Atlético de Madrid - Athletic
Atlético de Madrid

La borrasca Williams recuerda que lejos del Metropolitano hace mucho frío

Como el día y la noche. El Atlético de Madrid es un ogro inexpugnable en su feudo, el Metropolitano, pero se convierte en cenicienta cuando viaja a domicilio. Ni el cansancio, ni el ambiente, ni el rival. No hay excusas. El Atleti completó otro partido desastroso fuera de casa. San Mamés se une a Mestalla, Montjuïc y Gran Canaria. Son los estadios que han visto la peor imagen de los del ‘Cholo’ Simeone, que surfea entre la irregularidad cuando tiene que hacer las maletas. El técnico argentino hizo modificaciones en el equipo tras su victoria ante la Lazio, pero su idea de hacer descansar a algunas piezas importantes no salió bien.

El Athletic, comandado por los hermanos Williams, Sancet, Guruzeta, Ander Herrara y un joven Beñat Prados, pasó por encima de los madrileños en intensidad, ganas y convicción. El marcador final fue un 2-0, pero pudo acabar en goleada. Los Williams fueron un azote constante para la defensa rojiblanca y, aunque los vizcaínos no encontraron el gol en un primer tiempo casi brillante, sí vieron portería en el segundo. Guruzeta y Nico hicieron justicia para lo que se vio en el campo.

Los leones también son un equipo temible en San Mamés. Hasta Jon Rahm, homenajeado, saltó y disfrutó en la grada en un día muy especial para los bilbaínos por clausurar su 125 aniversario. Poca broma que el Athletic se queda a solo dos puntos de los puestos de Champions League.

🙃 La suerte mantuvo la esperanza del Atlético de Madrid

La imagen del primer tiempo estuvo en el banquillo. El ‘Cholo’ Simeone fue grabado por las cámaras pidiendo cabeza y calma a sus jugadores ante la inmediatez del final del primer tiempo. Cualquiera podría pensar que los colchoneros iban ganando y el técnico argentino no quería encajar un gol. Pero la situación era todo lo contrario. El Atleti sobrevivió, no se sabe como, a una primera parte brillante del Athletic. Sancet, los hermanos Williams desde las bandas y Guruzeta superaron a los defensores rojiblancos en prácticamente todos sus duelos.

 

La idea de los vizcaínos fue clara. El equipo de Ernesto Valverde atacó una y otra vez la espalda de la defensa colchonera. Una zaga en la que solo repitió Hermoso respecto al importante triunfo entre semana en la Champions League. Simeone hizo algunas rotaciones y el equipo lo notó. Se volvió a ver a un Atlético descafeinado y previsible. Un calco de la imagen que ofreció el equipo en Valencia, Barcelona o Las Palmas. Actuaciones que acabaron con derrota.

Athletic - Atlético de Madrid

Imagen de los jugadores del Athletic celebrando uno de los goles del triunfo.

Y no empezó a cocerse la tragedia porque la fortuna y un enorme Oblak estuvieron de lado del Atlético. El esloveno atajó un remate de Guruzeta y tapó un mano a mano ante Nico Williams. El resto fueron oportunidades marradas de los locales. Hasta Sancet perdonó un penalti de Söyüncü sobre el menor de los Williams. El central turco, en su primera titularidad, estuvo nervioso e impreciso y fue cambiado tras el descanso. San Mamés y el vértigo ofensivo del Athletic se llevaron por delante al otomano. Hasta el palo estuvo de lado del Atlético en un remate de Nico. La frustración del Athletic y la desazón del Atlético, que solo se aproximó con dos remates desde el Metropolitano de Griezmann, convivieron al final de los 45 minutos. Pese a esto, los colchoneros se fueron más contentos al descanso por lo que pudo ser y no fue.

💧 Cuando el río suena…

El segundo acto empezó con un par de trucos. Simeone mandó un recado a Nahuel Molina y Söyüncü mandándolos al banquillo y recurrió a Giménez y De Paul para intentar levantar al equipo. Pero ni con esas. El Athletic siguió corriendo, presionando y, en definitiva, siguió mejor sobre el terreno de juego. Y llegó el truco de los de Valverde a través de un mago como Ander Herrera. El centrocampista aprovechó el desorden en las marcas tras la salida de un córner para amagar con un disparo y poner un centro con música al segundo palo que conectó Guruzeta para, por fin, abrir el marcador.

 

El ‘Cholo’ reaccionó con Memphis y Correa y cambiando el sistema a un 1-4-4-2. Y llegó el segundo del Athletic… Un golazo por la escuadra de Nico Williams para certificar su gran estado de forma y su genial actuación ante el Atlético. Si hubiese una máquina para retroceder en el tiempo, no hay duda que Simeone la hubiese utilizado. Al no existir, volvió a su 1-5-3-2 cambiando a Azpilicueta por Morata, que se fue con cara de pocos amigos a sentarse en el banquillo.

Pero el mal ya estaba hecho y el daño era irreparable. Pudo ser peor. Oblak miró al marcador tras dejar su tercera para decisiva a remate de Iñaki Williams. Solo rindió el guardameta, Ningún otro futbolista del Atlético estuvo a la altura de las circunstancias. Lino solo se conectó en el último cuarto de hora, Llorente estuvo diesel, Koke desbordado, Griezmann desaparecido y cambiado en el 59’ y Morata solo tocó el balón 21 veces y dio 9 pases. Unas pinceladas de la caricatura que fue el Atlético. El Athletic fue todo lo contrario. Un equipo valiente, intenso y con fe. Hasta Mikel Jauregizar pudo debutar en liga y puso en pie a San Mamés, que sueña con los puestos de Champions League.

Ir al contenido