Barcelona - Oporto
Champions League

Los Joãos y las paradas de Iñaki Peña devuelven al Barça a los octavos de la Champions

El Barça vuelve a estar entre los mejores 16 equipos de Europa después de dos años sin tocar ese terreno. Más por empuje individual que por buen juego, pero el objetivo se zanjó con una remontada ante el Oporto (2-1) cimentada por las paradas de Iñaki Peña y por los goles de los Joãos. Con ellos se ha visto el mejor Barça, y los dos remaron para rescatar al equipo de un gris oscuro y devolverle al olimpo europeo. Cancelo empató el marcador en el primer tiempo, tras un buen tanto de Pepê que levantó la inquietud en Montjuic. Antes, el árbitro ya había invalidado un gol a Taremi, por posición adelantada.

Sin embargo, Xavi ha visto que la conexión portuguesa es trepidante cuando se encuentran y situó a Cancelo por la izquierda, zona en la que suele moverse más João Félix. El lateral, aparte de empatar, regaló el gol del triunfo a su compatriota en una buena jugada de combinación. Pudo ampliar distancias el conjunto azulgrana, pero perdonó en el tramo final. Aunque el juego del Barça está lejos de su perfección, el equipo volverá a estar en la fase definitiva de la Copa de Europa y, seguramente, como primer clasificado de su grupo.

🙄 Iñaki Peña se puso el traje de Ter Stegen

Pese a tener tan cerca la clasificación para los octavos de final tras dos años cayendo en la fase de grupos, el Barça salió sin batería al partido eléctrico que planteó el Oporto. Pareció no enterarse de lo que había en juego el conjunto de Xavi Hernández. El técnico de Terrassa desplazó a João Cancelo a la izquierda, dejando a Balde en el banquillo, puso a Araújo en la derecha, y se vio obligado a apostar por Iñaki Peña por las molestias de Ter Stegen que lo dejaron en la grada. Pero la realidad fue la Champions League y un rival que hizo daño en el juego interior.

¿Por qué al Oporto se le conoce como el equipo ‘tripeiro’ y qué relación tiene con los dragones?

Gündoğan, Frenkie y Pedri se vieron superados por la medular portuense en el primer tiempo. Y cuando eso sucede, el Barça es un correcalles donde ni ataca con seguridad, ni defiende con firmeza. Las marcas desaparecieron y el ruido se apoderó del conjunto azulgrana con pérdidas constantes. Sabedores de este mal, el Oporto le puso intensidad y velocidad con Galeno y Pepê como puntales. Iñaki Peña, portero que ya demostró su clase en el Galatasaray, apareció como salvador. Por momentos, con sus movimientos, recordó a Ter Stegen. Su parada a Valera podría firmarla la mejor versión del alemán.

 

Aunque el Oporto fue el que golpeó primero con un gol inapelable de Pepê. El tanto sacó todas las debilidades posibles de los catalanes. Hubo desajustes por todos lados y el gol levantó una silbada intensa del público que asistió al estadio de Montjuic. Acompañamiento sonoro merecido, mientras Xavi intentaba levantar a los suyos con tímidos aplausos.

🥳 La resurrección de los João levanta al Barça

La dupla portuguesa volvió a ser salvadora una noche más. Últimamente, su nivel se había mimetizado con las dudas generales del equipo. Pero en la primera final de la temporada fueron enemigos contra los de su tierra. Los dos excanteranos del Benfica, uno de los rivales directos del Oporto, se pusieron al equipo a la espalda e hicieron un boquete por la banda izquierda. Quizás juntarlos por el costado zurdo es el mejor acierto del curso de Xavi.

El Barça encontró oxígeno en ese sector y superioridad con desplazamientos diagonales a la carrera de los dos portugueses. Cancelo, algo impreciso en defensa, estuvo brillante en ataque. Fue un torbellino que giró y giró hasta llevarse por delante a la defensa del Oporto y contestar casi inmediatamente al doloroso gol de los portugueses. Mejor reacción imposible. Amarró un pase de Pedri a su pierna derecha, se coló en el área y golpeó al palo más alejado del portero. Solo una explosión de talento podía salvar a un apagado Barça. Es lo que tiene un jugador que maneja las dos piernas. No sabes por donde va a salir.

 

Su compatriota, João Félix, estuvo más desaparecido en el primer tiempo, pero salió con ganas tras el descanso. Avisó con un remate al larguero nada más iniciar la segunda parte. Espabiló el cuadro catalán y un tuya-mía entre Cancelo y Félix acabó con el segundo del Barça. Dos meses después, el ‘Menino de Ouro’ pudo celebrar otra diana. El jugador cedido por el Atlético de Madrid ha marcado tres goles esta temporada en la Copa de Europa en cinco encuentros, igualando su mejor cifra en una misma temporada en la competición con los colchoneros (3).

 

Fue un alivio para todos y el lastre cambió de bando para aplastar a un Oporto que se fue desdibujando. De Jong y Pedri tuvieron más tiempo para pensar y el Barça gozó de mejores oportunidades. Los locales siguieron atacando con diagonales, carreras y con recuperaciones en campo contrario que pudieron suponer la sentencia de los lusos. Cancelo, Félix o Ferran Torres o Raphina, que estuvo muy cerca de anotar una diana espectacular de tijera, tuvieron una sentenció que no acabó de llegar. No hizo falta. Los últimos seis minutos de añadido se hicieron eternos, pero el pitido final trajo calma y una clasificación muy esperada para los octavos de final de la Champions League para el aficionado culé.

Ir al contenido