Madrid - City
Champions League

El City deja al Madrid sin final con un baño incontestable de fútbol

Hay partidos y formas de ganar. Equipos que tienen un buen día o un mal día. El Manchester City y el Real Madrid. El equipo inglés goleó a los blancos en un encuentro perfecto. Los de Guardiola lo hicieron todo bien. No fallaron en nada. Todos los errores que pudo cometer en el pasado el conjunto skyblue quedaron soterrados para dejar florecen todas las virtudes de una plantilla temible.

La primera mitad de los locales fue descomunal. Presión asfixiante, centros, carreras… El Madrid no encontró la forma de hilar cuatro pases seguidos. Marcó Bernardo Silva por partida doble. Salvó Courtois en otra noche memorable del belga para frenar a Haaland. En la reanudación, los blancos mejoraron. Pero el City fue impenetrable. Más control, pero poco peligro de los merengues. En cambio, los citizens sacaron el martillo para sentenciar. Militão desvió un cabezazo de Akanji para el tercero y Julián Álvarez cerró con el cuarto.

Desde 2009 en Liverpool, el Madrid no recibía un 4-0 en la Copa de Europa. Sin objeciones. El City fue superior y es merecedor finalista. Se medirá al Inter en Istambul el próximo 10 de junio.

❌ Solo Courtois se salvó de un suspenso casi generalizado

Sin el belga, el resultado hubiese sido un escándalo. Algo para el recuerdo. El año pasado las paradas de Courtois daban oxígeno al Madrid para golpear a su rival. En Mánchester, solo eran bocanadas ante el asedio casi insultante del City. En tres toques, los ingleses ya estaban en la frontal del área del Madrid. Con unos pases más, ya entraban dentro del área. Ante esta sumisión, Courtois dejó tres paradas para la hemeroteca. Las tres a Erling Haaland.

 

 

En el minuto 12, sacó con la cadera y el codo a un cabezazo a bocajarro del noruego; en el minuto 22 surgió con los dedos de su mano derecha para desviar otro testarazo de la bestia del gol; y en el minuto 74, eligió el muslo para desbaratar un uno contra uno ante el atacante citizen. El resto del equipo suspendió. Carvajal sufrió ante Grealish, Militão y Alaba nunca se encontraron, Camavinga no fue ese lateral impostor brillante, Valverde estuvo perdido, Modrić y Kroos no dominaron, Vinícius se chocó contra un muro y Benzema y Rodrygo fallaron más que aportaron. Los cambios tampoco solucionaron nada. Así es imposible.

😬 ¡El Madrid no llegó a los 100 pases buenos en el primer tiempo!

El Madrid sabía que iba a sufrir en el Etihad Stadium, pero nunca imaginó que el City lo sometiera tanto durante la primera mitad. Ya desde el pitido inicial todo hacía presagiar que la noche iba a ser complicada. La presión de los de Guardiola asfixió al Madrid, que solo pudo dar 26 pases buenos en los primeros 20 minutos de encuentro. La sensación fue que el City jugaba con dos o tres futbolistas más que el equipo de Ancelotti, que se convirtió en el entrenador con más partidos en la Champions con 191.

La posesión del equipo skyblue superó el 80% en algunos instantes del primer tiempo. El Madrid no pudo encadenar tres o cuatro pases seguidos… y menos en campo contrario. No había espacios. Solo aparecían camisetas azules. Ni siquiera Modrić o Kroos supieron romper la presión, las llegadas, los centros, las internadas y las carreras del rival.

Las caras fueron de circunstancias. Solo a partir de la media hora, los madridistas pusieron calma y enlazaron algunas combinaciones. Sin embargo, el Madrid acabó los primeros 45 minutos sin llegar a los 100 pases acertados. Fueron 99, con 13 disparos del City, por uno de los blancos… Un larguero de Kroos.

 

 

Al final, el City acabó con 16 remates por siete de los madridistas, 625 pases contra 421, y 24 regates por 7. Se podría seguir con las diferencias, pero queda clara la superioridad de los de Mánchester.

🫡 Guardiola, Rodri y la venganza perfecta

Ir al contenido