Jadon Sancho BVB
Fútbol internacional

Jadon Sancho y el último capítulo de una carrera contra la lógica

Puerta grande o enfermería definitiva. La carrera de Jadon Sancho está en jaque, en un momento crucial para saber si hay chances de volver a ver a aquella promesa que maravilló al Borussia Dortmund en su primera etapa allí o si se quedará definitivamente por el camino. Como uno de esos «lo que pudo ser y no fue». Decisión controvertida su vuelta, como ya lo fuera marcharse con 17 años, cuando a la Bundesliga no iba ningún inglés. O como fichar por el Manchester United siendo canterano del City. Desde luego que al extremo inglés le va la marcha.

😏 Jadon Sancho, el inglés que abrió la veda en Alemania

De un tiempo a esta parte, el éxodo de los futbolistas ingleses a la Bundesliga alemana, especialmente los jóvenes, se ha convertido en una ruta bastante transitada y rentable. Sin embargo, es algo relativamente novedoso, porque en 2017, año del desembarco de Jadon Sancho al juvenil del Borussia Dortmund como agente libre, solo había dos compatriotas suyos en la competición. Reece Oxford en el Borussia Mönchengladach y Ryan Kent en el Freiburg, mientras que en la 2016/2017 no figuraba ningún jugador británico en la primera división teutona. La decisión de la promesa de los ‘Three Lions’, cuando todavía era seleccionado por la selección sub-17, se salía de los estándares habituales. Y, para sorpresa de los defensores del tópico de que los ingleses no se adaptan al fútbol foráneo, Sancho cayó de pie.

Jadon Sancho

Jadon Sancho explotó en el Borussia Dortmund, tras recibir muchas críticas por salir de Inglaterra rumbo a Alemania. Culturalmente no estaba muy bien visto.

Fueron cuatro temporadas allí. La primera, con ficha del filial, porque en teoría llegaba para terminar de foguearse en el equipo juvenil y dar el salto sin prisa al primer equipo al curso siguiente. Un plan que voló por los aires en el momento que Peter Bosz, que no es precisamente alguien que le corte las alas a los jóvenes, vio su fase de grupos en el Mundial sub-17 de 2017. Su liderazgo, compartido con Phil Foden, dejó prendado al estratega neerlandés, hasta el punto de que este pidió expresamente su vuelta inmediata para entrar en la dinámica del primer equipo. Y nunca más se supo de él en la cantera borusser, no se perdió en vano la fase final del prestigioso evento de selecciones que ganaría Inglaterra en la final contra España.

El PSV Eindhoven de Peter Bosz, el parque de atracciones más divertido de Europa

Jadon Sancho, con un hambre voraz, físico liviano en el buen sentido de la acepción y técnica como para pensar que iba a ser una estrella mundial, aprovechó la oportunidad desde su debut. En el Westfalenstadion creció y dejó de ser un encarador de banda para convertirse en un atacante mucho más completo, creativo, incluso, como para que saliese años después como un mediapunta especializado en el desequilibrio interior en una liga de transiciones, sin perder esa chispa para desatascar defensas cerradas.

Parecía tener los ingredientes necesarios para dar el salto definitivo a un aspirante a ganar la Champions, cifras incluidas. Se marchó con 49 goles y 53 asistencias en sus tres últimas campañas y, aún más importante, dejó un legado considerable en el club. La apuesta del ‘BVB’ por Jude Bellingham tuvo mucho que ver con el éxito de Jadon Sancho en Renania del Norte-Westfalia. O la de Felix Nmecha, el sustituto del jugador del Real Madrid.

💂 De esta agua no beberé

Donde no funcionó, cuando ya parecía un jugador hecho y acorde a las necesidades de una superpotencia mundial, fue en el Manchester United. En Old Trafford no ha dejado rastro del jugador que fue en Dortmund y, mucho menos, del que apuntaba a ser en sus primeros años. Cierto que se mantiene como un futbolista rentable, con el marketing como principal aliado como para invertir en él, pero el rendimiento ha dejado mucho que desear. Ni hablar si tenemos en cuenta que costó en torno a 100 millones de euros.

Su disciplina dentro del vestuario tampoco ha ayudado a generar un buen clima de convivencia y a que Eric ten Hag contase con él como la pieza elemental que se presuponía. Un encontronazo entre ambos actores, que carácter van servidos, derivó en que fuese apartado del primer equipo y se tuviera que buscar la vida en el filial. Es curioso que, tras salir de su zona de confort y escoger el camino difícil, Jadon Sancho triunfase en Alemania. Y más aún que, al regresar a casa, aunque fuera en el eterno rival de la ciudad, su carrera se haya desvanecido hasta el punto de que los mancunianos consideren su salida una operación prioritaria.

🤔 ¿Es una buena idea regresar a Dortmund?

La frase de que uno no debe volver a donde más feliz fue retumbará ahora en su cabeza. Pero, realmente, es la salida más apetecible que le queda, dentro de la máxima élite. Eso sí, el Borussia Dortmund ha cambiado mucho sin él, y la Bundesliga también. Sin ir más lejos, Jadon Sancho fue el mejor socio de Erling Haaland allí. En un equipo que se ha aficionado a pescar en el mercado inglés y que ahora cuenta con Jamie Bynoe-Gittens como su promesa inglesa del momento, rodeado en tres cuartos de campo por el eterno Marco Reus, Julian Brandt, Karim Adeyemi, Donyell Malen, Youssoufa Moukoko o Giovanni Reyna. Tal vez, demasiada competencia como para que Sancho vuelva a ser un cabeza de proyecto, su regreso entraña riesgo. Más aún sabiendo que otros jóvenes de la casa como Julien Duranville o Paris Brunner piden paso.

En la liga ahora hay cinco compatriotas suyos y, el cabecilla de la expedición, Harry Kane, se ha consagrado como uno de los futbolistas más diferenciales del mundo actualmente, si no el que más, tras llegar al Bayern por una cifra récord para el cuadro muniqués. Jamal Musiala, de nacionalidad germana, pero criado en Inglaterra, es otro acierto con herencia basándose en lo que sucedió entre 2017 y 2021. ¿Quién dijo que un inglés no podía triunfar en Alemania? Jadon Sancho, el mismo que ahora necesita ese retorno para relanzar su carrera.

Ir al contenido