Jokic
NBA

¿Pueden los Miami Heat defender a Nikola Jokic?

Nikola Jokic sentó cátedra, un día más, en el primer partido de las Finales de la NBA. El pívot serbio dominó el partido y el escenario a su antojo. No notó esos nervios que suelen tener los jugadores cuando debutan en una cita tan importante como puede ser un partido por el campeonato de la mejor liga del planeta. Por más que no lo pareciese, el ‘Joker’ debutaba en unas Finales, de la misma forma que Denver Nuggets se estrenaba como franquicia.

Denver comenzó como un martillo pilón. Al estilo de los otros ocho encuentros que disputó en el Ball Arena durante los playoff 2023, en los que nunca cedió. De hecho, con el primer choque de las Finales computado, el balance es doméstico es de 9-0. Casi nada.

Jokic marcó el tempo al que se jugó el partido. Actuó como el base y director de los Nuggets en el primer tiempo y fue el ejecutor de las jugadas en el segundo. Una fuerza imparable que desintegró a Miami Heat y que amenaza con no dar opción a los de Erik Spoelstra.

Jokic

Nikola Jokic, durante el primer partido de las Finales de la NBA.

🇷🇸 Jokic, un base de 2,11 metros y 130 kilos

En la NBA, cuando se piensa en bases gigantes y pesados que puedan actuar como jugadores interiores, todos inmediatamente piensan en ‘Magic’ Johnson. El base del ‘Showtime‘ de Pat Riley en los Lakers superaba los dos metros y se movía como un jugador pequeño. Jokic no cuenta con esa cualidad, es claramente un pívot gigante y fuerte, pero su cabeza está amueblada con la mejor biblioteca baloncestística del mundo.

¿Son los Denver Nuggets de Jokic favoritos al anillo de la NBA?

El ‘Joker’ interpreta y lee el juego como nadie. Sabe a qué velocidad debe jugarse en cada instante y donde están colocados cada uno de sus compañeros, para los que reparte la bola o abre espacios. Es la estrella de los Nuggets, a día de hoy el mejor jugador del mundo, pero si considera que no debe tirar, no lo hará y se centrará en hacer que el resto juegue en situaciones de ventaja constantes.

Spoelstra planteó muchos dos contra uno iniciales para tapar a Jokic y este respondió sin lanzar. Con Adebayo o Jimmy Butler, únicos defensores contrastados de Miami, encargándose de Jokic, los Heat descuidaron al resto de inicio. Nikola, que desde el perímetro analiza cada jugada en milisegundos, captó los mismatches que se produjeron por dentro con Aaron Gordon y este les masacró en la pintura.

 

Los pick and roll rápidos, para anotar en segundos con Jamal Murray, también fueron muy usados en los primeros compases. Mientras, Michael Porter Jr. y Kentavious Caldwell-Pope se mantenían abiertos para masacrar a las ayudas con triples desde las esquinas. Un entramado ofensivo dirigido por Jokic que se sumó al tremendo muro defensivo que instauró Mike Malone contra Miami.

Jokic asumió tan solo tres tiros en los dos primeros cuartos y aun así se marchó con 10 puntos al descanso. A lo que añadió 10 asistencias, ya que fue el artífice de manera directa o indirecta de la mayoría de los puntos de su equipo. Doble-doble al descanso y una ventaja de 17 puntos que hacía inviable la remontada.

👑 El rey del triple-doble ejecuta una vez más

A la vuelta del túnel de vestuarios, Jokic cambió su rol y pasó a ser el ejecutor de las acciones ofensivas de Denver. Jamal Murray comenzó a alimentar al serbio y este destruyó como quiso a Miami Heat. La sencillez de las jugadas con dos jugadores tan versátiles como son Jokic y Murray, capaces de ejecutar tiros desde cualquier zona, hizo que fuera imposible defender a los Nuggets.

Miami Heat, el finalista más improbable de la historia de la NBA

Se repitió una y otra vez, aunque con variables infinitas, pero en esencia siempre fue balón para Murray y bloqueo directo de Jokic. Desde ahí el pívot comenzó a sangrar a Miami con sus pick and pop, en los que si se quedaban con él, Murray ejecutaba con una penetración hacia el aro. Con ello Jokic sumó su noveno triple-doble en estos playoff (27 puntos, 10 rebotes y 14 asistencias). El ‘Joker’ promedia 29,8 puntos, 13,1 rebotes y 10,1 asistencias por choque, una auténtica barbaridad jamás vista.

La pareja Jokic-Murray se adhirió a ‘Magic’ Johnson y James Worthy como los únicos compañeros en conseguir más de 25 puntos y 10 asistencias en un partido de las Finales de la NBA. El ‘Joker’ además fue el primer debutante en la historia, junto a Jason Kidd, en conseguir un triple-doble en las Finales y el segundo tras Michael Jordan en liderar en el apartado de puntos y asistencias en los dos equipos.

 

El baile táctico también es reseñable para Mike Malone que volvió a lucir como uno de los mejores estrategas de la NBA. Jokic se volvió imparable y amenaza con seguir igual durante toda la serie. Spoelstra intentó en ocasiones su defensa en zona que tan buenos resultados le dio en eliminatorias anteriores, pero no solucionó prácticamente nada. Y no parece un plan que pueda ser efectivo ante un jugador como Jokic capaz de hacer de todo.

Ir al contenido