Haliburton
NBA

Tyrese Haliburton, el último elegido del linaje de la asistencia

Tyrese Haliburton es un pasador nato. El arte de asistir, de compartir el balón y hacer mejor a los compañeros, está cada vez más perdido en el baloncesto en general y en concreto dentro de la NBA. Existen jugadores que buscan la asistencia con una mentalidad egoísta, no piensan en colocar al compañero en una posición ventajosa para anotar, sino en el numerito que aparecerá después en su casilla de estadísticas. Pasan para engordar sus números y su ego, lo que es una ironía, puesto que el concepto de la asistencia implica todo lo contrario.

Haliburton se aleja de esa calificación de jugadores estadísticos e individualistas. El base de los Indiana Pacers es la representación de la asistencia hecha jugador. Un chico desinteresado, al que no le importa destacar y cuyo mayor interés es el beneficio del equipo. Tyrese es el protector del arte de asistir, el último representante de una lista de superpasadores que entienden el baloncesto de forma diferente a la mayoría. Es el verdadero playmaker, una palabra que muchas veces se asocia a la posición de base, pero que no siempre representa la forma de jugar de cada individuo que la ocupa.

La estrella de los Indiana Pacers es el último eslabón de una estirpe de bases nacidos para asistir. Su misión es subir la bola, analizar la jugada en segundos, detectar los movimientos de sus compañeros y entregarles la pelota en una situación idónea para que anoten. Tyrese Haliburton es el heredero de John Stockton, Jason Kidd, Steve Nash, Jason Williams, Chris Paul o Rajon Rondo y es, por lo tanto, el encargado de mantener viva esa esencia del pasador puro.

🫂 Rick Carlisle, Sacramento y el encaje perfecto en Indiana

Indiana Pacers se hizo con los servicios de Tyrese Haliburton el 8 de febrero de 2022 en un traspaso que envió a Domantas Sabonis, Jeremy Lamb, Justin Holiday y una segunda ronda del draft a Sacramento Kings. Junto al de Milwaukee llegaron a Indiana Buddy Hield y Tristan Thompson, que fue cortado poco después. Desde su llegada, repartió 16 asistencias en su segundo choque, ya enseñó a los aficionados del Gainbridge Fieldhouse de lo que era capaz. Y se ganó a una de las aficiones más exigentes de la liga y que más cultura baloncestística tiene.

 

El traspaso fue un win-win para las dos franquicias. Haliburton se estorbaba con De’Aaron Fox en Sacramento y Sabonis lo hacía con Myles Turner en Indiana. Domantas explotó acompañado de Fox. Y dirigido por Mike Brown, creció hasta convertirse en uno de los pívots más dominantes de la NBA. Tyrese, por su lado, se ha desarrollado bajo las enseñanzas de Rick Carlisle: «Mis analistas me dicen todo el tiempo que somos mucho mejor equipo cuando ‘Ty’ está en pista». Gracias a él, Haliburton entendió el juego de un modo diferente y desbloqueó su verdadero potencial pasador.

Para nada es casualidad que Carlisle, mentor de Luka Doncic en sus inicios en la liga, haya sido el entrenador con el que alcanzaron la perfección asistentes de renombre como Jason Kidd, segundo máximo pasador de todos los tiempos, o Chauncey Billups. Rick Carlisle siempre ha desarrollado sus bases hasta convertirlos en directores de juego reputados. Incluso Jamaal Tinsley, que fue un base normalito dentro de la jerarquía de la liga, fue capaz de repartir más de 8 asistencias por noche en los Pacers del entrenador neoyorquino, donde brillaron otros jugadores como Ron Artest.

Haliburton

Rick Carlisle escucha a Tyrese Haliburton durante un partido de la NBA.

Las asistencias de Haliburton han crecido cada año en la NBA. En cada una de sus tres primeras campañas sumó más asistencias que en las anteriores y va camino de que en su cuarto curso nada sea diferente. En los Kings firmó 5,3 pases de canasta por noche como novato y 7,4 en los 51 partidos que disputó con ellos como sophomore. Tras el traspaso jugó 26 choques en Indiana en los que Carlisle le ayudó a descubrir esa nueva lectura del juego y cerró con 9,6 pases de canasta. Mientras que en su primera temporada completa en ‘The Middle‘ superó la decena (10,4).

Haliburton ha demostrado además una cantidad infinita de recursos a la hora de asistir a sus compañeros. Es un magnífico lector del juego, lo que le permite encontrar al resto de los miembros de su equipo en situaciones idóneas. Utiliza todas las superficies disponibles de su mano para entregar el balón con la mayor calidad posible y superar a los contrarios sin que estos puedan interferir en sus pases. Por si fuera poco, no juega en una franquicia en la que esté rodeado de otras estrellas por lo que sus números podrían ser aún más escandalosos de lo que ya son.

🏀 Tyrese Haliburton, el mejor base puro de la NBA

Su progreso ha sido constante desde sus años universitarios. Jugó dos cursos en la Universidad de Iowa State. En su año freshman destacó como un buen base defensivo. Fue, junto a Zion Williamson, el único novato en conseguir 50 robos y 30 tapones. En ataque estuvo muy discreto con 6,8 puntos y apenas 3,6 asistencias. Como sophomore creció de forma espectacular. Acribilló a sus rivales con 15,2 tantos y 6,5 pases de canasta, además de recuperar 2,5 balones por encuentro.

Desde que llegó a la NBA a través del draft de 2020, en el que fue seleccionado en la duodécima posición, la 2023/2024 es su temporada de explosión. En 2023 ya fue seleccionado para el All-Star de Salt Lake City, con lo que recibió el auténtico reconocimiento como una de las mayores superestrellas del campeonato. Sin embargo, esta campaña ha dado el definitivo paso adelante.

Tyrese Haliburton ha registrado algunos hitos en inéditos en cuanto al cuidado del balón y las asistencias se refiere. Es el primer jugador en la historia de la NBA en conseguir un partido de 33 puntos, 15 asistencias, 5 triples y 0 pérdidas. Lo hizo contra los Philadelphia 76ers de su tocayo Tyrese Maxey. Dicho partido, junto al duelo anterior —25 puntos y 17 asistencias— le convirtieron en el jugador con más asistencias (32) sin pérdidas en dos partidos consecutivos, récord que pertenecía a Jason Williams (31).

Indiana Pacers ha sido también la franquicia en la que ‘Ty’ ha explotado como anotador. La confianza con la que ha comenzado esta 2023/2024 es espectacular. Ha subido su anotación en casi 5 puntos por partido. Siempre fue un triplista muy fiable y lo más sorprendente es que sus porcentajes no se han visto afectados debido al aumento considerable de lanzamientos.

Esta temporada sus porcentajes son los más altos de su carrera. Hasta el momento firma un 52,1% en tiros de campo, un 46,1% en triples y un 91,5% en tiros libres. De finalizar así, se convertiría en el décimo integrante del club del 50/40/90 y en el tercero, junto a Steve Nash y Stephen Curry, en conseguir un 50/45/90. Una cifra que parece reservada para los mejores bases de siempre.

Tyrese Haliburton está ante su año de confirmación como superestrella. Es el jugador entorno al que Indiana Pacers debe construirse para el futuro. Un astro que brilla de forma diferente a los demás, que se aleja del egoísmo con el que conviven los tops de la NBA. Y que ha conseguido ese estatus de forma altruista y con el objetivo de hacer mejores a sus compañeros hasta convertirse en el último eslabón de un linaje de asistentes que parecía completamente perdido.

Ir al contenido