Atlético de Madrid - Getafe
Atlético de Madrid

El Getafe eclipsa la noche histórica de Griezmann y la racha del Atlético

La historia se escribe a base de hechos que marcan un antes y un después en una línea temporal. El Atlético de Madrid, con 120 años de historia, se relamía con la idea de desempolvar su libro de efemérides, pero se quedó a medias ante un Getafe heroico y que evitó la 21ª victoria consecutiva de los colchoneros en el Metropolitano. Hubiese sido récord histórico del club. Y no es casualidad. Los azulones fueron el último equipo en puntuar en el estadio rojiblanco: 1-1 en febrero de 2023. El equipo de Bordalás dejó una imagen que muchos no tienen asociada a este equipo (disparó 29 veces) que cabalga a lomos de un Mason Greenwood estelar. También influyó la expulsión en el primer tiempo de Savić.

El único atlético que salió con media sonrisa del Metropolitano fue Antoine Griezmann, que con su doblete igualó a Luis Aragonés como máximo goleador de la historia del club (173 goles). Lo único que pudo celebrar el conjunto del ‘Cholo’ Simeone, que siempre fue por delante, pero que tiró por la borda su ventaja en cinco fatídicos minutos del tramo final. Mayoral, máximo goleador español, dejó dos tantos, mientras que también marcaron Morata y Óscar. El Atlético, que recuperará el próximo 23 de diciembre su partido aplazado ante el Sevilla, podría quedar momentáneamente a 12 puntos del Girona si los catalanes ganan su choque ante el Betis.

😮 Getafe, quién te ha visto y quién te ve

En el Atlético de Madrid se las prometía muy felices de volver al Metropolitano tras su caída en San Mamés, pero se encontró al Getafe más guardiolesco de la temporada. Líneas avanzadas, intensidad y desparpajo. Solo algunos pelotazos random de los azulones devolvían al espectador a la realidad de los del Coliseum. Pero este Getafe se está edificando en una defensa férrea, algo que traía de serie, y en un talento ofensivo estirado por Milla y Greenwood y cubierto por tres guerreros como Juanmi Latasa, Borja Mayoral y Jaime Mata, que ganan casi todos los balones aéreos que vuelan por su zona.

Del «esto es fútbol, papá» de Bordalás en rueda de prensa contestando a los críticos del juego del Getafe a la actuación del equipo en el Metropolitano, el cambio es abultado. O no. El conjunto del barrio madrileño sabe a lo que juega y apostó todas sus cartas a un solo color ante un Atlético de Madrid infranqueable hasta el momento ante su afición. Fue tal la intensidad de los dos equipos, que alguno se pasó de frenada. Stefan Savić recibió dos tarjetas amarillas en 23 minutos. La segunda fue más clara que la primera por un manotazo a Mata en una disputa. Se quedó con uno menos el cuadro colchonero, que solo inquietaba cuando conectaba con el balón De Paul con su rubio platino o Riquelme y Lino por la izquierda. Simeone modificó el dibujo sacrificando a Memphis y enviando a Riquelme a la banda contraria. Llorente también pasó a ocupar una posición más interior.

 

Por arte de magia, esos protagonistas construyeron el primer tanto del Atlético. Llorente cedió de primeras a la carrera de Riquelme y el canterano encontró a Grieznamm en el punto de penalti. El ‘Cholo’ se echó las manos a sus partes bajas para celebrar el tanto. Su equipo no lo estaba pasando nada bien y era conocedor de la importancia del gol. Aunque esas actitudes sobran en el fútbol. Pese a ir ganando, el Atlético no se sintió cómodo en el primer tiempo.

⭐ Un Griezmann histórico y un Greenwood endiosado

El Getafe fue todo fe en el segundo tiempo. Desde David Soria, impecable cuando tuvo que actuar, hasta Latasa, otra vez soberbio en forzar segundas jugadas. Todo esto con un equipo prácticamente viviendo en campo contrario. El ‘Geta’ forzó hasta 10 fuera de juegos del Atlético. Hay que estar muy concentrado para tirar una línea tan osada y no morir en el intento. «El mundo está hecho para los valientes», debió pensar el cuadro azulón, mientras Greenwood y Borja Mayoral cocinaban el empate. El inglés, que completó cuatro de los cinco regates que intentó, se fue de Hermoso, al que volvió loco, disparó y el rechace de Oblak cayó a la cabeza de un acertado Mayoral, que parece haber adelantado a Morata como el delantero español de moda.

Pero Álvaro se alzó para reclamar su sitio. Salió desde el banquillo y firmó con letras de oro su jugada clásica. Acción de Llorente por la derecha, centro entre los centrales al primer palo y cabezazo del madrileño. Volvía a ponerse por delante el Atlético, que se vio ganador con un absurdo penalti que hizo Damián Suárez sobre Hermoso. Griezmann cogió sabiamente la responsabilidad y batió a Soria desde los once metros. Igualó a Luis Aragonés como máximo goleador de la historia rojiblanca (173 tantos).

 

El Metropolitano era una fiesta y ya se veía con la 21ª victoria consecutiva en el bolsillo. Sin embargo, nadie se percató que la inferioridad numérica podía pasar factura. Bueno, Greenwood y Bordalás desde su palco privado sí lo vieron. El Getafe se tiró a por todas y Damián enmendó su error con una asistencia para que Óscar Rodríguez recortara distancias. Otra acción producida por una jugada de Greenwood. Era el minuto 87 y los visitantes consiguieron lo impensable. Riquelme tocó con las manos un nuevo centro de Damián y Mayoral anotó su 12º tanto de la temporada. Llamada clara a la puerta de la selección española.

 

Con la dopamina y la serotonina por las nubes, el Getafe todavía buscó la victoria. Greenwood ni celebró el gol de la igualada, medio enfadado por no haber tirado el penalti y medio convencido que podía caer el cuarto. Y estuvo muy cerca. Mayoral lo tuvo en su cabeza tras una serie de rebotes, pero el delantero no conectó bien el balón. Oblak también evitó el desastre convirtiéndose en la figura de su equipo y dejando una estirada para la fotografía a disparo de Óscar. Acabó el encuentro y se giraron las tornas. El Atlético se fue frutado, sin récord de local y sabiendo que la distancia con el liderato puede aumentar, mientras que el Getafe camina con más firmeza sobre las aguas que abre Bordalás.

Ir al contenido