Brasil - Argentina
Fútbol internacional

¿Por qué Brasil vende más caras a sus futuras estrellas que Argentina?

Ya no sorprende ver que cada vez que destaca un jugador argentino o brasileño en su país desde Europa comience una guerra entre los clubes más potentes para intentar ficharlo. La época de Pelé, que no se movió de Brasil ni del Santos, ya ha quedado muy atrás. Triunfar en una de las grandes ligas europeas es uno de los objetivos de muchos de los muchachos que empiezan desde lo más bajo en el fútbol de Sudamérica.

Vitor Roque ha sido el último gran talento forjado en las minerías sudamericanas que ha cruzado el charco. El delantero se ha incorporado y ya ha debutado con el Barcelona, que lo firmó del Athletico Paranaense por unos 40 millones de euros, según Transfermarkt. Este movimiento destaca viendo los 21,40 kilos que el Manchester City desembolsó a River Plate por Julián Álvarez en 2022. Sin duda, disparidad de cifras por dos grandes talentos y que hacen recordar a otros traspasos sonados como el de Endrick, Vinícius o Rodrygo al Real Madrid por una gran cantidad de dinero. Hecho que nos lleva a hacernos una pregunta. ¿Por qué hay tanta diferencia en los traspasos de figuras argentinas y brasileñas?

💵 Brasil marca una abismal diferencia

Basta con repasar algunos ejemplos para ver que Brasil tiene mejor salida en el mercado en cuanto a cifras de traspasos. No hay que ir demasiado lejos para dar con las ventas de Vitor Roque y Endrick por Barcelona y Real Madrid, respectivamente. Según Transfermarkt, el nuevo jugador azulgrana costó 40 millones de euros y se encuentra entre los cuatro fichajes más caros del fútbol brasileño. Asimismo, otro de los casos más sonados fue el acuerdo de Vinícius con el Madrid a cambio de 45 millones de euros, cuando el extremo apenas tenía 17 años y no había demostrado todo su potencial.

En la última década, los blancos han acudido con frecuencia al mercado brasileño, como se aprecia también con los movimientos que hicieron por Rodrygo, también por 45 millones, o por Reinier, por el que pagaron 30. Aunque ninguno iguala a Neymar, que dejó el Santos en 2013 para unirse al Barça por 88 millones de euros. Es el traspaso récord del fútbol sudamericano y, además, Neymar tiene el título de ser el jugador más caro del planeta, ya que el PSG pagó 222 kilos para que saliera del Camp Nou en 2017.

En cambio, si miramos los traspasos del fútbol argentino, también hay grandes cifras, pero no son tan gordas. Solo Enzo Fernández, cuando se mudó al Benfica, supera los 40 millones de euros. Otros futbolistas relevantes como Lautaro Martínez, Agüero o Julián Álvarez no superaron los 25 kilos en su traspaso a Europa. Es decir, un equipo argentino se libra más fácilmente de sus figuras ante cifras más bajas, mientras que los brasileños comienzan a negociar con cifras mucho más altas.

Lo que también nos muestran las tablas de traspasos de argentinos y brasileños es el sorpaso entre los dos países. En la lista argentina encontramos varios nombres como Saviola, segundo argentino más caro, Aimar, Walter Samuel o Banega que fueron vendidos cerca de los años 2000, mientras que hay que ir hasta 2022 para encontrar los traspasos sonados más recientes de Enzo y Julián Álvarez. Incluso Echeverri, que se unirá próximamente al City Group, no dejará más de 20 millones.

La intrahistoria de City Group, el conglomerado más grande del mundo

Eso no pasa con el jugador de Brasil, que está más de moda. La salida más antigua en el top 10 de ventas corresponde a la Oscar en 2012. En cambio, hay dos operaciones, la de Endrick y Roque, echas en 2023. Si bien es cierto que el Brasileirão siempre ha sido una cuna de talentos, es más recientemente cuando los clubes europeos están invirtiendo una cantidad más alta de dinero. Es como si el hecho de haber nacido en el país de los cinco Mundiales ya fuese un añadido en el precio de un futbolista.

🙄 Diferencias entre las ligas y países

Sudamérica es la cuna de algunos de los mayores talentos futbolísticos y de apasionados aficionados. Pensar en algunas de las ligas de este continente es imaginar futbolistas técnicos y habilidosos, aunque tampoco descuidan la parte defensiva. Dentro del territorio sudamericano destacan las ligas de Brasil y Argentina, un hervidero de talento y una fuente de refuerzo para los grandes clubes europeos.

En este sentido, la IFFHS (Federación Internacional de Historia y Estadística de Fútbol) elabora un ránking de las mejores ligas de todo el planeta y, a falta de ver la actualización de 2023, en 2022 puso al Brasileirão, el campeonato brasileño, como el más potente del mundo. En cambio, el argentino, salía en la novena posición de la lista. Y a pesar de que el de Argentina es uno de los mercados sudamericanos más atractivos para el Viejo Continente, sigue estando lejos en los números del brasileño, que vende a sus jugadores por unas cifras exorbitantes pese a su temprana edad.

Brasil - Fluminense - Libertadores . Marcelo

Marcelo con la Copa Libertadores ganada por el Fluminense.

Esta última temporada, Brasil puso a tres equipos entre los cuatro mejores de la Copa Libertadores, ganada finalmente por Fluminense a Boca Juniors, mientras que colocó a dos conjuntos entre los mejores de la Copa Sudamericana, por uno del país argentino. El dominio futbolístico del campeonato brasileño está por encima, como indica el dato que seis de los últimos siete ganadores de la Libertadores son clubes de Brasil.

Los premios que se reparten en el campeonato local, los derechos de televisión y la situación económica de los países también tiene mucho que ver. En el caso argentino, su debilitada economía puede empujar a los clubes a vender a sus futbolistas por unas cifras más bajas, mientras que en Brasil pueden pedir más dinero ante el poder de sus clubes.

🤔 Trayectorias opuestas

En estos momentos, Argentina es la actual campeona del mundo. Un hecho que ha puesto en valor a varios futbolistas del país como Cristian Romero, Enzo Fernández, Mac Allister o Julián Álvarez. Eso también se vio en la lista del Balón de Oro, con cuatro jugadores argentinos —(Messi (1º), Julián (7º) y Emiliano Martínez (15º) y Lautaro (20º))— entre los 20 primeros puestos, por solo un futbolista brasileño: Vinícius (6º).

Messi Balón de Oro

Leso Messi junto a sus Balones de Oro.

Aunque la mayor divergencia entre los jugadores de ambos países es su trayectoria. Mientras el brasileño llega a Europa como una estrella en crecimiento que tiene que marcar una época en un club, el argentino sale con menos nombre y empieza a labrárselo su futuro desde clubes más modestos. Es el caso de Ángel Di María, que empezó en el Benfica, Verón, que aterrizó en la Sampdoria, Cristian Romero, que defendió los colores del Génova, Crespo en el Parma o Batistuta en la Fiorentina. Aquí se ve como Italia es un país muy hermanado a Argentina.

También influye el proceso de maduración y estabilidad. Mientras que de un brasileño se espera un rendimiento inmediato y una vida en los campos más corta, a excepción de algunos casos, la madurez futbolística del jugador argentino reposada, así como la fecha para retirarse de los terrenos de juego. Sea cual sea la razón, Brasil vende mejor que Argentina. Aunque ahora los albicelestes sean la mejor selección del planeta. Sin embargo, para Europa, el Brasileirão vale casi el doble que la liga argentina en cuanto al precio de sus jóvenes talentos.

Ir al contenido