Hezonja
Opinión

Mario Hezonja no debe marcharse del Real Madrid

Mario Hezonja está en el mejor momento de su vida. Teniendo en cuenta su bagaje previo, recorrido y posibilidades, cuesta pensar que Hezonja pueda encontrar un sitio más adecuado que la capital. De seguir vinculado al WiZink Center, ‘Super Mario’ se convertirá en un jugador legendario de los blancos… siempre y cuando el Real Madrid no titubee a la hora de renovarle. Al fin el croata parece estar en paz, haber encontrado su sitio y sentirse como en casa.

Los que seguimos el baloncesto, tanto europeo como NBA, desde hacer años, hemos visto el crecimiento de ‘Super Mario’ a lo largo de sus diferentes etapas, como jugador y como persona. Hezonja se dio a conocer en la cantera del Barcelona y fue uno de los primeros jóvenes balcánicos que apostaron por formarse en las canteras de los gigantes españolesNikola Mirotic, Bojan Bogdanovic, Luka Doncic, Dino Radoncic o Ziga Samar entre otros.

El croata levantó muchísimo hype entre la afición blaugrana después de firmar un Europeo sub-16 espectacular. Conquistó el oro y fue nombrado MVP después de conseguir en la final un doble-doble de 21 puntos y 10 rebotes. Tras algunos partidos con el Barça B, en los que demostró que cualquier categoría inferior a la ACB se le quedaba pequeña, subió al primer equipo, para ilusión del barcelonismo.

Hezonja

Mario Hezonja, durante un partido con el Barcelona.

Hezonja debutó a la edad de 17 años en Euroliga con el Barça y jugó tres campañas, la primera de ellas con muy poca presencia en la pista. Posteriormente, Xavi Pascual tuvo, quizás, demasiada paciencia y buscó que ‘Super Mario’ se ganara los minutos. El fuerte carácter del de Dubrovnik, que era mucho más pronunciado en su juventud que en la actualidad, le llevó a no estar del todo cómodo. Mario creía que era una estrella y que tenía que ser tratado como tal.

Siempre ha sido un jugador muy especial. Un voraz anotador. Aunque sus pensamientos de grandeza le alejaron de aportar en otros aspectos del juego que le hubieran ayudado a asentarse. Seguramente un cúmulo de errores del propio Hezonja, del Barcelona, de la afición y de un maestro como Xavi Pascual, evitaron que ‘Super Mario’ se enamorara del Barça y nunca aspirara a convertirse en leyenda culé.

Orlando Magic apostó por el croata y le seleccionó con el quinto pick del draft de 2015. Hezonja fue elegido por delante de jugadores como Miles Turner (11º), Devin Booker (13º), Kelly Oubre Jr. (15º), Terry Rozier (16º), Bobby Portis (22º) o Kevon Looney (30º), players que, en mayor o menor medida, son relevantes dentro de la jerarquía de la NBA actual. En la mejor liga del planeta disputó cinco cursos con tres equipos (Orlando Magic, New York Knicks y Portland Trail Blazers).

Orlando Magic revive su época ‘noventera’ y sorprende a la NBA

En la NBA tuvo luces y sombras. Es inevitable no acordarse de su 8 de 12 en triples para anotar 28 puntos con los Magic frente a Detroit Pistons, su máximo anotador de 30 tantos con los Knicks y el taponazo con el que frenó a LeBron James en el Madison Square Garden sobre la bocina. Pero al final, su paso cayó en la irrelevancia en tres equipos en plena reconstrucción sin demasiadas aspiraciones.

En su retorno europeo, el Barcelona no hizo mucho por firmarle. Mario necesitaba cariño y lo encontró en Panathinaikos. Hezonja se declaró aficionado del cuadro ateniense y afirmó que cumplía el sueño de su infancia al vestirse de verde. La experiencia tampoco salió como esperaba, en ningún caso por una afición que le ama como si fuera uno de los suyos, sino por la locura que se vive en los despachos del OAKA desde hace unos años.

Otro tumbo más le llevó entonces a conseguir, por fin, lo que más ansiaba, ser considerado una superestrella. ‘Super Mario’ firmó con Unics Kazan uno de los contratos más altos de la Euroliga y recibió ese trato que siempre deseó tener. Más de 30 minutos por choque, casi 20 puntos por noche y actuaciones históricas con las que aterrorizaba Europa. Una vez más, todo se truncó con la expulsión del club ruso por la guerra de Ucrania.

 

En ese momento en el que todo parecía perdido apareció el Real Madrid, que se hizo con sus servicios como una oportunidad de mercado y como la única incorporación de la 2022/2023. Desde el primer momento en el que pisó la capital española se ha visto a un Mario Hezonja distinto. Más comprometido por la causa que nunca, mucho más centrado que en etapas anteriores. Mario ayuda en defensa y a cerrar el rebote. Aporta en facetas en las que no se le ha visto interesado en años anteriores.

Sus encontronazos no han cesado, aunque han sido mínimos en comparación con los que tenía en su juventud, y desde su llegada ha tenido sus más y sus menos con Chus Mateo. Hezonja fue clave en la conquista de la Euroliga en la que se tuvo que adaptar, por exigencias del guion, a jugar de cuatro. ‘Super Mario’ adora la línea de tres puntos y estar en el perímetro, pero es como ala-pívot, donde no le solía gustar jugar, donde se ha dejado hasta la última gota de sudor. Se le ha visto mucho más focalizado como cuatro, fruto de ocupar una posición que no es la suya.

El Real Madrid de la épica vuelve a reinar en la Euroliga

El antiguo Hezonja nunca hubiera aceptado pasar por ese proceso. Este curso se ha vuelto un imprescindible en el mejor equipo de Europa, que va camino de realizar una de las hazañas más increíbles jamás vistas. Mario se ha enamorado del Real Madrid, de su grandeza, de las remontadas y de ser cada año el máximo favorito a levantar cada título. El croata está rendido al cuadro merengue. Ahora, el club y la afición del WiZink Center tienen que dar el paso definitivo para que esa unión no se rompa jamás. Se habla de altas sumas de dinero, que sin lugar a dudas, el alero de Dubrovnik las vale.

Los cantos de sirena desde Atenas han vuelto a sonar, con un Panathinaikos más estructurado, adinerado y empujado por una afición que le ama. Por ello, el Real Madrid debe asumir cualquier esfuerzo. Mario ha encontrado su sitio, su rol y su estilo. Ama el club, tiene un pasado infructuoso en el eterno rival y se deja cada gota de esfuerzo en defender la camiseta. Hezonja no puede volver a dar tumbos por el Viejo Continente y el Real Madrid tiene la llave para que su carrera se desarrolle con la magia que la varita le concedió en su juventud y cierre como la leyenda que todos pensamos que sería.

Ir al contenido