Gavi
Barcelona

Un nuevo Barça sin Gavi: ¿qué pierde Xavi sin el ‘6’?

A bote pronto, muchos pensarán que se pierde a un jugador espectacular, en la acepción más pura de la expresión, porque el fútbol de Gavi no deja indiferente a nadie. Los más pasionales, echarán de menos a ese soldado que mete la cabeza donde a otros no se les ocurriría meter ni la pierna. Ni las grapas en la oreja han frenado su ímpetu durante este tiempo. Los más románticos añorarán a un chico de la casa, de los que más honran al seguidor azulgrana en sus frías tardes de invierno, que por ahora no están siendo pocas.

Sin embargo, los que tienen más motivos para desconfiar en que el Barça no vaya a ser el mismo sin el que heredó el ‘30’ de Messi, son quienes ven los partidos más al detalle en el apartado táctico.

💔 La vida es más complicada sin Gavi

Gavi es un futbolista completísimo, uno de esos perfiles de equipo que todo entrenador querría tener. No especialmente creativo, pero sí con tintes de atrevimiento para desequilibrar en la frontal o en sus inmediaciones. Altruista sin balón, con sus desmarques de ruptura al espacio para estirar al equipo, y con su energía en presión, especialmente tras pérdida, para evitar una de las máximas más perseguidas por los técnicos que pasan por el Camp Nou: correr hacia atrás cuando el equipo se parte. Una carrera a tiempo evita que los once tengan que correr muchos metros hacia atrás. Y, en eso, Gavi era único.

Gavi - FC Barcelona

Desde su debut el 29 de agosto de 2021, Gavi solo se había perdido dos partidos por covid con el Barça hasta esta rotura en el ligamento cruzado.

Pero, también, lo ha sido por su adaptabilidad a distintas funciones. Un comodín estratégico para suplir a cualquier compañero de la sala de máquinas, con mayor o menor capacidad para lucirse, pero efectivo al fin y al cabo. Uno que facilita diseñar planes de partido concretos, así como el intervencionismo del estratega durante los mismos. Gavi es un camaleón que deja huérfanas algunas ideas que se le han ocurrido a Xavi para crear un equipo con más variantes.

4️⃣ El cuarto centrocampista de Xavi

El rol en el que más importante ha sido Gavi desde que dio el salto al primer equipo es en el de falso extremo o cuarto centrocampista. La readaptación del 1-4-3-3 de Xavi al famoso cuadrado, que tanto hizo crecer al cuadro culé en el segundo tramo de la 2022/2023. Dentro de esa asimetría, con un extremo abierto en la banda derecha y uno que interiorizaba su posición desde la izquierda, el técnico consiguió que el Barça creciese por dotar de más naturalidad a algunas piezas. Entre ellas, los laterales.

Gavi Pedri Barcelona Barça

Gavi y Pedri apenas han coincidido en cuatro partidos este curso y en 20 de 51 posibles desde que terminó el Mundial hace un año.

Fue así como se vio la mejor versión de Alejandro Baldé, con metros para proyectarse y aparecer por sorpresa cuando Gavi atraía miradas al ir en diagonal hacia dentro. Coherente también para paliar la ausencia de un lateral derecho puro. La solución de Xavi, que mató dos pájaros de un tiro, fue situar a Ronald Araújo o, principalmente, a Jules Koundé como lateral derecho bajo, como tercer central en salida de balón.

🌪️ Gavi, en la tercera altura del centro del campo

La demarcación en la que comenzó a contar con muchos minutos, desde los tiempos de Ronald Koeman hasta los primeros meses de Xavi Hernández, fue la de interior. Tanto en el sector derecho como en el izquierdo del mencionado 1-4-3-3. Con un radio de acción similar a la de cuarto centrocampista cuando el Barcelona atacaba en posicional. Es decir, también por delante de la línea de la pelota, en el mismo lugar en el que se ha convertido en uno de los intangibles para la España de Luis de La Fuente.

Fermín López: la receta de la vitalidad del Barça de Xavi

Lo primero que llama la atención en el juego de Gavi es su pundonor y la capacidad física para ir a cada duelo, pero, tras ello, se esconde un futbolista de los que no sobraban en el Barça la temporada pasada. Sobre todo, por las frecuentes lesiones de Pedri. Un perfil dinámico para combinar a pocos toques, capaz de recibir de espaldas, retener la posesión entre líneas y dar continuidad a los ataques, o acelerarlos con su giro para sortear a su par. Este curso, con la llegada de João Félix y la irrupción de Fermín López, además del ya mencionado Pedri, ese rol parece mucho mejor cubierto pese a la dolorosa lesión del canterano.

🃏 Recambio de Frenkie y alternativa para el mediocentro

Las funciones anteriores son las dos que ha desempeñado con mayor frecuencia en el Barça de Xavi, hasta que la marcha de Sergio Busquets y la lesión de Frenkie de Jong esta temporada crearon un nuevo agujero negro. Y, ante la necesidad, Gavi de nuevo fue la solución para ocupar los dos lugares de la base del cuadrado. Tanto con el ida y vuelta que potencia a De Jong, dentro de que el neerlandés tiene más interiorizada esa posición en la que ve de cara la meta rival, como en una más estática donde también ha jugado puntualmente, en partidos adversos para atacar a tumba abierta o en el último clásico ante el Real Madrid para hacerle un marcaje individual a todo un Jude Bellingham, del que salió bien parado pese al circunstancial doblete del inglés. No obstante, con Oriol Romeu e Ilkay Gündoğan, pese a que son otro tipo de perfiles, Gavi parece menos necesario que como recambio para el ex del Ajax.

Lewandowski y un problema de juego, goles y dinero para el Barça

Para Xavi, perder durante casi un año a Gavi es renunciar a un jugador que irradia competitividad y contagia como el que más. De los que levantan a los culés del asiento. Pero, también, a una llave maestra que siempre estuvo a disposición del míster, preparado para remar cuando más falta hacía, y no siempre para mitigar el mismo problema.

Por edad, momento de su carrera y por las horas bajas en las que ha estado el Barcelona, Gavira ha sido más un jugador de roles, diversos, que un especialista. Pero no por ello se debe considerar prescindible a ese chico con ganas de comerse el mundo, que ha pasado esta campaña de parecer el jugador número 12, a terminar la jornada 13 como la tercera pieza con más minutos del club, solo por detrás de Ter Stegen y Gündoğan. Un dato paradigmático para reflejar que es una pérdida durísima en Can Barça.

Ir al contenido