Bad Boys
Libros

‘Los Bad Boys de la NBA’, los personajes más temidos de la mejor liga del planeta

Ya lo sabemos: la NBA es una de las competiciones deportivas más grandes, importantes y espectaculares del mundo. Una liga de baloncesto repleta de canastas inverosímiles, remontadas épicas y partidos trepidantes. Sin embargo, dentro del show queda un apartado para las peleas, los encontronazos, las salidas de tono y las extravagancias. En ese espacio polémico, rudo y excéntrico se mueve José Manuel Puertas: con su último libro, Los Bad Boys de la NBA.

El granadino es uno de los periodistas españoles especializados en baloncesto con más trayectoria tanto en medios de comunicación como en el mundo editorial. Los Bad Boys de la NBA (Ediciones JC) llega después de su éxito anterior, en el que trató la historia de Giannis Antetokounmpo y su camino hacia la gloria, Giannis Antetokounmpo. El MVP que surgió de la miseria, del que llegó incluso a publicarse una edición en griego. José Manuel Puertas atiende a Legal Sport para hablar de su nueva obra, reflexionar sobre la NBA de los malotes, el contraste con las estrellas y el nivel de competitividad de hoy en día… ¡y mucho más!

💡 Así surgió Los Bad Boys de la NBA

El cliché de los bad boys en la NBA siempre estará asociado a los Detroit Pistons de finales de los años 80. Pero, aunque los Pistons tienen cierta importancia en las páginas del libro, la idea de Puertas va más allá de aquel fenómeno y busca es retratar las historias de los tipos malos de la mejor liga de baloncesto del mundo; no solo de aquella generación. El concepto del libro encandiló a José Manuel desde que se lo ofrecieron: «La idea no es mía. Juan Carlos Rentero —editor de Ediciones JC— me lo ofreció mientras tomábamos algo cerca del Paruq del Retiro; a los diez minutos de conversación ya me había convencido. Me encantaba la idea».

Bad Boys

José Manuel Puertas, en Atenas, posa con la edición griega (Kaktos) de su primer libro Giannis Antetokounmpo. El MVP que surgió de la miseria.

«Fue de esas ideas que te chocan de primeras. Pensé en hacer algo de baloncesto en general, pero Juan Carlos tenía claro que tenía que ser sobre la NBA», explica Puertas sobre la génesis de la ideal que dio origen al libro. Siguiendo con las líneas maestras, en la portada destaca un aguerrido Kevin Garnett. Si bien José Manuel no se encargó del diseño, cree que el mítico ‘5’ de los Celtics de lo más representativo: «La portada la vi una vez diseñada, pero me pareció un acierto optar por Garnett. Si hubiésemos puesto a Dennis Rodman o a Bill Laimbeer, la gente creería que se trata de un libro sobre los Pistons. Y no es así».

José Manuel, al que puedes seguir en en Libertad Digital, en Gigantes del Basket, en Movistar+ o en Tirando a Fallar —programa al que considera «su niño», en esRadio—, nos cuenta más secretos de aquella reunión en la que se fraguó su nuevo libro: «Lo más difícil fue hacer la selección de los 25 jugadores más duros de entre todos los tipos duros de la NBA. Si tiene una buena acogida, tal vez podríamos plantear una segunda parte y ampliarlo al baloncesto europeo». «Quién sabe; no hay nada decidido», bromea.

📚 La NBA, más allá de las superestrellas

Puertas hace especial hincapié en revelar la cara oculta de la liga más lustrosa de baloncesto del planeta, menos contada y habitual, pero igualmente interesante: «La NBA tiene una historia muy amplia y rica. Con 77 temporadas a sus espaldas, el fenómeno no se entendería sin la existencia de este tipo de personajes. En el día a día de la liga no solo se ve lo que ocurre en la cancha, sino que hay mucho más allá en los vestuarios, entre bambalinas, en las relaciones con las franquicias…». «La realidad es que siempre ha habido jugadores muy díscolos, duros y extravagantes, cruciales para el desarrollo de la liga, de las narrativas y el espectáculo», explica Puertas.

¿Qué fue de… Latrell Sprewell, la estrella de la NBA que acabó en la ruina?

«En la definición de bad boys diferencio tres categorías. La primera, la de un tipo muy duro dentro la cancha, con Bruce Bowen como ejemplo: un gran defensor, muy leñero, con tácticas sucias, como meter el pie debajo del triplista, algo que le llevó a convertirse en uno de los más duros de siempre de todos aquellos que han pasado por la NBA», indica José Manuel.

«El segundo escalón está destinado para los jugadores que en la vida se han comportado de una forma un poco excesiva, con drogas, sexo y un largo etcétera, como, por ejemplo, puede ser el caso de Lamar Odom«, continúa Puertas. «A los que ocupan la tercera categoría los he calificado de ‘insoportables’. Jugadores que se te meten en la cabeza y no te dejan vivir, como Draymond Green o Vernon Maxwell«, finaliza el granadino. Sin duda, todos, cuanto menos, fastidiosos.

 

Además de diferenciar a los jugadores por niveles, Puertas destaca a uno de ellos como el bad boy definitivo, apto para opositar con méritos a cualquiera de las plazas: Dennis Rodman. «Para mí, el bad boy por excelencia es Dennis Rodman. Era durísimo en la cancha, en la vida se pasó tres pueblos y era un tormento para sus rivales; lo tiene todo. A Rodman me costó mucho encasillarlo y finalmente me decanté por incluirle en los insoportables, pero podría entrar en las tres. Es el más personaje de todos».

😈​ ¿Tienen cabida los bad boys en la NBA actual?

«Yo creo que la retórica ha perdido peso en NBA actual. Dentro de 30 años, cuando recordemos la época de LeBron James y Stephen Curry pensaremos en el juego; sin duda, algo positivo: nos acordaremos de los triples de Curry y de la hazaña de James con Cleveland Cavaliers en el séptimo partido y de su tapón a Andre Iguodala», explica José Manuel.

 

No obstante, en su pronóstico existe un fuerte contraste frente al imaginario que se presenta cuando el aficionado a la NBA evoca la época de los años 80, 90 o principios de los 2000. A la mente se vienen aspectos que van mucho más allá del juego. «Esa mística que tiene la NBA ochentera o de los primeros años 90 desde nuestros ojos de hoy es un legado que seguramente no vaya a trascender de la actual NBA en de las próximas generaciones. No se suelen ver a tipos como Kevin MacHale y Kurt Rambis liándose a tortas, o a Laimbeer colgándose de Michael Jordan con intención de lesionarle para frenarlo».

No solo en el siglo pasado se estilaban los malotes; la primera década de los 2000, menos popular y a menudo más olvidada, tuvo una buena cuota de bad boys gracias a los Detroit Pistons campeones del 2004 de Chauncey Billups, Richard Hamilton, Ben y Rasheed Wallace o los Indiana Pacers de Stephen Jackson, Ron Artest y Reggie Miller: «Esa década estuvo dominanada por los Lakers en sus primeros años, con Kobe Bryant y Shaquille O’Neal. Por talento no les podías ganar porque eran los dos mejores jugadores de la NBA, así que había que intentar destruirlos tanto mental como físicamente para aspirar a derrotarles».

Recordando a… Ron Artest, de conflictivo a pacifista y campeón con Pau Gasol

«Philadelphia 76ers intentó vencerles con este método en las Finales que jugaron frente a ellos en 2001, con Allen Iverson —que también tiene su rasgo malote y que por supuesto tiene un capítulo propio—. Iverson supuso una reforma contracultural, porque cambió el estilo de vestimenta e incluso de vida dentro de la NBA«, cuenta Puertas sobre uno de los jugadores más talentosos y alocados de siempre.

Otra NBA más desconocida también es la que se sitúa antes de los famosos años 80: «Quería destacar a algunos personajes de la NBA previos a los que todos tenemos mitificados a raíz de la explosión de Magic Johnson, Larry Bird y Michael Jordan. Antes de su llegada a la liga, ya había muchos años de historia».

«De John Brisker, por ejemplo, no me sorprendería que alguien afirmase que es el peor bad boy de todos los tiempos. Seguramente, estaría en lo cierto. Acabó desaparecido y no se sabe qué pasó con él», detalla Puertas.

«También quería plasmar a los jugadores que pasaron por la ABA; una liga con mucha mística. No había nadie exclusivo de la ABA, pues la condición era que hubieran pasado por la NBA, pero quería que estuviera representada en el libro», concluye el granadino sobre Los Bad Boys de la NBA, una obra que narra la parte más ruda de la NBA a través del puño y letra de uno de los mejores expertos en baloncesto de nuestro país.

Ir al contenido