Barça - Osasuna - liga
Barcelona

Vitor Roque enciende la luz y saca al Barça del atolladero

Se esperaba una reacción en Barcelona tras la decisión unilateral avanzada por Xavi tras la derrota contra el Villarreal, pero fue un partido más de continuidad. El conjunto azulgrana volvió a vivir en la penumbra; en el filo de la navaja. Lo que demuestra que las palabras se las lleva el viento. Lo que importan son los gestos. Casi los mismos jugadores y, en consecuencia, la misma sensación. El Barça ganó a Osasuna con lo justo. Con la salvación de su único faro: Vitor Roque. El joven delantero brasileño bajó a las mazmorras con el candelabro para iluminar el camino del conjunto catalán.

En otra cita llena de desencanto por parte del aficionado culé, el fichaje invernal de Deco puso el único punto positivo. Gol a los 72 segundos de entrar, acción para la expulsión de Unai García y energía. Con la misma que celebró su primera diana de azulgrana junto a João Cancelo, el asistente. Pero ni con un futbolista más supo cerrar el partido el Barça, que sufrió hasta el final los intensos a cuchillo de Osasuna por sacar un punto. No llegó el empate. Los de Xavi vuelven a ganar, pero siguen sin convencer. Otra fecha más tachada en el calendario a la espera de que lleguen los octavos de final de la Champions League.

😢 Ferran y unas lágrimas representativas

No era una situación cómoda para jugar en Montjuic tras el estrépito ante el Villarreal y el sorpresivo anuncio posterior de despedida de Xavi. El público estuvo al lado del técnico de Terrassa. Parece que el enfado está más próximo con los jugadores. Pero la verbena contra los groguets marcó y Christensen se cayó del once por el joven Cubarsí, João Cancelo ocupó el lateral izquierdo por Héctor Fort y también se volvió a ‘sacrificar’ a Frenkie de Jong por el siempre discutido Oriol Romeu. Arriba, Ferran volvió a dejar a João Félix en el banquillo. Nada nuevo.

La idea fue controlar a Osasuna, atacar sus bandas, sobre todo con un activo Lamine Yamal, y encontrar la brecha ante la defensa de cinco de los navarros. Pero la primera noticia llegó en forma de lesión. La de Ferran Torres, uno de los hombres más en forma del equipo. Las lágrimas del de Foios dirigiéndose a los vestuarios parecían resumir el terrible mes de enero del equipo. Con Raphinha en la grada por lesión, el cuerpo técnico de Xavi amagó con llamar a Vitor Roque, pero finalmente una melena rubia se asomó al verde. Fermín López fue el elegido, lo que dio mucha más profundidad a João Cancelo por la izquierda.

 

Osasuna tenía muy claro su plan: intentar sorprender a través del robo. Los rivales han hecho daño al Barça en transición y con velocidad, y eso es lo que buscó el equipo de Jagoba Arrasate, que estuvo encomiable con las ayudas y coberturas defensivas. En este aspecto brilló Unai García, salvando al límite varias acciones de los azulgranas. Sin embargo, la poca destreza de los culés, que tocaron y tocaron sin mucha profundidad, y el plan conservador de los rojillos dejaron un primer tiempo más bien espeso y con llegadas contadas a balón parado.

Barça - Pedri - liga

Pedri controla un balón para el Barcelona en el partido contra Osasuna.

Lewandowski y Koundé tuvieron el gol cerca, pero sus remates se fueron desviados por poco. En cambio, Osasuna se fue al descanso lamentando una oportunidad de Budimir tras una pelota peinada de Lucas Torró al segundo palo. El croata no pudo dar la forma correcta a su escorzo para dirigir el remate. No hubo pitos. Tampoco aplausos en Montjuïc. Más bien resignación.

😮‍💨 Vitor Roque dio oxígeno a Xavi y al Barça

El Barça intentó cambiar el guion plasta de partido con algo más de mordiente; a lo que Osasuna, que olió sangre, contestó arriesgando algo más que en el primer tiempo. Algo tenía que hacer Xavi ante un fútbol previsible y monótono de su equipo y recurrió, ahora sí, a Vitor Roque. El damnificado fue el pobre Fermín, que salió del banquillo por el lesionado Ferran para volver a entrar en el segundo tiempo. Roque tardó 72 segundos en atender a la intensidad que le pidió el cuerpo técnico antes de salir. Adivinó las intenciones de Cancelo y puso la cabeza al centro de exterior del portugués en el área pequeña para marcar su primer tanto con el Barça.

 

El gol es el mejor coach, psicólogo, nutricionista y activador posible. La diana local desencadenó la siguiente acción decisiva del choque. El mismo delantero brasileño del Barça provocó a los cinco minutos la expulsión de Unai García, que agarró al joven olvidándose de que ya tenía tarjeta amarilla. Pero ni con esas el conjunto catalán pudo ampliar diferencias en el electrónico. Lamine Yamal se empachó de querer hacer sus jugadas obras de arte, mientras que Lewandowski arrancó en fuera de juego atendiendo a una nueva aportación de Vitor Roque.

 

A todo ese desacierto le siguió un Osasuna que se lanzó sin nada que perder al ataque. Raúl García estrelló un balón en el poste, mientras que el debatido Iñaki Peña sacó una mano ante Moncayola. Aitor Fernández, portero de los navarros, subió a rematar los dos últimos saques de esquina del choque, que acabaron con una montonera de jugadores, piernas y desconcierto general. Eso sí, sin nada que lamentar para el Barça, que pudo suspirar y sumar tres puntos de oro que le mantienen en cierta manera en una lucha por la liga en la que muy pocos creen.

Ir al contenido