Fútbol internacional

La deriva económica del Chelsea: de despilfarrar a fichar juveniles

En el lado azul de Londres, el Chelsea parece dispuesto a protagonizar otro mercado de verano peculiar. Quizá, no tan dispuesto a tirar la casa por la ventana, aunque sí con la idea de incorporar jugadores que deban liderar el barco desde el primer día. Y, en un intento por replicar la teoría de los Zidanes y los Pavones, o algo que se parece bastante a aquella praxis del Real Madrid, también se ha lanzado a por varios jóvenes futbolistas que puedan heredar galones el día de mañana. Tal vez, esto explique la apuesta por Mauricio Pochettino, cuyo legado en el Tottenham está bastante ligado al crecimiento de los jóvenes y su firme apuesta por la cantera.

Pochettino y el Chelsea, un matrimonio perfecto

😓 «Con dinero, no hago siempre lo que quiero»

Desde que Todd Boehly, el actual dueño estadounidense, le compró el Chelsea a Román Abramóvich en mayo de 2022, su inversión ha sido cuantiosa. Concretamente, gastó unos 300 millones de euros en el mercado del pasado verano; y otros 300 en el de invierno de 2023, para contratar hasta a ocho nuevos jugadores. Batió el récord en enero. Con esas cifras, muchos pensaron que los siguientes mercados serían algo más austeros. O discretos, al menos.

La defensa del Chelsea, una fuga millonaria sin solución

Sin embargo, la llegada de Christopher Nkunku y la salida de prácticamente toda la plantilla que ganó la Champions League hace dos años con Thomas Tuchel, hace presagiar un nuevo mercado en el que protagonice desembolsos importantes. Los malos resultados en la Premier League 2022/2023, en la que terminaron decimosegundos (más cerca del descenso que de Europa) han desembocado en una regeneración que tampoco parece que vaya a dejar indiferente a nadie.

¿Es Christopher Nkunku el fichaje que necesitaba el Chelsea?

🛣️ La operación salida más heavy del verano

Ni la de principios de julio, ni el puente de agosto. La salida más cuantiosa la veremos en Londres, al menos en cuanto al número de tripulantes, porque la operación retorno en lo económico estará muy lejos del precio que en su momento pagaron por jugadores como Kai Havertz o Mateo Kovačić, que están a punto de marcharse por la mitad. O menos, incluso.

Mateo Kovacic, el último proyecto de Guardiola en el Manchester City

Solo Kepa Arrizabalaga, Baba-Rahman, César Azpilicueta y Loftus-Cheek llevan más de cinco años en el equipo, y es más que probable que salgan todos menos el guardameta, que tampoco parece intocable. Hasta Mason Mount, el hijo pródigo que abanderaba a la cantera de Cobham, apunta a abandonar la entidad este mismo verano, sin importar que pueda reforzar a un rival directo en la Premier League. La sensación de desarraigo es desalentadora.

🇸🇦 Las ventas a Arabia Saudí tienen gato encerrado

João Félix y Denis Zakaria ya sabemos que volverán al Atlético de Madrid y a la Juventus, respectivamente. A Tiemoué Bakayoko se le terminó el contrato. Y N’golo Kanté y Kalidou Koulibaly se han marchado a Arabia Saudí, mientras que Hakim Ziyech y Édouard Mendy parecen los siguientes en dar ese mismo paso de forma inminente. Algo con cierto riesgo, si tenemos en cuenta que una parte del accionariado del Chelsea es propiedad de Clearlake Capital. Un fondo de inversión que, a su vez, cuenta con clientes que pertenecen al Fondo Público de Inversión Saudí, que facilita la captación de talento europeo.

‘Sportwashing’: ¿en qué consiste la reforma de Arabia Saudí a través del deporte?

😎 Todd Boehly prioriza un Chelsea a largo plazo

Es evidente que todos no caben y que, si salen tantos jugadores, alguien tiene que llegar a cambio. Otra cuestión que resulta, cuanto menos, llamativa. Enzo Fernández se convirtió en el fichaje más caro en la historia del Chelsea (el Benfica recibió 121 millones de cláusula de rescisión) y en el sexto en la historia del fútbol. Mykhaylo Mudryk también llegó por una cantidad que roza los 100. Se entiende que Todd Boehly y su dirección deportiva confían en que ellos dos, junto a Reece-James y el propio Christopher Nkunku, vayan a ser las piedras angulares del proyecto.

Enzo Fernández, el anclaje de oro del Chelsea

Los complementos en plantilla son jugadores recién fichados, sin apenas experiencia en la élite: Noni Madueke ha llegado del PSV Eindhoven con 21 años, Datro Fofana del Molde con 20, y Andrey Santos y Gabriel Slonina del Vasco da Gama y Chicago Fire con 18. Todos ellos, en el mercado de invierno. Las novedades son las de Levi Colwill, central que regresa con 20 de su cesión al Brighton, o la de Dujuan ‘Whisper’ Richards (Phoenix Academy), delantero jamaicano de 17 años. Más un Lewis Hall que ya ha dejado sus primeros cameos en el primer equipo y que acaba de cumplir su mayoría de edad. Se intuye mucho futuro entre ellos, aunque también un presente en el que el banquillo pueda estar falto de veteranía.

Ir al contenido