Barcelona - gol - rácano
Barcelona

La bocina ‘salva’ la temporada de un Barça rácano con el gol

El Barça quiso cerrar con brío el 2023 para dar carpetazo a un año que empezó con un repaso al Madrid en la final Supercopa de España del curso pasado y que ha acabado con serias dudas sobre el mismo juego del equipo. La deflación futbolística del conjunto azulgrana hace que en la misma ciudad, Riad, la premisa por dejar buena imagen en el torneo sea enorme. Visto lo visto, el alzar la Supercopa la temporada anterior dio al plantel de Xavi el impulso necesario para dominar con mano de hierro la liga.

Pese a esto, este año se está evidenciando en el cuadro catalán una fragilidad en las dos áreas poco común a lo que nos tenía acostumbrado. La sensación es de inconsistencia, o de poca contundencia, como lo queráis llamar, y los números amparan este hecho. En estos momentos, el Barça tiende a tener dificultades para cerrar los partidos, para ganar con más de un gol de diferencia y, por tanto, para anotar con fluidez. Algo que pone en peligro el proyecto de Xavi, que está a siete puntos de distancia del Real Madrid y del Girona en la liga.

😴 Un letargo del Barça hasta última hora

Los números no engañan, aunque puedan sorprender. Y es que el Barça se ha convertido en un equipo que da y recibe golpes. Situación que no le beneficia demasiado, teniendo en cuenta su estilo de juego de fútbol control. Eso le hace entrar en el tramo final de la mayoría de encuentros sin el partido resuelto. Mirando la primera vuelta del conjunto azulgrana, solo en 4 de los 19 partidos disputados en liga, el plantel de Xavi ha entrado al minuto 76 por delante en el marcador. Sucedió en la victoria en Villarreal (3-4), ante el Betis (5-0) y en los triunfos por la mínima frente al Atlético de Madrid y Sevilla (1-0).

En el resto de choques, el marcador estaba empatado o el Barcelona iba por detrás. Un diagnóstico, en principio, es preocupante. Lo que sucede es que los azulgranas han sabido pisar el acelerador en los últimos compases del tiempo reglamentario, ganando ocho partidos en los que no controlaba el resultado. Solo contra el Madrid, el cuadro catalán cayó derrotado (1-2). Traducido en puntos, si los partidos acabaran en el minuto 76, el conjunto culé tendría ahora mismo 26 puntos. Estaría en la mitad de la tabla clasificatoria, junto al Valencia y al Getafe. En cambio, tiene 41 y ocupa el tercer lugar.

😢 Una racha eterna de resultados por la mínima

Los problemas del Barça con las áreas se hace evidente al ver sus estadísticas. 36 goles anotados en 19 partidos y 22 encajados. O lo que es lo mismo, el equipo azulgrana anota 1,9 goles por encuentro, pero recibe 1,16. La diferencia es leve. Hecho que provoca que desde la goleada por 5-0 ante el Amberes en la Champions League el 19 de septiembre, el equipo de Xavi no haya conseguido ganar por más de un gol de diferencia. Contando todas las competiciones, la racha ya se va hasta los 20 encuentros oficiales. En ningún momento de la historia del club azulgrana había sucedido algo parecido.

Las prisas, malas consejeras en la «construcción» del Barça

Si solo se cuenta la liga, esa estadística corre una fecha más hacia atrás, al 16 de septiembre. Ese día el Barça ganó por 5-0 al Betis en la quinta jornada del campeonato liguero. En esos días todo parecía ir sobre ruedas en la plantilla de Xavi, estirada por el impacto inmediato que tuvieron tanto João Félix como João Cancelo a su llegada. Una vez entrada la competición, los portugueses, aunque han sido importantes, no han tenido ese añadido definitorio para el despegue culé, que se ha limitado en los últimos meses a ganar de forma rácana y, en muchos casos, sobre la campana.

😥 Una cifra goleadora extremadamente a la baja

36 dianas en 19 encuentros. Es el balance del equipo azulgrana en el primer tramo de esta temporada 2023/2024. Una cifra que no está tan lejos de los otros grandes de la liga española: el Atlético ha marcado 39 y el Madrid, 40. Sin embargo, se queda a 10 dianas del Girona, el equipo más goleador del torneo. Por el contrario, mirando los datos de campañas anteriores, el ritmo goleador de este Barça de Xavi sí deja mucho que desear. En concreto, esta plantilla azulgrana es la quinta menos goleadora del siglo, junto a la de la 2004/2005. Un dato que reafirma los problemas que está teniendo el cuadro culé en casi todos sus encuentros.

Hay que remontarse a principios de siglo para ver un Barça tan rácano con el gol, a excepción de la temporada 2021/2022 con Koeman en el banquillo y que tuvo que trabajar con una plantilla llena de canteranos por los problemas económicos de la entidad. El resto son del inicio de los años 2000, con el Barcelona de los holandeses y que acabó con una etapa convulsa con Reixach, Serra Ferrer y Van Gaal en el banquillo, para dar paso al inicio de la época de Rijkaard y Ronaldinho. Tras eso, con Guardiola, ‘Tito’ Vilanova, ‘Tata’ Martino, Luis Enrique y Valverde, el equipo culé siempre se ha destacado por ver portería con facilidad.

Barça - Ronaldinho - Rijkaard

Imagen Ronaldinho y Rijkaard durante la presentación del brasileño en 2003.

Sorprende ver al Barça con la pólvora mojada. Ni el máximo goleador de 2019, 2020 y 2021, Robert Lewandowski, puede contradecir este hecho. El polaco, que ha anotado ocho tantos en liga, tampoco está fino. Pese a llevarse el pichichi la temporada pasada, este curso está peleado con el gol. Igual que todo el Barça, que navega peligrosamente ante el precipicio. Desde el club, Laporta siempre ha mostrado confianza absoluta hacia el cuerpo técnico de Xavi. Pero lo cierto es que si los resultados no llegan, tendrá que buscar soluciones. Y los resultados solo pueden llegar a través de los goles… y las victorias.

Ir al contenido