recaído en Choupo-Moting, autor de 17 goles. Por detrás, Jamal Musiala ha marcado 15, Leroy Sané 13 y Serge Gnabry o Sadio Mané han marcado 12 cada uno. Todos lejos de los más de 40 tantos que solía promediar Lewandowski en todas las competiciones.

😫 Pelea entre Mané y Sané y un vestuario dividido

A los problemas deportivos, al Bayern se le han unido dificultades extradeportivas. Los medios alemanes han destapado en los últimos meses que Nagelsmann tenía a gran parte de los pesos pesados del equipo en su contra. Es más, tras su salida del club, solo Joshua Kimmich habló con cierto afecto del técnico alemán, que despidió al preparador de porteros y amigo íntimo de Manuel Neuer, Toni Tapalović. Además, dijo públicamente que había un topo en el vestuario, tras filtrarse información confidencial del vestuario.

Bayern - Mané - Sané

A todo esto, ya con Tuchel, se tiene que sumar la reciente pelea entre Leroy Sané y Sadio Mané en el Etihad Stadium de Manchester después de la ida de los cuartos de final de la Champions. El senegalés golpeó en el labio al alemán por una discusión del juego y fue sancionado con una multa económica y sin disputar un partido. Ahora parece que se ha rebajado la tensión.

🗣️ Neuer, de capitán general a objeto de crítica

El gran capitán del Bayern de Múnich no se libra de la quema de esta temporada. El guardameta se lesionó de gravedad mientras esquiaba durante sus vacaciones tras un irregular el Mundial de Catar. El club fichó a Yann Sommer para sustituirle, pero se cargó a Tapalović. Una decisión que molestó al alemán. «Fue un golpe para mí cuando ya estaba en el suelo. Sentí que me estaban arrancando el corazón, ha sido la cosa más loca que he experimentado en mi carrera», expresó Neuer en una entrevista a The Athletic.

Manuel Neuer, la fina línea entre el amor y el odio

Estas palabras tuvieron su réplica por parte del club. El director ejecutivo, Oliver Kahn, y el entrenador, Julian Nagelsmann, entendieron que estas declaraciones eran de carácter personal y que se anteponían a los intereses del Bayern como entidad.

😵‍💫 La directiva y las leyendas del Bayern no dejan títere con cabeza

Cada vez que hay un resultado negativo en Múnich sube el pan. Tras un mal partido, el interés reside en saber qué opina el entorno del club, no en los protagonistas. Una vez consumada la última derrota en Mainz, Lothar Matthäus, leyenda del club, criticó en Sky la dirección que está tomando el Bayern: «Está claro que tanto Oliver Kahn como Hasan Salihamidzic tienen que autocuestionarse. Cambiar de entrenador no ha servido de nada».

Uno de los señalados, Oliver Kahn, no se cortó en echar la culpa a los jugadores de la temporada del equipo: «Al fin de cuentas, son once jugadores sobre el césped que simplemente tienen que mover el trasero por los objetivos del club», recalcó.

Por si fuera poco, el Bayern tiene solo cinco partidos por delante para intentar retener un año más el título de la Bundesliga. La Supercopa ganada en verano no servirá de nada si no se gana la liga alemana. Todo lo que no sea alzar de nuevo el cetro nacional, será un fracaso para una entidad que está pasando su peor momento deportivo de los últimos 12 años.

Ir al contenido